HIS­TORY An­gel Stu­dios Rocks­tar San Diego

Los pa­dres del fe­nó­meno red dead

Hobby Consolas - - SUMARIO -

O có­mo Cap­com desechó un pro­yec­to que aca­ba­ría ha­cien­do de oro (aún más) a Rocks­tar.

La his­to­ria de los vi­deo­jue­gos es­tá re­ple­ta de buenas y ma­las de­ci­sio­nes. Por su­pues­to, a ti­ro pa­sa­do, es sen­ci­llo dis­tin­guir en­tre unas y otras, pe­ro en Cap­com, sin du­da, se arre­pin­tie­ron de ha­ber can­ce­la­do cier­to pro­yec­to que aca­ba­ría en ma­nos de Rocks­tar. Pe­ro, an­tes de ha­blar de Red­dea­dre­vol­ver, es pre­ci­so re­mon­tar­se a 1984, cuan­do el co­lom­biano Diego An­gel fun­dó An­gel Stu­dios, una com­pa­ñía ini­cial­men­te de­di­ca­da al cam­po de la in­fo­gra­fía 3D. Tras la­brar­se una no­ta­ble repu­tación en el cam­po del ci­ne ("El cor­ta­dor de cés­ped") y los ví­deos mu­si­ca­les, la com­pa­ñía dio el sal­to a los vi­deo­jue­gos a me­dia­dos de los 90, de la mano de una Nin­ten­do de­seo­sa de re­clu­tar talento pa­ra su Ul­tra 64 (la fu­tu­ra N64). An­gel Stu­dios creó pa­ra ella un par de jue­gos de béis­bol, e in­clu­so se em­bar­có en un pro­yec­to pa­ra Shi­ge­ru Mi­ya­mo­to, que, de­sa­for­tu­na­da­men­te, ja­más lle­gó a buen puer­to. Es­to lla­mó la aten­ción de Cap­com, que la re­clu­tó pa­ra po­ner en

mar­cha una au­tén­ti­ca proeza: la con­ver­sión a N64 de Re­si­den­te­vil2, que cos­tó un mi­llón de dó­la­res y dos años de tra­ba­jo.

El buen ojo de Rocks­tar

En 1999, crea­ron Mid­town­mad­ness pa­ra Mi­cro­soft y, un año más tar­de, em­pe­za­ron a tra­ba­jar pa­ra Yos­hi­ki Oka­mo­to, uno de los po­pes de Cap­com, de­ci­di­do a crear el su­ce­sor de uno de los ma­yo­res éxi­tos de su ca­rre­ra: Gun.smo­ke. Una breve de­mo de aquel es­pec­ta­cu­lar wés­tern lle­gó a mos­trar­se a puer­ta ce­rra­da en un ECTS, pe­ro, mis­te­rio­sa­men­te, la com­pa­ñía ja­po­ne­sa dio car­pe­ta­zo al pro­yec­to, que aca­ba­ría vien­do la luz en 2004 de la mano de Rocks­tar, con el nom­bre de Red­dea­dre­vol­ver. Dos años an­tes, Ta­ke-two ha­bía ad­qui­ri­do el es­tu­dio, re­nom­brán­do­lo co­mo Rocks­tar San Diego, tras va­lo­rar el gran tra­ba­jo que An­gel Stu­dios ha­bía rea­li­za­do con Smug­gler'srun y Mid­night­club: Stree­tra­cing. Tras fir­mar el sor­pren­den­te Ta­ble­ten­nis en 2006, la an­ti­gua An­gel Stu­dios vol­vió al sal­va­je Oes­te pa­ra crear el monumental Red­dead Re­dem­ption. Y, des­de en­ton­ces, ha co­la­bo­ra­do en el desa­rro­llo de otros tí­tu­los de Rocks­tar, co­mo L.a.noi­re, Max Pay­ne3 o GTAV. Se ru­mo­rea que es­tá tra­ba­jan­do en al­go muy gordo des­de ha­ce años. ¿De qué se tra­ta­rá?

en sus ini­cios, An­gel stu­dios se de­di­có a la ani­ma­ción por or­de­na­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.