PES 2008

El DES­CEN­SO DEL Cam­peón a los in­fier­nos

Hobby Consolas - - MIS TERRORES FAVORITOS - Por Ra­fael Az­nar @ra­faik­ko­nen

En 2006, me fui a es­tu­diar pe­rio­dis­mo a Ma­drid, y los co­mien­zos, le­jos del ho­gar, fue­ron du­ri­llos. Por suer­te, tu­ve un bál­sa­mo en PES6, un jue­ga­zo que era mo­ti­vo de reunión so­cial en el colegio ma­yor.

Con mu­chos de mis ve­ci­nos y pos­te­rior­men­te ami­gos, eché cien­tos de par­ti­dos, mien­tras me in­ven­ta­ba mo­tes pa­ra los ju­ga­do­res del Ma­drid de Ca­pe­llo y me gran­jea­ba una in­jus­ta fa­ma de "po­tre­ro" y "re­bo­te­ro"... y eso que nun­ca co­gía al In­ter pa­ra apro­ve­char a Adriano, se­gu­ra­men­te el ju­ga­dor más so­bre­va­lo­ra­do que se ha­ya vis­to en un te­rreno de jue­go vir­tual.

Cuen­to es­to por­que, al cur­so si­guien­te, es­pe­ra­ba con mu­cha ilu­sión PES2008, que no PES7 (hu­bo un sal­to anual en la no­men­cla­tu­ra pa­ra el mer­ca­do eu­ro­peo, pa­ra equi­pa­rar­se a FIFA y re­fe­rir­se a la se­gun­da par­te de la tem­po­ra­da en cur­so). En las sa­gas de­por­ti­vas, lo nor­mal es que ca­da en­tre­ga sea siem­pre me­jor que la an­te­rior, pe­ro no fue el ca­so aquí. No ha­bía por dón­de co­ger aque­lla ju­ga­bi­li­dad y aque­llas ani­ma­cio­nes, du­do­sa­men­te im­ple­men­ta­das con mo­ti­vo del sal­to de­fi­ni­ti­vo de la se­rie a la, por en­ton­ces, nue­va ge­ne­ra­ción (la an­te­rior en­tre­ga ha­bía sa­li­do en Xbox 360, pe­ro el gran sal­to fue ese año, con su es­treno tam­bién en PS3).

Yo tu­ve que vol­ver a PES6, pe­ro lo gra­ve es que el PES Team no de­jó de dar pa­los de cie­go has­ta la lle­ga­da de PS4 y Xbox One, cuan­do, ya sí, vol­vió a la bue­na sen­da, pe­ro con una des­ven­ta­ja ca­si in­sal­va­ble en la liga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.