Gua­ca­me­lee! 2

PRE­PÁ­RA­TE Pa­ra vi­si­tar El in­fierno... li­te­ral­men­te

Hobby Consolas - - SUMARIO -

Mu­chos jue­gos han ex­plo­ta­do la fór­mu­la me­troid­va­nia, pe­ro po­cos con tan­to sa­le­ro co­mo Gua­ca­me­lee! Cin­co años des­pués de la pri­me­ra en­tre­ga, y cua­tro des­pués de la Su­per­tur­bo Cham­pions­hi­pe­di­tion, Juan Agua­ca­te re­gre­sa a PS4 y PC con otra aven­tu­ra, en la que vol­ve­rá a de­mos­trar sus do­tes pa­ra la lu­cha en el mun­do de los vi­vos... y en el de los muer­tos.

La tra­ma de es­ta se­cue­la arran­ca sie­te años des­pués del ori­gi­nal, con Juan con­ver­ti­do en un pa­dre de fa­mi­lia que año­ra los tiem­pos de gloria, aun­que no tar­da­rá en en­fun­dar­se de nue­vo la más­ca­ra de lu­cha­dor pa­ra evi­tar la des­apa­ri­ción del Me­xi­ver­so y sus múl­ti­ples lí­neas tem­po­ra­les. No va­mos a des­tri­par más la his­to­ria, por­que uno de los ma­yo­res pla­ce­res de es­te jue­go, co­mo pa­sa­ba con su pre­de­ce­sor, es des­cu­brir por uno mis­mo su de­li­ran­te tra­ma, y sus in­con­ta­bles gui­ños ha­cia clá­si­cos del vi­deo­jue­go. Aquí, los en­con­tra­rás a to­ne­la­das, des­de el pri­mer mi­nu­to de jue­go.

So­lo o en com­pa­ñía

Al igual que en el Gua­ca­me­lee! ori­gi­nal, a lo lar­go de es­ta nue­va aven­tu­ra 2D ire­mos des­blo­quean­do ha­bi­li­da­des y mo­vi­mien­tos que nos da­rán ac­ce­so a nue­vas lo­ca­li­za­cio­nes den­tro de un ma­pa gi­gan­tes­co, en el que ten­dre­mos que ir saltando (al prin­ci­pio a tra­vés de por­ta­les, lue­go con un sim­ple to­que de bo­tón) en­tre el mun­do de los vi­vos y el de los muer­tos pa­ra uti­li­zar de­ter­mi- na­das pla­ta­for­mas, eli­mi­nar a cier­tos enemi­gos y es­qui­var tram­pas. El sis­te­ma de lu­cha es idén­ti­co al del jue­go de 2013, con enemi­gos pro­te­gi­dos por una ba­rre­ra de co­lor que só­lo pue­de ser des­trui­da con un mo­vi­mien­to es­pe­cial es­pe­cí­fi­co (al igual que al­gu­nos obs­tácu­los). Po­de­mos ir des­blo­quean­do me­jo­ras a tra­vés de cin­co ár­bo­les de ha­bi­li­da­des y, si en el ori­gi­nal po­día­mos com­par­tir la aven­tu­ra con un ami­go en coo­pe­ra­ti­vo lo­cal, es­ta vez la ci­fra de ju­ga­do­res au­men­ta a cua­tro, con la op­ción de ele­gir per­so­na­je (o dis­fraz) en cual­quie­ra de los al­ta­res don­de se guar­da par­ti­da. A Juan y Tos­ta­da se les

GUA­CA­ME­LEE! 2 PER­MI­TE HAS­TA A Cua­tro JU­GA­DO­RES Com­par­tir la Aven­tu­ra En Coo­pe­ra­ti­vo lo­cal

unen es­ta vez Uay Chi­vo y la mis­mí­si­ma Xta­bay a lo lar­go de una odi­sea que em­pie­za de ma­ne­ra bas­tan­te re­la­ja­da, pe­ro que no tar­da en po­ner­nos las co­sas real­men­te di­fí­ci­les.

Aquí se vie­ne a morir

En su día, me pa­sé el Gua­ca­me­lee! ori­gi­nal sin pro­ble­mas, pe­ro es­ta se­cue­la ha lle­ga­do a sa­car­me de qui­cio de­bi­do a unos ines­pe­ra­dos pi­cos de di­fi­cul­tad, que apa­re­cen a par­tir de las cua­tro ho­ras de par­ti­da y me aca­ba­ron lle­van­do por la ca­lle de la amar­gu­ra el res­to del jue­go. En una oca­sión, fue el com­ba­te con­tra un je­fe el que me obli­gó a vol­ver ha­cia atrás pa­ra "far­mear" oro con el que me­jo­rar al per­so­na­je an­tes de vol­ver a in­ten­tar­lo una ho­ra des­pués; en otra, fue­ron seg­men­tos de pla­ta­for­mas tan co­rreo­sos que no des­en­to­na­rían en un Su­per­meat­boy. Co­mo to­do en es­ta vi­da, pue­de su­pe­rar­se con al­go de pa­cien­cia, pe­ro sigo sin en­ten­der al­gu­nas de­ci­sio­nes de di­se­ño, co­mo po­ner los desafíos más du­ros cer­ca de un co­fre (de oro, vi­da o ener­gía). Al fi­nal, com­pen­sa más vol­ver atrás en el ma­pa y li­qui­dar enemi­gos, pa­ra con­se­guir di­ne­ro, que per­der ho­ras de tu vi­da en pan­ta­llas ab­so­lu­ta­men­te de­men­cia­les. Y es una pe­na, por­que, sal­vo por es­te de­ta­lle, Gua­ca­me­lee!2 es bri­llan­te. La mú­si­ca es ab­so­lu­ta­men­te de­li­cio­sa, los grá­fi­cos de­rro­chan en­can­to y los gags son me­mo­ra­bles. Me­re­ce la pe­na apar­tar­te del ob­je­ti­vo prin­ci­pal pa­ra bus­car las mi­sio­nes se­cun­da­rias, que van des­de el ho­me­na­je a cier­tos ico­nos del vi­deo­jue­go has­ta crí­ti­cas fe­ro­ces ha­cia los de­trac­to­res del pri­mer Gua­ca­me­lee! e, in­clu­so, so­bre las ca­jas de bo­tín. Afor­tu­na­da­men­te, con­ta­mos con vi­das in­fi­ni­tas y los men­cio­na­dos al­ta­res que per­mi­ten gra­bar par­ti­da (y hay mu­chí­si­mos), pe­ro no he po­di­do evi­tar un sen­ti­mien­to de frus­tra­ción que no tu­ve con la pri­me­ra en­tre­ga. De he­cho, en el mo­men­to de es­cri­bir es­te aná­li­sis, aún no ha­bía po­di­do fi­ni­qui­tar la aven­tu­ra, atra­pa­do en el úl­ti­mo tem­plo del jue­go tras tre­ce ho­ras de par­ti­da re­gis­tra­das (aun­que fue­ron mu­chas más de tiem­po real). Ten­go co­le­gas de la pren­sa que, al pa­re­cer, se lo han aca­ba­do en unas nue­ve ho­ras. Tam­bién es ver­dad que yo pa­sé mu­cho tiem­po ex­plo­ran­do ca­da re­co­ve­co del ma­pa, pe­ro ahí ra­di­ca la gra­cia de un me­troid­va­nia, en vol­ver a bus­car qué nos he­mos po­di­do de­jar atrás. Con­fío en que vo­so­tros no su­fri­réis tan­to, pe­ro, si ése es el ca­so, os pi­do que no ti­réis la toa­lla. Gua­ca­me­lee!2 se pa­sa de ros­ca en oca­sio­nes, pe­ro sus vir­tu­des es­tán muy por en­ci­ma de los es­fuer­zos de Drink­box Stu­dios por des­tro­zar nues­tros pul­ga­res. Al fin y al ca­bo, la gloria de com­ba­tir ba­jo la for­ma de un po­llo es­tá por en­ci­ma de to­do.

El mu­ñe­co ha amaes­tra­do a su ejér­ci­to de ga­lli­nas pa­ra for­mar co­reo­gra­fías tan her­mo­sas y le­ta­les co­mo és­ta.

En los al­ta­res, po­de­mos gra­bar par­ti­da au­to­má­ti­ca­men­te, ade­más de cam­biar de per­so­na­je o de dis­fraz.me­re­ce la pe­na ex­plo­rar el ma­pa a con­cien­cia pa­ra lo­ca­li­zar las mi­sio­nes se­cun­da­rias. És­ta se cho­tea a con­cien­cia de los J-RPG.

al­gu­nos ni­ve­les só­lo pue­den ser ex­plo­ra­dos ba­jo la for­ma de un po­llo (con el que tam­bién po­dre­mos ata­car). ojo al Cho­zo de me­troid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.