con­te­ni­dos des­car­ga­bles

La fórmula de Spla­toon2 se rein­ven­ta pa­ra ofre­cer una in­ten­sa ex­pe­rien­cia que, en es­ta oca­sión, se cen­tra en el mo­do pa­ra un ju­ga­dor

Hobby Consolas - - SUMARIO -

spla­toon2 si­gue cre­cien­do. Des­de su lan­za­mien­to, ha­ce po­co más de un año, Nin­ten­do no ha pa­ra­do de am­pliar, a ba­se de ac­tua­li­za­cio­nes gra­tui­tas, las po­si­bi­li­da­des de uno de sus tí­tu­los estrella pa­ra Switch. Aho­ra, es­ta ex­pan­sión de pa­go de­ja de la­do la ver­tien­te multijugador que tan­to éxi­to ha re­por­ta­do a los in­klings pa­ra ofre­cer­nos un nue­vo mo­do en so­li­ta­rio. Su pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal es la Agen­te 8, una oc­ta­ria­na am­né­si­ca que des­pier­ta en una mis­te­rio­sa es­ta­ción de me­tro. Nues­tro ob­je­ti­vo, cla­ro es­tá, es ayu­dar­la a re­cu­pe­rar sus re­cuer­dos, al­go pa­ra lo que de­be­mos su­pe­rar 80 ni­ve­les que, en to­tal, ofre­cen en­tre sie­te y ocho ho­ras de jue­go. Es­ta cifra, na­da des­de­ña­ble, pue­de au­men­tar si no somos unos ju- ga­do­res ex­pe­ri­men­ta­dos de Spla­toon2, ya que os ase­gu­ra­mos que la di­fi­cul­tad en es­te DLC es ele­va­da. Y, lo que es aún me­jor, es­te exi­gen­te ni­vel de re­to vie­ne acom­pa­ña­do de una pro­pues­ta de lo más va­ria­da y re­fres­can­te. Re­sul­ta sor­pren­den­te lo bien que Nin­ten­do ha ex­pri­mi­do ca­da una de las me­cá­ni­cas de Spla­toon2 pa­ra dar vi­da a unas in­ten­sas fa­ses en las que el rit­mo es siem­pre muy al­to. En­fren­ta­mien­tos con­tra in­nu­me­ra­bles enemi­gos, fre­né­ti­cas prue­bas con­tra­rre­loj, zo­nas pla­ta­for­me­ras y has­ta una par­ti­da de bi­llar gi­gan­te son la tin­ta nues­tra de ca­da día en es­te com­ple­to con­te­ni­do des­car­ga­ble, que tam­bién se atre­ve con unas pin­ce- la­das de na­rra­ti­va. No es que su his­to­ria apor­te de­ma­sia­do, pe­ro lo cier­to es que in­clu­ye al­gu­nos mo­men­tos y con­ver­sa­cio­nes muy des­ta­ca­bles, y que se­gu­ro que los fans de la sa­ga sa­brán apre­ciar. A to­do lo an­te­rior hay que su­mar las nue­vas pie­zas de equi­pa­mien­to ex­clu­si­vo y la in­cor­po­ra­ción, una vez su­pe­ra­do el mo­do prin­ci­pal, de los oc­ta­ria­nos al plan­tel de per­so­na­jes que se pue­den uti­li­zar en el multijugador.

VA­LO­RA­CIÓN: Un gran ejem­plo de có­mo los DLC pue­den ex­pan­dir el uni­ver­so de un tí­tu­lo y ofre­cer gran­des do­sis de di­ver­sión. In­dis­pen­sa­ble si sois unos apasionados de spla­toon2.

Los oc­ta­ria­nos re­em­pla­zan a los in­klings en es­ta ex­pan­sión que se cen­tra en el mo­do pa­ra un ju­ga­dor, aun­que nos per­mi­te des­blo­quear con­te­ni­do pa­ra el on­li­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.