ban­dai nam­co de­cla­ra la gue­rra a los pe­nes en soul ca­li­bur vi

Hobby Consolas - - EL SENSOR -

Di­bu­jar pe­nes cuan­do tie­nen de­lan­te un lien­zo en blan­co es uno de los ins­tin­tos más pri­ma­rios de al­gu­nos in­di­vi­duos. Se tra­ta de una prác­ti­ca cues­tio­na­ble y que, por su pues­to, no apo­ya­mos, pe­ro la reali­dad es que es­to es así des­de la crea­ción de las pri­me­ras pin­tu­ras ru­pes­tres. Es­te im­pul­so, que pa­re­ce ha­ber so­bre­vi­vi­do a la evo­lu­ción hu­ma­na, sí que ha ido pro­gre­san­do a lo lar­go de la his­to­ria, pa­san­do de ser plas­ma­do en las pa­re­des de las ca­ver­nas a ho­jas de cua­der­nos y, pos­te­rior­men­te, en los edi­to­res de per­so­na­jes de los vi­deo­jue­gos. És­te es el ca­so de Soul­ca­li­bur­vi, cu­yo mo­do on­li­ne se ha pla­ga­do de lu­cha­do­res que han si­do crea­dos por ju­ga­do­res que pa­re­cen ha­ber­se to­ma­do al pie de la letra aque­llo de lu­char "cuer­po a cuer­po". Har­tos de esta si­tua­ción, y en es­pe­cial de leer­se de ca­bo a ra­bo las quejas que man­dan los usua­rios de per­so­na­jes más pu­do­ro­sos, los res­pon­sa­bles de Ban­dai Nam­co han co­mu­ni­ca­do que ba­nea­rán a to­dos aqué­llos que usen el edi­tor de su jue­go de lu­cha pa­ra do­tar a sus per­so­na­jes de "ar­mas obs­ce­nas".

¿y aho­ra qué ha­go Con ver­gan­tes? más fal­so que Un fa­lo de ma­de­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.