EL IM­PAC­TO CUL­TU­RAL

Hobby Consolas - - LOS MEJORES -

Plays­ta­tion su­po ele­gir a su tar­get: "ni­ños" que ha­bían cre­ci­do y que, con vein­te años o más, te­nían tiem­po y di­ne­ro. Se ge­ne­ra­ron to­do ti­po de ac­cio­nes en torno a ellos, sien­do la re­fe­ren­cia Reino Uni­do, co­mo ca­si to­do a ni­vel eu­ro­peo. La cul­tu­ra de los clu­bes fue uno de los pun­tos en los que se cen­tró y, en 1997, ya ha­bía 57 lo­ca­les con es­pa­cio fi­jo pa­ra con­so­las, co­mo Mi­nistry of Sound (4), al­go que se no­tó en tí­tu­los co­mo Wi

peout (1), que con­ta­ba con una elec­tró­ni­ca BSO con te­mas que lo pe­ta­ban en la épo­ca. Tam­bién se hi­zo no­tar en fes­ti­va­les co­mo Coa­che­lla (5) y con flyers y es­ló­ga­nes vi­ra­les (3), co­mo "más po­de­ro­so que Dios". La pun­ti­lla la pu­sie­ron las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias (2), co­mo el exi­to­so "do­ble vi­da" y su "yo sí pue­do de­cir que he vi­vi­do".

4

5

2

1

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.