Star­link: Battle for Atlas

NA­VES de ju­gue­te Y BA­TA­LLAS es­pa­cia­les

Hobby Consolas - - SUMARIO - Switch Aven­tu­ra / Shoo­ter Ubi­soft To­ron­to Ubi­soft Cas­te­llano Cas­te­llano 1-2 Fí­si­co: 79,99 € Di­gi­tal: 79,99 € Ya dis­po­ni­ble

Versión ana­li­za­da gé­ne­ro desarrollador dis­tri­bui­dor ju­ga­do­res idio­ma tex­tos idio­ma Vo­ces for­ma­to / pre­cio lan­za­mien­to con­te­ni­do

Ubi­soft se lan­za al te­rreno de los "toys to li­fe", al más pu­ro es­ti­lo Dis­ne­yin­fi­nity o Sky­lan­ders, aun­que con una pro­pues­ta un po­co di­fe­ren­te: en lu­gar de per­so­na­jes, Star­link nos ofre­ce na­ves, pi­lo­tos y ar­mas de plás­ti­co pa­ra for­mar nues­tra pro­pia flo­ta es­te­lar.

Battle­fo­ratlas en una aven­tu­ra es­pa­cial en la que un gru­po de ague­rri­dos pi­lo­tos (hu­ma­nos y alie­ní­ge­nas) for­man una alian­za pa­ra en­fren­tar­se a la mal­va­da Le­gión Ol­vi­da­da. Ex­plo­ra­ción en mun­dos ex­tra­te­rres­tres, com­ba­tes es­pa­cia­les y un pu­ña­do de fac­cio­nes en bus­ca de re­cur­sos se dan ci­ta en los sie­te pla­ne­tas del sis­te­ma Atlas, que fun­cio­na co­mo un mun­do abier­to. De he­cho, la ex­plo­ra­ción es la par­te prin­ci­pal de la campaña, ya que nues­tro ob­je­ti­vo no só­lo es de­rro­tar a los ma­los, sino tomar el con­trol de to­dos los pla­ne­tas, cons­tru­yen­do ba­ses, des­tru­yen­do a los ti­ta­nes... Además de la his­to­ria prin­ci­pal, la versión de Switch tie­ne su pro­pia e interesante his­to­ria vin­cu­la­da con Star­fox.

Ju­gan­do sin la con­so­la

A di­fe­ren­cia de otros “toys to li­fe”, en Star­link no co­lo­ca­mos fi­gu­ras en un por­tal. Aquí, el so­por­te pa­ra los juguetes se une al man­do, de ma­ne­ra que es­ta­re­mos ju­gan­do con la na­ve en las ma­nos. El con­jun­to es apa­ra­to­so, pe­ro no mo­les­ta. El star­ter pack pa­ra PS4 y Xbox One in­clu­ye el adap­ta­dor, un piloto, una na­ve y tres ar­mas. La versión de Switch in­clu­ye co­mo na­ve el Ar­wing de Star­fox y a Fox Mc­cloud co­mo piloto, además de otro piloto y dos ar­mas, y otra na­ve y un ar­ma di­gi­ta­les. Y ojo, que no es un de­ta­lle me­nor, pues po­de­mos pres­cin­dir de los juguetes y ad­qui­rir to­dos los ele­men­tos en di­gi­tal. Así, la edición es­tán­dar di­gi­tal, aun­que cues­ta lo mis­mo que el star­ter pack (79,99 €), in­clu­ye de se­rie cua­tro na­ves, seis pi­lo­tos y do­ce ar­mas. Además, los packs ex­tra pue­den ad­qui­rir­se en di­gi­tal, pe­ro a la mi­tad de pre­cio.

Si nos he­mos de­can­ta­do por la versión fí­si­ca, mu­cho más atrac­ti­va, te­ne­mos que mon­tar el adap­ta­dor en el man­do, des­pués el piloto, en­ci­ma la

LAS fi­gu­ras no Son Im­pres­cin­di­bles pa­ra Ju­gar, pe­ro, SIN ELLAS, Se pier­de bue­na par­te DEL atrac­ti­vo

na­ve y sus alas (po­de­mos com­bi­nar­las e in­clu­so po­ner dos), y dos ar­mas. En ge­ne­ral, tie­nen un bo­ni­to di­se­ño y el so­por­te sir­ve de ex­po­si­tor. Por su­pues­to, ca­da cam­bio que ha­ga­mos (co­mo sus­ti­tuir ar­mas) apa­re­ce­rá re­fle­ja­do en pan­ta­lla. Por cier­to, al co­nec­tar un ju­gue­te, se al­ma­ce­na su in­for­ma­ción di­gi­tal du­ran­te sie­te días, pa­ra que po­de­mos ju­gar en mo­do por­tá­til en Switch.

com­ba­tir y ex­plo­rar

Co­mo jue­go de na­ves, es­tá muy bien di­se­ña­do, con un con­trol sen­ci­llo que nos per­mi­te afrontar con ga­ran­tías los com­ba­tes es­pa­cia­les, en los que no fal­tan las acro­ba­cias, los es­cu­dos... Además, la va­rie­dad de ar­mas, que se ajus­ta a las vul­ne­ra­bi­li­da­des de los enemi­gos, aña­de un to­que es­tra­té­gi­co. Pe­ro las po­si­bi­li­da­des van más allá y, cuan­do ba­je­mos a los pla­ne­tas, po­dre­mos re­co­ger ob­je­tos con un ra­yo trac- tor, re­pa­rar es­truc­tu­ras o es­ca­near for­mas de vi­da. Es en los pla­ne­tas don­de más tiem­po pa­sa­re­mos, cum­plien­do va­ria­das mi­sio­nes, que nos ayu­da­rán a su­bir de ni­vel (po­de­mos me­jo­rar ca­da na­ve, ar­ma y piloto, y aña­dir fun­cio­nes a la na­ve no­dri­za Equi­nox). Sin ser un si­mu­la­dor es­pa­cial, es un jue­go pro­fun­do, desafian­te y en­tre­te­ni­do. Y, téc­ni­ca­men­te, no es­tá na­da mal. El di­se­ño de los pla­ne­tas re­cuer­da a No­man'ssky, y su va­rie­dad nos em­pu­ja a ex­plo­rar­los.

Los juguetes pue­den ser lo más lla­ma­ti­vo, pe­ro, una vez que em­pe­za­mos a ju­gar, nos en­con­tra­mos con un desa­rro­llo só­li­do. Qui­zá a los más ave­za­dos en los com­ba­tes es­pa­cia­les les se­pa a po­co, pe­ro es una aven­tu­ra atrac­ti­va y muy en­tre­te­ni­da, es­pe­cial­men­te en Switch. Téc­ni­ca­men­te es in­fe­rior, pe­ro la in­cor­po­ra­ción de Fox y el Ar­wing nos ha he­cho son­reír ima­gi­nan­do có­mo po­dría ser un Star­fox en Switch.

Esta en­tre­te­ni­da aven­tu­ra de cien­cia fic­ción com­bi­na com­ba­tes en el es­pa­cio y en la su­per­fi­cie de pla­ne­tas ex­tra­te­rres­tres que po­de­mos ex­plo­rar li­bre­men­te.

La versión de Switch tie­ne en ex­clu­si­va a Fox Mc­cloud y su em­ble­má­ti­ca na­ve Ar­wing, así co­mo una his­to­ria pro­pia.Po­de­mos ju­gar la campaña jun­to a un ami­go. el se­gun­do ju­ga­dor pue­de en­trar en cual­quier mo­men­to y ju­gar tan­to con fi­gu­ras (se ven­den adap­ta­do­res suel­tos) co­mo sin ellas.

Si te­ne­mos la versión di­gi­tal, en lu­gar de mon­tar fí­si­ca­men­te los juguetes, en­tra­mos en un me­nú de con­fi­gu­ra­ción pa­ra com­bi­nar las pie­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.