Una cua­dri­lla de cua­tre­ros pa­ra que el Oes­te per­du­re en el tiem­po

Red­dead On­li­ne ya es­tá en mar­cha, por aho­ra en fa­se be­ta, pe­ro ya es­tá cla­ro que es un dia­man­te en bru­to y que Rocks­tar lo irá am­plian­do muy a lar­go pla­zo

Hobby Consolas - - ACTUALÍZATE -

Des­de fi­na­les de no­viem­bre, se pue­de dis­fru­tar ya de Red­dea­don­li­ne, la ver­tien­te mul­ti­ju­ga­dor de Red­dead Re­dem­ptio­nii. To­da­vía es­tá en fa­se be­ta, y Rocks­tar no de­ja de ha­cer ajus­tes día tras día (es­pe­cial­men­te en la eco­no­mía del jue­go), pe­ro ya es evi­den­te que es un jue­go en sí mis­mo y que, co­mo a GTA On­li­ne, la com­pa­ñía le da­rá so­por­te du­ran­te mu­chí­si­mo tiem­po.

El jue­go com­par­te ma­pa, me­cá­ni­cas y apar­ta­do téc­ni­co con la aven­tu­ra prin­ci­pal, pe­ro se ac­ce­de a él de for­ma in­de­pen­dien­te, a tra­vés del me­nú ini­cial. Sin du­da, lo que más nos ha sor­pren­di­do es que cuen­ta con una his­to­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, en la que en­car­na­mos a nues­tro pro­pio va­que­ro, que po­de­mos per­so­na­li­zar am­plia­men­te. La lás­ti­ma es que es mu­do y no sien­te ni pa­de­ce (ni que aún es­tu­vié­ra­mos en los tiem­pos de GTAIII), pe­ro, por suer­te, los per­so­na­jes que nos van dan­do las mi­sio­nes sí tie­nen per­so­na­li­dad su­fi­cien­te co­mo pa­ra dar­le em­pa­que al guión, que cuen­ta con de­ci­sio­nes que afec­tan a nues­tro ho­nor. Así, nos in­te­gra­mos en un mun­do com­par­ti­do de 32 ju­ga­do­res y po­de­mos for­mar cua­dri­llas de has­ta cua­tro per­so­nas pa­ra aco­me­ter las mi­sio­nes, ya sean ami­gos o sim­ples fo­ras­te­ros, gra­cias a un ágil sis­te­ma de bús­que­da de par­ti­das. Por su­pues­to, po­de­mos mo­ver­nos con ab­so­lu­ta li­ber­tad por el in­men­so ma­pa, des­blo­quea­do en su to­ta­li­dad des­de el prin­ci­pio, y par­ti­ci­par en to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des, in­clui­dos cin­co mo­dos com­pe­ti­ti­vos, en­tre los que lla­ma la aten­ción un battle ro­ya­le que en­fren­ta a die­ci­séis va­que­ros. Des­ta­ca el he­cho de que ha­ya su­bi­das de ni­vel (lo que da de­re­cho a ma­pas del te­so­ro) y un sis­te­ma de car­tas pa­ra po­ten­ciar cier­tas ha­bi­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.