Ar­queo­lo­gía

TAR­QUI­NIA

Historia y Vida - - SUMARIO - J. Elliot, pe­rio­dis­ta.

Los res­tos de es­ta an­ti­gua ciu­dad nos han apor­ta­do pis­tas cla­ves pa­ra co­no­cer la ci­vi­li­za­ción etrus­ca.

De­cir que la ar­queo­lo­gía es una cien­cia his­tó­ri­ca de la ma­yor im­por­tan­cia es una ob­vie­dad. Sin em­bar­go, con­vie­ne sub­ra­yar­lo en el ca­so de los etruscos. Es­ta dis­ci­pli­na ad­quie­re en ese cam­po una re­le­van­cia aún ma­yor que la ha­bi­tual. Por­que el es­tu­dio de los res­tos ma­te­ria­les pro­du­ci­dos por “la pri­me­ra ci­vi­li­za­ción ur­ba­na del nor­te me­di­te­rrá­neo”, co­mo afir­ma la Unes­co, “la úni­ca [...] de ti­po urbano en la Ita­lia pre­rro­ma­na”, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra co­no­cer es­te pue­blo de la An­ti­güe­dad. Los etruscos son po­co abor­da­bles por otros me­dios. No es­cri­bie­ron cró­ni­cas de sí mis­mos y, aun­que lo hu­bie­sen he­cho, su len­gua pre­sen­ta to­da­vía as­pec­tos in­des­ci­fra­bles. Sí se re­fi­rie­ron a ellos los grie­gos y los ro­ma­nos, pe­ro sus tex­tos es­tán te­ñi­dos de in­tere­ses pro­pios; son una fuen­te tan va­lio­sa co­mo a ve­ces cues­tio­na­ble. De ahí la enor­me tras­cen­den­cia de ves­ti­gios no ver­ba­les, pe­ro tan tan­gi­bles e irre­ba­ti­bles co­mo los mo­nu­men­tos, las obras de ar­te y los ajua­res he­chos en Etru­ria. En­tre ellos, en pri­mer lu­gar los de ín­do­le fu­ne­ra­ria, por su car­ga in­for­ma­ti­va, be­lle­za y abun­dan­cia. Es­tas re­li­quias mor­tuo­rias de to­do ti­po, ar­qui­tec­tó­ni­cas, pic­tó­ri­cas, es­cul­tó­ ri­cas y ob­jec­tua­les, no so­lo cons­ti­tu­yen a me­nu­do crea­cio­nes es­té­ti­cas mag­ní­fi­cas. Son, an­te to­do, las úni­cas he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles pa­ra ela­bo­rar un re­la­to ob­je­ti­vo de una cul­tu­ra que, con la grie­ga, fue la má­xi­ma in­fluen­cia de la ro­ma­na, a su vez raíz de la oc­ci­den­tal.

Pues bien, de to­dos los ya­ci­mien­tos etruscos, so­lo dos han me­re­ci­do la in­cor­po­ra­ción al Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad que ges­tio­na la ra­ma cul­tu­ral de la ONU. Es­tos, Cer­ve­te­ri y Tar­qui­nia, es­tán si­tua­dos a unos cin­cuen­ta ki­ló­me­tros en­tre sí, a po­co más de una ho­ra en co­che de Roma, si­guien­do ha­cia el nor­te la cos­ta del mar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.