His­tory Gon­zo Suá­rez

De crear a un ra­te­ro cas­ti­zo, a li­de­rar el de­sa­rro­llo del jue­go más exi­to­so de la his­to­ria del soft­wa­re es­pa­ñol.

Hobby Consolas - - SUMARIO -

Po­dría ha­ber se­gui­do los pa­sos de su pa­dre, el di­rec­tor de ci­ne Gon­za­lo Suá­rez, pe­ro el mí­ti­co ZX81 y una apues­ta con Ope­ra Soft aca­ba­ron por en­ca­rri­lar a Gon­zo Suá­rez ha­cia el de­sa­rro­llo de vi­deo­jue­gos. Él mis­mo nos con­fir­ma la his­to­ria, que tam­bién po­déis en­con­trar en el im­pres­cin­di­ble "Ocho Qui­la­tes" de Jau­me Es­te­ve. Un co­mer­cial de Ope­ra Soft va­ci­la­ba de que na­die ha­bía si­do ca­paz de rom­per la pro­tec­ción de sus jue­gos, al­go que lle­gó a los oí­dos de Gon­zo, por en­ton­ces uno más de los pa­rro­quia­nos del mí­ti­co One Way Soft­wa­re de la ma­dri­le­ña ca­lle Mon­te­ra (el ger­men de la ca­de­na de tien­das GA­ME). Gon­zo lo lo­gró en un fin de se­ma­na con el Li­vings­to­ne­su­pon­go, y acu­dió a las ofi­ci­nas de Ope­ra Soft pa­ra de­mos­trar­lo. Es­to le abrió las puer­tas del es­tu­dio, don­de fir­mó su pri­mer jue­go: Goody. Aquel mis­mo año, pro­gra­mó otro tí­tu­lo, el es­pec­ta­cu­lar Sol­ne­gro, un ar­ca­de ins­pi­ra­do en Lady Hal­cón. En 1989, lle­ga­ría Mot, la adap­ta­ción del có­mic que Al­fon­so Az­pi­ri (di­bu­jo) y Na­cho (guión) ve­nían pu­bli­can­do en las pá­gi­nas de El Pe­que­ño País. El rit­mo en Ope­ra Soft era bru­tal, pe­ro Gon­zo re­cuer­da con ca­ri­ño aque­lla épo­ca

por "la cer­ca­nía y lo flui­do de los pro­yec­tos he­chos ca­si en su to­ta­li­dad por una per­so­na. Ha­cías los grá­fi­cos, el có­di­go e in­clu­so la ca­rá­tu­la". Tras en­ca­de­nar va­rios tí­tu­los que no lle­ga­ron al mer­ca­do ( Crazy­bi­lliards, Arant­xa Sán­chez­vi­ca­rio­ten­nis), Gon­zo aca­bó for­man­do par­te, ca­si una dé­ca­da des­pués, de Py­ro Stu­dios, el equi­po que crea­ría el jue­go más exi­to­so de la his­to­ria del soft­wa­re es­pa­ñol.

Un éxi­to a ni­vel mun­dial

Commandos con­tó con un pre­su­pues­to de 900.000 eu­ros, que que­da­ron re­fle­ja- dos en una ca­li­dad de pro­duc­ción ja­más vis­ta an­tes en un vi­deo­jue­go es­pa­ñol. Gon­zo ejer­ció de di­se­ña­dor prin­ci­pal jun­to a Ig­na­cio Pé­rez Dol­set, vol­can­do en el jue­go su amor por las pe­lí­cu­las de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Tras tra­ba­jar en va­rias en­tre­gas más de la sa­ga, Suá­rez aban­do­nó Py­ro Stu­dios pa­ra for­mar su pro­pia com­pa­ñía, Ar­vi­ra­go, don­de pon­dría en pie una am­bi­cio­sa pro­duc­ción lla­ma­da The­lor­doft­he Crea­tu­res, en la que íba­mos a po­der in­vo­car a di­ver­sas cria­tu­ras en un mun­do de fan­ta­sía. Tras años de de­sa­rro­llo, el pro­yec­to aca­ba­ría sien­do can­ce­la­do, de­bi­do a cam­bios en el equi­po, a un cos­te fi­nan­cie­ro muy al­to y a la evo­lu­ción del sec­tor, co­mo co­men­ta Gon­zo: "Hu­bo que adap­tar­lo a un mer­ca­do que ha­bía cam­bia­do al jue­go por en­tre­gas (DLC), lo que lle­vó a pro­pues­tas que eran in­via­bles". Gon­zo Suá­rez no vol­vió a desa­rro­llar más vi­deo­jue­gos, aun­que si­gue en con­tac­to con el sec­tor, des­de el Ga­me­lab y la Aca­de­mia de las Ar­tes y las Cien­cias In­ter­ac­ti­vas de Es­pa­ña.

Una apues­ta abrió a gon­zo las puer­tas del de­sa­rro­llo de vi­deo­jue­gos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.