Correo

Historia y Vida - - SUMARIO -

EN LA COR­TE DEL TUR­CO

Un her­mano de Gio­van­ni Be­lli­ni (hyv 608), Gen­ti­le, se de­di­có tam­bién a la pin­tu­ra. Con tan­to éxi­to que se con­vir­tió en el re­tra­tis­ta ofi­cial de Ve­ne­cia. La Re­pú­bli­ca le en­vió co­mo emi­sa­rio al Im­pe­rio oto­mano, don­de re­tra­tó a Meh­med II, el sul­tán que en 1453 ha­bía to­ma­do Cons­tan­ti­no­pla. En la ac­tua­li­dad, un cua­dro [arri­ba] con la efi­gie del mo­nar­ca, atri­bui­do tra­di­cio­nal­men­te a Gen­ti­le Be­lli­ni, se en­cuen­tra en la Na­tio­nal Ga­llery de Lon­dres. Ale­jan­dra Sal­ga­do

PLAN DE EX­PUL­SIÓN MA­SI­VA

Mu­chos ju­díos tu­vie­ron que aban­do­nar la Ale­ma­nia na­zi y se con­vir­tie­ron en re­fu­gia­dos [hyv 608]. El Ter­cer Reich so­pe­só la po­si­bi­li­dad de tras­la­dar a los que aún per­ma­ne­cían en su te­rri­to­rio. El des­tino ele­gi­do fue Ma­da­gas­car, a par­tir de una idea que an­tes ha­bían con­tem­pla­do Gran Bre­ta­ña y Fran­cia. Es­te úl­ti­mo país, que era me­tró­po­li en 1940 de la is­la afri­ca­na, ha­bía si­do de­rro­ta­do por los na­zis por esas fe­chas. Por ello, las au­to­ri­da­des ger­ma­nas su­pu­sie­ron que no exis­ti­rían pro­ble­mas pa­ra en­viar a una de sus colonias a mi­les de ju­díos. Sin em­bar­go, dos años des­pués, el pro­yec­to se aban­do­nó. Adolf Hitler te­nía pa­ra en­ton­ces una op­ción más si­nies­tra: la So­lu­ción Fi­nal. [Aba­jo, el cam­po de Ausch­witz]. Bal­ta­sar Cano Marín

¿CÓ­MO SAL­VÓ EL PE­LLE­JO EL HIS­TO­RIA­DOR JU­DÍO FLA­VIO JOSEFO?

Ar­tu­ro Gó­mez Roldán Fla­vio Josefo (37­100 d. C.) co­man­dó a los re­bel­des ju­díos du­ran­te la pri­me­ra gue­rra con­tra Roma (hyv 608), has­ta que se vio aco­rra­la­do en una cueva jun­to a un gru­po de se­gui­do­res. En su de­ses­pe­ra­ción, aque­llos he­breos to­ma­ron la de­ter­mi­na­ción de sui­ci­dar­se an­tes que en­tre­gar­se. Pa­ra fa­ci­li­tar la eje­cu­ción, sor­tea­ron quién de­bía ma­tar a un com­pa­ñe­ro de­ter­mi­na­do, y re­pi­tie­ron es­te sis­te­ma con el ob­je­ti­vo de que el úl­ti­mo que que­da­se en pie se qui­ta­se a sí mis­mo la vi­da. Cuan­do so­lo que­da­ron Josefo y otro de sus hom­bres, de­ci­die­ron que era me­jor en­tre­gar­se a los ro­ma­nos que pe­re­cer. Es­ta his­to­ria dio nom­bre a un pro­ble­ma ma­te­má­ti­co en el cual gen­te si­tua­da en círcu­lo se po­ne an­te la mis­ma te­si­tu­ra que los ju­díos del his­tó­ri­co epi­so­dio. La so­lu­ción al pro­ble­ma con­sis­te en ele­gir en qué pun­to del círcu­lo de­be­mos si­tuar­nos pa­ra, co­mo Josefo, sal­var la vi­da. Eso sí, ti­ran­do de una fór­mu­la ma­te­má­ti­ca, y no de la as­tu­cia. (A la iz­quier­da, Ma­sa­da, es­ce­na­rio de la re­sis­ten­cia ju­día). Da­vid Mar­tín Gon­zá­lez

¿POR QUÉ A LOS FRAN­CO­TI­RA­DO­RES ES­PA­ÑO­LES SE LES LLA­MA­BA “PACOS”?

Ju­lián Ayu­so Por­que, en la gue­rra del Rif (1909­27), los fu­si­les de los fran­co­ti­ra­do­res ma­rro­quíes, enemi­gos del ejér­ci­to es­pa­ñol, so­na­ban co­mo “Pac... o”. Por ex­ten­sión, el tér­mino “Pa­co” pa­só a de­sig­nar a los com­ba­tien­tes que lu­cha­ban con la mis­ma ar­ma. Aún se uti­li­za­ba la pa­la­bra du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la (193639), pe­ro más tar­de ca­yó en desuso. Vi­cen­te Ri­be­ra Del­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.