LO QUE CAM­BIÓ EN LA IN­DUS­TRIA

Hobby Consolas - - LOS MEJORES -

1 Sony que­ría cam­biar el res­tric­ti­vo mo­de­lo de ne­go­cio im­pues­to por Nin­ten­do, cu­yos leo­ni­nos con­tra­tos li­mi­ta­ban el nú­me­ro de jue­gos por com­pa­ñía. En To­kio, die­ron a co­no­cer to­das las fa­ci­li­da­des que po­dían te­ner edi­to­res y desa­rro­lla­do­res pa­ra lan­zar sus jue­gos, lo que per­mi­tía que los es­tu­dios pe­que­ños pu­bli­ca­ran sus jue­gos en Plays­ta­tion. Pa­ra los edi­to­res, to­do re­sul­ta­ba tam­bién más fá­cil y eco­nó­mi­co.

2 La elec­ción del CD co­mo so­por­te tam­bién fue una ventaja de ca­ra a los tiem­pos de producción. Los tra­di­cio­na­les car­tu­chos re­que­rían de diez a do­ce se­ma­nas pa­ra ser pro­du­ci­dos. Plays­ta­tion po­día pro­du­cir los CD en 7-10 días.

3 Sony ven­dió la pri­me­ra Plays­ta­tion “a pér­di­da”, es de­cir, a pre­cio me­nor de lo que cos­ta­ba pro­du­cir­la, un mo­de­lo de ne­go­cio que nin­gún otro fa­bri­can­te de con­so­las se ha­bía arries­ga­do a pro­bar. La ga­nan­cia lle­ga­ría por el soft­wa­re y los ac­ce­so­rios. Mu­chos en Sony lo veían una lo­cu­ra, pe­ro el enor­me éxi­to le dio la ra­zón a Ku­ta­ra­gi, el prin­ci­pal de­fen­sor de esta es­tra­te­gia.

4 A di­fe­ren­cia de Nin­ten­do, que creó el soft­wa­re ini­cial pa­ra Fa­mi­com, Sony com­pró es­tu­dios, co­mo Psy­gno­sis, pa­ra que lo crea­ran. Y no só­lo crea­ron los jue­gos: tam­bién crea­ron el pri­mer kit de desa­rro­llo que se ven­día con las es­ta­cio­nes de desa­rro­llo.

5 Jun­to a Sa­turn, no fue só­lo la pri­me­ra con­so­la en apos­tar por los grá­fi­cos 3D mu­cho an­tes que el PC. Tam­bién por la ca­li­dad de au­dio CD en los jue­gos, e in­clu­so co­mo re­pro­duc­tor de mú­si­ca (co­mo ex­tra).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.