CRÓ­NI­CA DE UNA MUER­TE DEMORADA

El go­bierno de Alia pos­pu­so la no­ti­cia del fa­lle­ci­mien­to de Hox­ha

Historia y Vida - - ENVER HOXHA -

CO­MO EN EL CA­SO de otros dic­ta­do­res, la muer­te de En­ver Hox­ha fue co­mu­ni­ca­da a los al­ba­ne­ses con bas­tan­te re­tra­so. Cuan­do, el 11 de abril de 1985, vein­tiún ca­ño­na­zos anun­cia­ron la tris­te no­ti­cia, el an­ti­guo lí­der ya lle­va­ba más de cua­ren­ta ho­ras de cuer­po pre­sen­te. Las au­to­ri­da­des du­da­ban so­bre la for­ma de di­fun­dir la no­ti­cia pa­ra amor­ti­guar el do­lor del pue­blo o, más pro­ba­ble­men­te, pa­ra evi­tar que se pro­du­je­sen ma­ni­fes­ta­cio­nes de eu­fo­ria. TO­DO LO RE­LA­TI­VO a la sa­lud del man­da­ta­rio se man­te­nía en ri­gu­ro­so se­cre­ to, y fue­ron muy po­cos los al­ba­ne­ses que su­pie­ron que sus dos úl­ti­mos años de vi­da los pa­só en si­lla de rue­das. So­lo con­se­guía le­van­tar­se pa­ra apa­re­cer de pie en las fo­to­gra­fías o en las imá­ge­nes de te­le­vi­sión. En to­da Al­ba­nia no que­da nin­gún re­cuer­do que exal­te su me­mo­ria. Úni­ca­men­te la enor­me pi­rá­mi­de de Ti­ra­na (aba­jo), ini­cial­men­te pen­sa­da co­mo mu­seo so­bre Hox­ha, que es­pe­ra otro uso que le pres­te un nue­vo sig­ni­fi­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.