Cap­tain Toad: Trea­su­re Trac­ker

Ca­zan­do te­so­ros don­de y cuan­do que­ra­mos

Hobby Consolas - - SUMARIO - Por Elisabeth Ló­pez @eli­ga­mes­li­fe

El Ca­pi­tán Toad pro­ta­go­ni­zó en 2014 una gran aven­tu­ra pa­ra Wii U, que no re­ci­bió to­da la aten­ción que se me­re­cía, cir­cuns­tan­cia que va a cam­biar con es­ta re­mas­te­ri­za­ción pa­ra Switch y 3DS.

Trea­su­ret rac­ker fue el pri­mer jue­go pro­ta­go­ni­za­do en so­li­ta­rio por es­ta sim­pá­ti­ca se­ta; una aven­tu­ra que es­ta­ba desa­rro­lla­da en ba­se a ni­ve­les de Su­per ma­rio 3d world, a los que sus­ti­tu­yen, en es­ta re­vi­sión, ni­ve­les ins­pi­ra­dos en Su­per ma­rio odys­sey.

¡En bus­ca de la hi­per­es­tre­lla!

El jue­go es prác­ti­ca­men­te el mis­mo, por lo que em­pe­za­mos con nues­tros bus­ca­te­so­ros, el Ca­pi­tán Toad y Toa­det­te, quie­nes son sor­pren­di­dos por Win­go, un pá­ja­ro ava­ri­cio­so que les qui­ta la hi­per­es­tre­lla que aca­ban de en­con­trar, lle­ván­do­se con­si­go a Toa­det­te. De es­ta ma­ne­ra, co­mien­za su res­ca­te, que nos lle­va a su­pe­rar más de 60 ni­ve­les (sin con­tar los ex­tras) ins­pi­ra­dos en los mi­ni­jar­di­nes Ha­ko­ni­wa, en los que to­do es com­pac­to y re­du­ci­do. Pa­ra pa­sar de un ni­vel a otro, hay que con­se­guir una hi­per­es­tre­lla su­peran­do to­dos y ca­da uno de los obs­tácu­los y enemi­gos que ha­ya. Sin em­bar­go, los bus­ca­te­so­ros no sal­tan co­mo Ma­rio, lo que nos obli­ga a in­ge­niár­nos­las con los re­cur­sos de los que dis­po­ne­mos. Pa­ra em­pe­zar, po­de­mos uti­li­zar na­bos y ti­rár­se­los a los enemi­gos, ya sean te­rres­tres o aé­reos. In­clu­so con al­gu­nos, co­mo los Boo, po­de­mos uti­li­zar la lin­ter­na, que se sos­tie­ne en la ca­be­za de los pro­ta­go­nis­tas, pa­ra ilu­mi­nar­los y ha­cer que des­apa­rez­can. En cuan­to a los obs­tácu­los, po­de­mos su­pe­rar­los an­dan­do, co­rrien­do e in­ter­ac­tuan­do con las di­fe­ren­tes par­tes de ca­da ni­vel. Hay al­gu­nos que se pue­den mo­ver pul­san­do la pan­ta­lla tác­til, otros en los que hay que ac­ti­var cier­tos in­te­rrup­to­res con Toad o Toa­det­te, e in­clu­so otros más en los que hay que du­pli­car a nues­tros hé­roes. De he­cho, exis­ten va­rios ob­je­tos que nos pro­por­cio­nan ven­ta­jas, co­mo un pi­co que rompe blo­ques y aca­ba con enemi­gos o los ar­chi­co­no­ci­dos cham­pi­ño­nes de Su­per­ma­rio, en­tre otros mu­chos.

Ca­pi­tán Toad vuel­ve Con Una ver­sión DE SU aven­tu­ra pa­ra Wii U a la QUE le ha­brían ve­ni­do bien más NOVEDADES

Una vez su­pe­ra­da la aven­tu­ra prin­ci­pal, que se com­po­ne de un to­tal de tres li­bros, lle­ga­mos a los ni­ve­les ex­tra. En­tre ellos, se in­clu­yen los ba­sa­dos en Odys­sey. Aun­que han re­em­pla­za­do a los de Su­per ma­rio 3dworld, man­tie­nen la esen­cia de aqué­llos, re­crean­do mun­dos co­mo el Reino de los Fo­go­nes y el de las Are­nas de una ma­ne­ra sen­ci­lla­men­te ge­nial. No se echa de me­nos ni un so­lo de­ta­lle. In­clu­so, si­guien­do la va­rie­dad del res­to de ni­ve­les de la aven­tu­ra, nos obli­gan a com­ple­tar­los de di­ver­sas ma­ne­ras. Por ejem­plo, te­ne­mos que su­pe­rar el Reino de las Ca­ta­ra­tas so­bre raí­les, subidos a una va­go­ne­ta y dis­pa­ran­do na­bos, ya sea en pri­me­ra o en ter­ce­ra per­so­na. Un de­ta­lle que no po­de­mos de­jar sin men­cio­nar es el he­cho de que las hi­per­es­tre­llas han si­do re­em­pla­za­das por ener­gi­lu­nas, por lo que la re­crea­ción de los mun­dos es to­tal­men­te com­ple­ta.

La otra gran no­ve­dad del jue­go es su mo­do cooperativo. A pe­sar de su sim­ple­za, apro­ve­cha al má­xi­mo las ca­rac­te­rís­ti­cas de Switch. Bas­ta con dar­le uno de los Joy-con a un ami­go pa­ra que pue­da unir­se a la par­ti­da. És­te pa­sa a con­tro­lar la cá­ma­ra, a la vez que nos ayu­da dis­pa­ran­do na­bos es­pe­cia­les a los enemi­gos. Por su par­te, la ver­sión de 3DS per­mi­te dis­fru­tar del jue­go con grá­fi­cos en 3D, lo que ha­ce que los ni­ve­les pa­rez­can au­tén­ti­cos mi­ni­jar­di­nes Ha­ko­ni­wa en nues­tras ma­nos.

Una au­tén­ti­ca jo­ya sin pu­lir

En cues­tio­nes téc­ni­cas, es­ta ver­sión pa­ra Switch mues­tra una ma­yor re­so­lu­ción que el jue­go ori­gi­nal, lo que nos per­mi­te dis­fru­tar de la aven­tu­ra apre­cian­do me­jor los de­ta­lles de los es­ce­na­rios, to­da­vía más co­lo­ri­dos y vi­vos que en Wii U. En cam­bio, en la por­tá­til, la aven­tu­ra des­me­jo­ra por los lí­mi­tes téc­ni­cos de la con­so­la. Su­man­do to­do, el jue­go ate­rri­za aho­ra con una ver­sión más com­ple­ta. Ter­mi­nar­lo nos lle­va al­re­de­dor de seis ho­ras, el do­ble si pre­ten­de­mos con­se­guir los tres dia­man­tes, los re­tos y to­das las mo­ne­das de ca­da ni­vel. Si que­re­mos, po­de­mos bus­car el Toad pi­xe­la­do, ya que, a di­fe­ren­cia de en Wii U, no es ne­ce­sa­rio te­ner el amii­bo de la in­tré­pi­da se­ta. Aho­ra bien, al igual que ha ocu­rri­do con otras con­ver­sio­nes pa­ra Switch, co­mo la de Don­key kong country: tro­pi­cal free­ze, se echa de me­nos una ma­yor can­ti­dad de ex­tras que jus­ti­fi­quen vol­ver a ju­gar. Ha­bría es­ta­do ge­nial que in­clu­ye­ra más ni­ve­les ins­pi­ra­dos en Su­per Ma­rio odys­sey, por ejem­plo. A pe­sar de ello, si­gue sien­do una no­ta­ble y ge­nial aven­tu­ra de pla­ta­for­mas y puz­les que de­mues­tra que no es ne­ce­sa­rio dis­po­ner de ni­ve­les de gran­des di­men­sio­nes pa­ra di­ver­tir y re­tar al mis­mo tiem­po.

co­mo no­ve­dad, hay al­gu­nos ni­ve­les ins­pi­ra­dos en mun­dos de su­per­ma­rioodys­sey, co­mo nue­va donk.Ju­gar en mo­do cooperativo re­sul­ta es­pe­cial­men­te útil en los ni­ve­les en que ne­ce­si­ta­mos huir lo más de­pri­sa que po­da­mos, que es­tán lle­nos de enemi­gos.

a lo lar­go del jue­go y de ma­ne­ra alea­to­ria, apa­re­cen al­gu­nos mi­ni­jue­gos ex­tra con los que po­de­mos con­se­guir vi­das, co­mo és­te que veis aquí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.