MIS TERRORES FAVORITOS

PEDALADAS A TROM­PI­CO­NES

Hobby Consolas - - SUMARIO - Por Rafael Az­nar @ra­faik­ko­nen

Le Tour de Fran­ce 2012

El Tour de Francia es lo que se lle­va aho­ra, só­lo que cam­bian­do el trac­tor por un mai­llot (ama­ri­llo, cla­ro). Por eso, es un buen mo­men­to pa­ra re­cor­dar cuán­to he­mos su­fri­do so­bre la bi­ci­cle­ta vir­tual.

El ci­clis­mo es un de­por­te muy pe­cu­liar, mer­ced a unas eta­pas eter­nas que in­vi­tan a ses­tear en el so­fá, a la es­pe­ra de que al­guien de­ma­rre. Re­pli­car­lo en un vi­deo­jue­go sin caer en el so­por es una qui­me­ra, pe­ro Cya­ni­de Stu­dio ha in­ten­ta­do ha­cer­lo con la sa­ga Procy­cling­ma­na­ger, pen­sa­da pa­ra aman­tes de la es­tra­te­gia, y con Le­tour­de­fran­ce, que va más allá de la ges­tión pa­ra ofre­cer el ma­ne­jo de las bi­ci­cle­tas so­bre el as­fal­to.

La en­tre­ga de 2012 de es­ta úl­ti­ma se­rie me de­jó aca­lam­bra­do. El jue­go te­nía la li­cen­cia de las vein­tiún eta­pas y los vein­ti­dós equi­pos (in­clui­do el Sky de Wig­gins y Froo­me), si bien al­gu­nos co­rre­do­res te­nían nom­bres fal­sos. Só­lo eran ju­ga­bles las sec­cio­nes cla­ve de ca­da jor­na­da (sa­li­da, me­ta, sprints in­ter­me­dios, puer­tos y des­cen­sos), pe­ro, aun así, ca­da una po­día du­rar una in­fu­ma­ble me­dia ho­ra. Más que un jue­go de ve­lo­ci­dad, era una suer­te de ges­tor de es­fuer­zos don­de vi­gi­lar la ener­gía y las pul­sa­cio­nes del co­rre­dor, así co­mo avi­tua­llar­nos o pe­dir pro­tec­ción fren­te al vien­to a tra­vés del pin­ga­ni­llo. La bús­que­da de rea­lis­mo era en­co­mia­ble, pe­ro el con­trol re­sul­ta­ba muy or­to­pé­di­co, so­bre to­do al gi­rar el ma­ni­llar en las cur­vas, y los grá­fi­cos eran un des­pro­pó­si­to de clo­nes y pop­ping.

pla­ta­for­ma PS3 y Xbox 360 gé­ne­ro De­por­ti­vo com­pa­ñíaCya­ni­de (Fo­cus Ho­me In­te­rac­ti­ve)año 2012

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.