SNES CLAS­SIC MI­NI

Hobby Consolas - - ANÁLISIS -

guen a po­ner a la ven­ta mo­de­los de man­dos ba­sa­dos en los año­ra­dos Dual Shock por se­pa­ra­do y en can­ti­dad li­mi­ta­da, se pue­de liar una bue­na.

Otro de los te­mas más con­tro­ver­ti­dos que afec­tan a to­das es­tas con­so­las re­tro es su ca­rác­ter "ce­rra­do". O sea, que no se pue­da au­men­tar la co­lec­ción de jue­gos pa­ra ca­da una de ellas, aun­que en mu­chos ca­sos se echen de me­nos au­tén­ti­cas obras maes­tras. ¿Por qué es­tas má­qui­nas no po­seen en­tre sus ca­rac­te­rís­ti­cas la po­si­bi­li­dad de po­der in­ser­tar mi­ni­car­tu­chos, tar­je­tas SD o cual­quier otro me­dio de al­ma­ce­na­mien­to pa­ra po­der ju­gar a to­da­vía más tí­tu­los? Sí, ya sa­be­mos que pre­ve­nir la pi­ra­te­ría es uno de los mo­ti­vos prin­ci­pa­les, pe­ro ya se ha de­mos­tra­do que di­cha me­di­da re­sul­ta in­fruc­tuo­sa, así que no nos va­le co­mo ex­cu­sa úni­ca. Es más, si nos po­ne­mos a "pen­sar mal", al­gu­nos no des­car­ta­mos que la im­po­si­bi­li­dad de po­der ad­qui­rir nue­vos jue­gos pa­ra ca­da una de las má­qui­nas sea una "puer­ta abier­ta" pa­ra fu­tu­ras se­gun­das edi­cio­nes de las di­fe­ren­tes con­so­las. Es de­cir, que, con el tiem­po, aca­ben lle­gan­do NES y SNES Clas­sic Mi­ni 2, Pla­ys­ta­tion Clas­sic 2, etc. ¿Cuán­tos de vo­so­tros Co­mo era to­tal­men­te pre­de­ci­ble, Nin­ten­do arra­só nue­va­men­te en ven­tas con SNES Clas­sic Mi­ni. La ver­sión re­du­ci­da de la fa­mo­sa má­qui­na de 16 bits fue muy bien re­ci­bi­da en to­dos los mer­ca­dos, re­gis­tran­do unas ven­tas im­pre­sio­nan­tes y su­perán­do­se am­plia­men­te los 6 mi­llo­nes de uni­da­des. Y no es pa­ra me­nos, da­do que to­dos y ca­da uno de los vein­te jue­gos (y Star­fox2) in­clui­dos son oro pu­ro, au­tén­ti­cas obras maes­tras. Su­per­ma­rio­world, Su­per Ma­riorpg:le­gen­doft­he­se­vens­tars, Me­ga­manx, Su­per­castle­va­niaiv, The­le­gen­dof­zel­da:alink­tot­he­past o Su­per­me­troid si­guen sien­do re­fe­ren­tes den­tro de sus res­pec­ti­vos gé­ne­ros... y a pe­sar de ha­ber si­do edi­ta­dos ha­ce ya más de dos dé­ca­das. apo­yáis es­ta teo­ría? Por to­do es­to, la mo­da de las con­so­las re­tro tie­ne una do­ble ver­tien­te. Por un la­do, se tra­ta de una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra re­des­cu­brir au­tén­ti­cas ma­ra­vi­llas que mu­chos de no­so­tros te­ne­mos gra­ba­das a fue­go en nues­tro co­ra­zón. Pe­ro tam­bién pen­sa­mos que, en al­gu­nos ca­sos, se po­drían ha­ber cui­da­do cier­tos de­ta­lles y no ha­ber caí­do en la ten­ta­ción de so­bre­ex­plo­tar la ve­na nos­tál­gi­ca de los ju­ga­do­res... y sus co­rres­pon­dien­tes bol­si­llos.

to­da­vía más ma­de­ra... o no

Nin­ten­do, Se­ga, Sony, Ata­ri y SNK ya se han lan­za­do a la yu­gu­lar pa­ra ex­pri­mir la nos­tal­gia lú­di­ca de mu­chos de no­so­tros. Pe­ro ¿qué pa­sa con Ko­na­mi, Squa­re Enix, Cap­com y de­más com­pa­ñías que po­seen una he­ren­cia re­tro igual de ri­ca (o más si ca­be) en lo re­la­cio­na­do con tí­tu­los y obras clá­si­cas que las com­pa­ñías ya men­cio­na­das? ¿Ter­mi­na­rán desa­rro­llan­do con­so­las re­tro o, sim­ple­men­te, se li­mi­ta­rán a ex­pri­mir su le­ga­do de ma­ne­ras di­fe­ren­tes y más tra­di­cio­na­les? Eso lo ave­ri­gua­re­mos a lo lar­go de los pró­xi­mos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.