Cuan­do es la ca­li­dad la que mar­ca la di­fe­ren­cia

Hobby Consolas - - EDITORIAL - SO­NIA HE­RRANZ Di­rec­to­ra de Hobby Con­so­las so­nia.he­rranz@axels­prin­ger.es @so­niahe­rranzz

Sé que aho­ra es­tán muy de mo­da los battle ro­ya­le, pe­ro, si me de­jáis ele­gir, yo me voy a su­bir a la di­li­gen­cia de un jue­go más tra­di­cio­nal: me que­do con Red­dea­dre­dem­ptio­nii. No he vis­to ni la mi­tad de lo que me gus­ta­ría y ya es­toy el do­ble de emo­cio­na­da de lo que me es­pe­ra­ba. Y, a es­tas al­tu­ras, ya no me emo­ciono con fa­ci­li­dad. Fal­ta mu­cho por des­ve­lar­se, pe­ro me ten­go que fiar de Rocks­tar. Y es que, si al­go ha de­mos­tra­do, es que sa­be cui­dar con mi­mo sus pro­duc­tos (ahí es­tá Gtaon­li­ne) y que an­te­po­ne la ca­li­dad a to­do lo de­más.

Y es que la ca­li­dad mar­ca la di­fe­ren­cia. Vol­va­mos a los battle ro­ya­le. La fiebre por el gé­ne­ro no de­ja de cre­cer, pe­ro es Fort­ni­te el jue­go que se es­tá lle­van­do el gato al agua, acu­mu­lan­do una in­gen­te co­mu­ni­dad de ju­ga­do­res, ca­da vez más fie­les y en­fer­vo­re­ci­dos. Hay mu­chas co­sas que han in­flui­do en su éxi­to. Que sea gra­tis, la pri­me­ra. Si no me cues­ta na­da, lo prue­bo. Ade­más, lo pue­do ju­gar en (ca­si) to­dos mis dis­po­si­ti­vos con la mis­ma cuen­ta, lo que me lle­va a que me da igual con qué jue­guen mis ami­gos: pue­do en­con­trar­los siem­pre (sal­vo que sea PS4). La su­ma de es­tos fac­to­res ha­ce que la ma­sa de po­ten­cia­les ju­ga­do­res sea enor­me. Pe­ro to­do es­to, que ayu­da, no es lo que ha lle­va­do a Fort­ni­te a es­tar en bo­ca de to­dos. La cla­ve, la ver­da­de­ra cla­ve, es la ca­li­dad. De po­co val­dría to­do lo an­te­rior si Epic Games no hu­bie­ra cons­trui­do un jue­go ca­paz de en­gan­char has­ta el pun­to de con­se­guir una co­mu­ni­dad só­li­da y fiel, que aflo­ja la car­te­ra pa­ra per­mi­tir que el ser­vi­cio si­ga fun­cio­nan­do y que el jue­go si­ga me­jo­ran­do.

No os voy a en­ga­ñar: Fort­ni­te y los jue­gos de ti­ros, en ge­ne­ral, no me gus­tan (no soy muy com­pe­ti­ti­va, la ver­dad), pe­ro eso no me im­pi­de re­co­no­cer sus vir­tu­des y su ca­li­dad. Me qui­to el som­bre­ro con los acier­tos de Epic, tan­to en ju­ga­bi­li­dad co­mo en as­pec­to téc­ni­cos (más de­ta­lles, en nues­tro aná­li­sis). Igual que ha­ce Rocks­tar, Epic es­tá mimando su jue­go, y eso es al­go que el usua­rio sa­be re­co­no­cer y pre­miar. Sien­do dos jue­gos muy dis­tin­tos, los dos mar­can la di­fe­ren­cia, y lo ha­cen con la ca­li­dad por ban­de­ra. Lo de­más son ex­tras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.