No­vo­tel Ma­drid Cen­ter

Un bos­que en diá­lo­go con la ciu­dad

Hosteleria, Design, Equipment, Foodservice y Beverage - - GALERÍA -

La re­for­ma in­te­gral del an­ti­guo ho­tel Con­ven­ción, aho­ra No­vo­tel Ma­drid Cen­ter, ha re­pre­sen­ta­do pa­ra Ma­drid la ma­yor in­ter­ven­ción re­cien­te en el mer­ca­do de la ofer­ta tu­rís­ti­co-ho­te­le­ra. Con sus 790 ha­bi­ta­cio­nes, 4 es­tre­llas y ca­si 7.000 m2 de zo­nas co­mu­nes, de las cua­les 2.500 m2 co­rres­pon­den a sa­lo­nes pa­ra con­ven­cio­nes y reunio­nes, se ha con­ver­ti­do en el No­vo­tel más gran­de del mun­do. Un es­pa­cio mo­derno, cos­mo­po­li­ta y fun­cio­nal que ha su­pues­to un so­plo de ai­re fres­co pa­ra el co­ra­zón de la ciu­dad.

1 y 2.- Co­mo ex­pli­can des­de la com­pa­ñía In­ter­na­tio­nal Hos­pi­ta­lity Pro­jects (IHP), res­pon­sa­ble de la re­for­ma in­te­gral del No­vo­tel Ma­drid Cen­ter, el gran hi­to del pro­yec­to “ha si­do de­vol­ver es­te gran ho­tel a la ciu­dad, a to­dos los ni­ve­les”. Y es que el edi­fi­cio, que ocu­pa una man­za­na en­te­ra y se cons­tru­yó en el año 1978, trans­mi­te una ar­qui­tec­tu­ra aus­te­ra, con plan­ta en U y un ac­ce­so in­te­rior al cual se ac­ce­de a tra­vés de un pa­so de co­ches cu­bier­to que atra­vie­sa de la­do a la­do los dos bra­zos de la U, for­man­do una pla­za in­te­rior de gran ta­ma­ño. Tras la in­ter­ven­ción, és­ta se ha con­ver­ti­do en una pla­za pa­ra vi­vir, con­ver­sar o sim­ple­men­te ha­cer­se una fo­to de­ba­jo de una ar­qui­tec­tu­ra lu­mi­no­sa, li­ge­ra y de gran im­pac­to vi­sual, que es la nue­va mar­que­si­na que cu­bre gran par­te de es­te es­pa­cio.

3 y 4.- Acer­car el ho­tel a la ciu­dad, de­vol­ver­lo a ella y ha­cer que ha­ya un diá­lo­go en­tre los es­pa­cios ex­te­rio­res del ho­tel y los ciu­da­da­nos ha si­do el pri­mer hi­to al cual se ha te­ni­do que en­fren­tar el pro­yec­to de re­for­ma.

A lo lar­go de 2104 se lle­va­ron a ca­bo to­dos los pro­yec­tos, se plan­teó una es­tra­te­gia de ac­tua­ción de obra y, tras de­ci­dir que la eje­cu­ción de los tra­ba­jos se lle­va­ría a ca­bo en cua­tro fa­ses, de las cua­les una con ho­tel ce­rra­do (seis me­ses, des­de ma­yo a no­viem­bre de 2015), el equi­po téc­ni­co de la Pro­pie­dad reali­zó la li­ci­ta­ción de las obras, que em­pe­za­ron a prin­ci­pios de 2015. En el trans­cur­so de la fa­se de desa­rro­llo del pro­yec­to, la Pro­pie­dad lle­gó a un acuer­do con Ac­cor pa­ra que, a tra­vés de su mar­ca No­vo­tel, ex­plo­ta­ra el ho­tel. Es­to ha su­pues­to un es­fuer­zo adi­cio­nal pa­ra el equi­po de IHP, res­pon­sa­ble tam­bién de la di­rec­ción fa­cul­ta­ti­va, que ha con­sis­ti­do bá­si­ca­men­te en in­cor­po­rar al pro­yec­to los re­que­ri­mien­tos de la mar­ca y en sa­tis­fa­cer sus ex­pec­ta­ti­vas en cuan­to a cri­te­rios de ima­gen. En la pri­me­ra fa­se de obra se eje­cu­ta­ron 200 ha­bi­ta­cio­nes y una par­te de las zo­nas co­mu­nes, co­rres­pon­dien­tes a un cuarto de su to­ta­li­dad, rea­li­zan­do una nue­va en­tra­da pa­ra gru­pos en la par­te la­te­ral del edi­fi­cio, re­for­man­do to­tal­men­te el res­tau­ran­te a la car­ta y am­plian­do su vi­si­bi­li­dad des­de el ex­te­rior y des­de la pla­za cen­tral. Ac­tual­men­te se es­tán li­ci­tan­do las fa­ses 3 y 4; pos­te­rior­men­te se ac­tua­rá en las dos ul­ti­mas plan­tas del ho­tel (plan­tas 7 y8) y en la azo­tea, que al­ber­ga­rán más zo­nas de reunio­nes ex­clu­si­vas, es­pa­cios pa­ra el bie­nes­tar cor­po­ral (zo­na de ma­sa­je), gim­na­sio y zo­nas ex­te­rio­res de pis­ci­na, te­rra­za chill out y bar. La pre­vi­sión es con­cluir pa­ra fi­na­les de 2016, con una in­ver­sión to­tal cer­ca­na a los 30 mi­llo­nes de eu­ros.

5.- La se­gun­da fa­se, a ho­tel ce­rra­do, ha si­do la más com­ple­ja, por el pla­zo -so­lo seis me­ses, des­de ma­yo a no­viem­bre de 2015- y por el al­can­ce: to­das las zo­nas co­mu­nes (apro­xi­ma­da­men­te, 4.000 m2) han si­do ob­je­to de re­for­ma, más otras 200 ha­bi­ta­cio­nes. Los co­lo­res de la tie­rra, los ma­rro­nes, los bei­ge en va­rias to­na­li­da­des, los gri­ses y los tos­ta­dos, to­dos jue­gan con los dos co­lo­res neu­tros y ab­so­lu­tos: el blan­co y el ne­gro. El blan­co es el “fon­do” y de­no­mi­na­dor co­mún del ho­tel, pre­sen­te en to­dos los te­chos, en los pi­la­res cen­tra­les del lobby y en los mos­tra­do­res prin­ci­pa­les ilu­mi­na­dos des­de la ba­se de tres chi­me­neas que des­cuel­gan del te­cho; el ne­gro ha­ce de unión en­tre la plan­ta ba­ja y la plan­ta -1: una lí­nea con­ti­nua que en­tra y sa­le en la par­te su­pe­rior de los pa­ra­men­tos ver­ti­ca­les de las zo­nas no­bles que, ade­más de pro­por­cio­nar el es­pa­cio a las me­di­das del hom­bre y a su vis­ta, lo­gra una ma­yor sen­sa­ción de ele­gan­cia.

La cons­ta­ta­ción de que la na­tu­ra­le­za no tie­ne lí­neas rec­tas es lo que ha lle­va­do a pro­po­ner un ti­po de len­gua­je con­cre­to en los re­ves­ti­mien­tos de las pa­re­des prin­ci­pa­les, apli­can­do es­te pa­trón tan­to a ma­de­ras co­mo a tex­ti­les y tam­bién en grandes al­fom­bras

ES­TA­BLE­CI­MIEN­TO. No­vo­tel Ma­drid Cen­ter. | AU­TO­RES DEL PRO­YEC­TO. In­ter­na­tio­nal Hos­pi­ta­lity Pro­jects (IHP) - www-ihp-group.com | In­terio­ris­mo: Pao­lo Mau­ri. Ar­qui­tec­tu­ra: He­le­na Mon­tes. In­ge­nie­ría: Juan Ma­zón. | IN­TEN­CIO­NA­LI­DAD Y FI­LO­SO­FÍA DE LA OBRA. La idea del pro­yec­to de in­terio­ris­mo na­ce del de­seo de acer­car e in­tro­du­cir la na­tu­ra­le­za en el ho­tel. La cer­ca­nía del Par­que del Re­ti­ro ha cons­ti­tui­do una mo­ti­va­ción e ins­pi­ra­ción fun­da­men­tal pa­ra afron­tar es­te gran hi­to, que por ta­ma­ño y por el es­ta­do en el que se en­con­tra­ba el ho­tel, que no ha­bía si­do ob­je­to de re­for­mas sus­tan­cia­les des­de su aper­tu­ra, en 1978, ha pues­to a prue­ba la ca­pa­ci­dad del equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar in­vo­lu­cra­do en el pro­yec­to, re­qui­rien­do una ac­tua­ción a 360º. | PRIN­CI­PA­LES PAU­TAS DE­CO­RA­TI­VAS. El pro­yec­to de in­terio­ris­mo ha te­ni­do que “dia­lo­gar” cons­tan­te­men­te con el pro­yec­to de ins­ta­la­cio­nes, ob­je­to tam­bién de una re­no­va­ción to­tal. To­das las ins­ta­la­cio­nes son to­tal­men­te re­gis­tra­bles y, al mis­mo tiem­po, de re­du­ci­do im­pac­to vi­sual, re­sul­ta­do de una coor­di­na­ción pun­tual en­tre los pro­yec­tis­tas de am­bas es­pe­cia­li­da­des.

6 y 7.- El clien­te que se acer­que al ho­tel, en­tran­do a tra­vés de la pla­za cen­tral, se en­cuen­tra en un bos­que de ár­bo­les de ace­ro con una cu­bier­ta en cris­tal en to­nos ver­des, su­je­ta por unas plan­chas de ace­ro con ho­jas ca­la­das. La en­tra­da del ho­tel reite­ra la idea de bos­que con dos grandes pa­re­des ve­ge­ta­les; la lí­nea cen­tral de los pi­la­res prin­ci­pa­les del lobby nos re­cuer­da una hi­le­ra de tron­cos de ar­bo­les, mien­tras que en la pa­red de fon­do, que ha­ce de “fon­do de es­ce­na­rio” al sun­tuo­so es­pa­cio de más de 80 m de lar­go, en­con­tra­mos un re­ves­ti­mien­to de cris­tal de tres ca­pas se­ri­gra­fia­do con un di­se­ño abs­trac­to-ve­ge­tal tri­di­men­sio­nal. La cons­ta­ta­ción de que la na­tu­ra­le­za no tie­ne lí­neas rec­tas es lo que ha lle­va­do a pro­po­ner es­te ti­po de len­gua­je en los re­ves­ti­mien­tos de las pa­re­des prin­ci­pa­les, apli­can­do es­te pa­trón tan­to a ma­de­ras co­mo a tex­ti­les y tam­bién en grandes al­fom­bras, que ayu­dan a “dis­fra­zar” par­cial­men­te el úni­co ma­te­rial que se ha man­te­ni­do: el sue­lo de már­mol.

8.- El bar es el es­pa­cio más trans­gre­si­vo, con un gran

vi­deo wall a pa­red y un re­ves­ti­mien­to re­tro­ilu­mi­na­do cam­bian­te que lla­ma la aten­ción e in­vi­ta a la so­cia­li­za­ción. Su ba­rra de 6 m de lar­go en una so­la pie­za de ace­ro fi­ja el lí­mi­te del es­pa­cio del lobby. Des­de la mis­ma, si nos da­mos la vuel­ta, te­ne­mos qui­zá la me­jor vis­ta del lobby del ho­tel: sus 80 m de lar­go nos en­vían un men­sa­je de lec­tu­ra co­mún, for­ma­do por ele­men­tos que nos re­cuer­dan la na­tu­ra­le­za.

9.- En la plan­ta -1, los sa­lo­nes y sus ge­ne­ro­sos ves­tí­bu­los se han con­ver­ti­do en am­bien­tes re­la­jan­tes y es­pa­cios abier­tos, de fá­cil lec­tu­ra y con gran fle­xi­bi­li­dad y op­cio­nes de con­fi­gu­ra­ción, con has­ta 23 sa­lo­nes de di­fe­ren­tes ta­ma­ños y ca­pa­ci­dad, pa­ra cual­quier ti­po de even­to. El ves­tí­bu­lo cen­tral de los sa­lo­nes más im­por­tan­tes es­tá aho­ra co­nec­ta­do vi­sual­men­te y fí­si­ca­men­te des­de un ex­tre­mo al otro de la plan­ta: mas de 80 m de lar­go uni­dos vi­sual­men­te. Los aca­ba­dos en ma­de­ra co­lor “vi­són” y los pa­ne­les fo­no­ab­sor­ben­tes en co­lor pie­dra, que re­du­cen el im­pac­to del rui­do, así co­mo los pa­ne­les de los te­chos, ellos tam­bién fo­no­ab­sor­ben­tes, que alo­jan un ti­po de ilu­mi­na­ción cá­li­da y dis­cre­ta, con­si­guen un es­pa­cio ele­gan­te y una sen­sa­ción de tran­qui­li­dad y atem­po­ra­li­dad.

10.- El pro­yec­to de ilu­mi­na­ción se ha lle­va­do a ca­bo cum­plien­do las nor­ma­ti­vas ho­te­le­ras y los re­que­ri­mien­tos de la ca­de­na Ac­cor. Se ha uti­li­za­do en su to­ta­li­dad sis­te­mas de ilu­mi­na­cion LED, pa­ra ga­ran­ti­zar un im­por­tan­te aho­rro ener­gé­ti­co, ma­yor vi­da útil de las lám­pa­ras y me­nor man­te­ni­mien­to. En la plan­ta prin­ci­pal, se ha con­se­gui­do que la ilu­mi­na­ción ten­ga bue­na par­te de pro­ta­go­nis­mo en el lobby, gra­cias a la crea­ción de un sis­te­ma de ilu­mi­na­ción de gran im­pac­to vi­sual, bau­ti­za­do co­mo “vía lác­tea”, re­sul­ta­do de la co­la­bo­ra­ción con ex­per­tos en el sec­tor de la ilu­mi­na­ción: 32 m de lar­go de es­truc­tu­ra que ilu­mi­na de ma­ne­ra in­di­rec­ta el lobby prin­ci­pal del ho­tel. A los dos ex­tre­mos del lobby, en zo­nas de es­tar y del bar, se ha op­ta­do pa­ra crear un ti­po de ilu­mi­na­ción in­di­rec­ta for­ma­da por una se­rie de crá­te­res en te­cho de di­fe­ren­tes cir­cun­fe­ren­cias, que ayu­dan a trans­mi­tir ca­li­dez y sen­sa­ción de des­can­so. En ge­ne­ral, to­das las de­más zo­nas co­mu­nes res­pe­tan un len­gua­je co­mún, con ilu­mi­na­ción en fo­sea­dos que de­li­mi­tan los es­pa­cios y mar­can las pro­por­cio­nes de ca­da uno de ellos. En la plan­ta in­fe­rior, des­ti­na­da a sa­lo­nes, es­te ejer­ci­cio de pro­por­cio­nes en te­chos es­tá aún más mar­ca­do de­bi­do al uso de pa­ne­les acús­ti­cos, de di­fe­ren­tes for­ma­tos.

11 y 12.- En las ha­bi­ta­cio­nes se ha apli­ca­do un cri­te­rio de atem­po­ra­li­dad es­té­ti­ca ju­gan­do con los co­lo­res cá­li­dos, bei­ge y ma­rro­nes, con dis­cre­tos to­ques de co­lor, ade­cuan­do el pro­yec­to a los re­que­ri­mien­tos do­ta­cio­na­les de No­vo­tel y uti­li­zan­do ma­te­ria­les de fá­cil man­te­ni­mien­to, co­mo el sue­lo de ta­ri­ma y el re­ves­ti­mien­to de las pa­re­des en pa­pel vi­ní­li­co de di­se­ño. La ilu­mi­na­ción cá­li­da ha con­tri­bui­do a crear un es­pa­cio ele­gan­te y ajeno a inopor­tu­nas modas del momento. Los ba­ños, tam­bién to­tal­men­te re­no­va­dos, se han do­ta­do en gran ma­yo­ría de una có­mo­da y am­plia du­cha y de re­ves­ti­mien­tos cá­li­dos y elegantes. En los pa­si­llos se ha he­cho es­pe­cial hin­ca­pié a la de­fi­ni­ción de la nue­va puer­ta de ha­bi­ta­ción, de­bien­do de cum­plir con am­bi­cio­sos re­que­ri­mien­tos acús­ti­cos im­pues­tos por No­vo­tel. Gra­cias al con­tras­te en­tre el tono de ma­de­ra os­cu­ro de las nue­vas puer­tas, el pa­ne­la­do bei­ge de las pa­re­des (úni­co re­ves­ti­mien­to ver­ti­cal que se ha man­te­ni­do por ha­ber si­do sus­ti­tui­do re­cien­te­men­te) y la mo­que­ta co­mo ele­men­to de unión en­tre es­tos co­lo­res, se ha con­se­gui­do una vez más un es­pa­cio re­la­jan­te y ar­mo­nio­so.

9

10

8

6

7

3

4

1

2

11

12

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.