El desa­yuno en el mun­do

Hosteleria, Design, Equipment, Foodservice y Beverage - - DESA­YU­NOS - Asia, con­ti­nen­te ame­ri­cano, con­ti­nen­te eu­ro­peo

De­pen­dien­do del país del que ha­ble­mos, las cos­tum­bres o pla­tos tí­pi­cos pa­ra el desa­yuno va­rían mu­cho, pe­se a que las re­co­men­da­cio­nes en cuan­to a gru­pos de ali­men­tos, ca­lo­rías y dis­tri­bu­ción de es­tos son si­mi­la­res en la ma­yo­ría de las Guías Ali­men­ta­rias de ca­da país.

La Fun­da­ción Es­pa­ño­la de la Nu­tri­ción ( FEN) apun­ta en el es­tu­dio “Es­ta­do de si­tua­ción so­bre el desa­yuno en Es­pa­ña” que, se­gún un es­tu­dio de Bloom­berg de 2017 so­bre los paí­ses más sa­nos del mun­do, Ita­lia se si­túa en pri­me­ra po­si­ción de esa cla­si­fi­ca­ción, se­gui­da por Is­lan­dia, Sui­za, Sin­ga­pur, Aus­tra­lia, Es­pa­ña, Ja­pón, Suecia, Is­rael y Lu­xem­bur­go. Re­sul­ta­do que con­fir­ma que la he­te­ro­ge­nei­dad geo­grá­fi­ca no es un im­pe­di­men­to pa­ra lo­grar unos pa­tro­nes ali­men­ta­rios, es­pe­cial­men­te en el desa­yuno, que ayu­de a apro­xi­mar­nos a un es­ta­do óp­ti­mo de sa­lud.

Si ha­bla­mos de al­gu­nos de los paí­ses del -de­jan­do al mar­gen a Es­pa­ña (don­de ya he­mos vis­to cuál es la com­po­si­ción ha­bi­tual del desa­yuno)-, en Francia el desa­yuno es­tá com­pues­to en la ma­yo­ría de las ve­ces por una ta­za de ca­fé acom­pa­ña­da de pan tos­ta­do con ja­món y man­te­qui­lla, com­ple­men­ta­do en al­gu­nas oca­sio­nes con crois­sant, brio­che, ce­real o fru­ta. Los ale­ma­nes co­mien­zan el día con pan ser­vi­do con man­te­qui­lla o ja­món, al que unen car­nes frías, que­sos, pret­zels sua­ves, hue­vo, yo­gur y ca­fé. En el ám­bi­to me­di­te­rrá­neo, en Gre­cia el desa­yuno con­sis­te en al­go de pan o pan se­co, acom­pa­ña­do con té o ca­fé, y en al­gu­nas oca­sio­nes co­men una ra­ción de hue­vos her­vi­dos con pan. Mien­tras que en Ita­lia, y aun­que los pa­tro­nes ali­men­ta­rios va­rían de­pen­dien­do de la re­gión, de los pe­que­ños pue­blos o de las ciu­da­des más gran­des, en ge­ne­ral el desa­yuno con­sis­te en un cap­puc­cino o caf­fe lat­te, al­go de bo­lle­ría y un biz­co­cho.

Si pa­sa­mos al en Ar­gen­ti­na el desa­yuno es li­ge­ro, con al­go de pan tos­ta­do o crois­sants. En Bra­sil, por su par­te, con­sis­te en ca­fé ne­gro o ca­fé con le­che con al­go de pan fran­cés y man­te­qui­lla, a lo que se sue­le aña­dir que­sos con fru­tas. Mien­tras que en Mé­xi­co nor­mal­men­te se con­su­me ca­fé, al­go de pan dul­ce, un gui­so con hue­vos y fru­ta (al mar­gen de otros in­gre­dien­tes tí­pi­cos co­mo las tor­ti­llas de maíz, fri­jo­les re­fri­tos o sal­sas pi­can­tes). Al nor­te del con­ti­nen­te, el desa­yuno en Es­ta­dos Uni­dos es co­no­ci­do por la enor­me va­rie­dad de ce­rea­les azu­ca­ra­dos, ade­más de ba­con, ber­li­nas y tor­ti­tas. Y en Ca­na­dá, in­clu­ye pan o ce­real, fru­ta y zu­mo de fru­tas o ca­fé.

En las cos­tum­bres de desa­yuno son muy va­ria­das tan­to en can­ti­dad co­mo en ti­po de ali­men­tos. Mien­tras en Hong Kong el desa­yuno es­tá oc­ci­den­ta­li­za­do ( pe­se a que a ve­ces in­clu­ye pla­tos tí­pi­cos) e in­clu­ye pan tos­ta­do con man­te­qui­lla, ja­món, hue­vo y ca­fé o té, en India el desa­yuno sue­le ser bas­tan­te co­pio­so y es­tar com­pues­to por tor­ti­tas fi­nas al va­por a ba­se de len­te­jas fer­men­ta­das y arroz ( do­sas). En Ja­pón, in­clu­ye arroz, al­go de hue­vo, sopa, en­sa­la­da, yo­gur y zu­mo de fru­tas. Y en Tur­quía aú­na una va­rie­dad de co­mi­das y sa­bo­res, co­mo pan, hue­vos, mer­me­la­das y miel, acei­tu­nas, que­so blan­co, to­ma­te, en­tre otros, con el té co­mo la bebida pre­fe­ri­da pa­ra acom­pa­ñar­lo. fru­tos se­cos, hue­vos, ja­món, man­te­qui­lla, ca­fé, azú­car, miel, mer­me­la­da, le­gum­bres, etc. El desa­yuno, por tan­to, pue­de ser una bue­na oca­sión pa­ra in­cluir gru­pos de ali­men­tos que no de­ben fal­tar en nues­tra die­ta y pa­ra com­ple­tar el nú­me­ro de ra­cio­nes de di­fe­ren­tes gru­pos que no va­mos a cu­brir du­ran­te el res­to del día”.

¿Cuá­les se­rían los pro­duc­tos que no de­be­rían fal­tar en un buf­fet de desa­yuno de un ho­tel con­si­de­ran­do los dis­tin­tos per­fi­les de clien­tes: ne­go­cios, ocio...? Se­gún la Di­rec­to­ra de Pro­yec­tos de la FEN, un bu­fet de desa­yuno “de­be al me­nos in­cluir va­rie­dad de ca­da uno de los tres gru­pos de ali­men­tos que se re­co­mien­da con­su­mir en el desa­yuno: le­che y de­ri­va­dos, ce­rea­les y de­ri­va­dos y fru­tas. De es­ta for­ma, sa­tis­fa­re­mos los gus­tos del clien­te, evi­tan­do que el desa­yuno sea mo­nó­tono si es­te re­pi­te va­rios días en el mis­mo ho­tel. Ade­más de in­cluir, co­mo se ha di­cho an­te­rior­men­te, otros gru­pos de ali­men­tos que le da­rá va­rie­dad al desa­yuno y ayu­dan­do a equi­li­brar la in­ges­ta dia­ria”.

Hay que te­ner en cuen­ta tam­bién po­si­bles in­to­le­ran­cias o aler­gias, ofre­cien­do -co­men­ta Ruiz Moreno- “ali­men­tos que pue­dan sus­ti­tuir nu­tri­cio­nal­men­te al gru­po de lác­teos, en el ca­so de que un clien­te sea in­to­le­ran­te a la lac­to­sa, alér­gi­co a la pro­teí­na de la le­che o ve­gano, por ejem­plo, con be­bi­das y de­ri­va­dos ve­ge­ta­les, fru­tos se­cos o le­gum­bres. Igual­men­te, ofre­cien­do di­fe­ren­tes pa­nes, ga­lle­tas, ce­rea­les de desa­yuno, bo­lle­ría ela­bo­ra­dos con dis­tin­tos ti­pos de ce­rea­les pa­ra las per­so­nas ce­lia­cas y a los in­to­le­ran­tes al glu­ten no ce­lia­cos. La va­rie­dad en los zu­mos y fru­tas, es muy im­por­tan­te pa­ra el ca­so de las per­so­nas con aler­gias a de­ter­mi­na­das fru­tas”. Tam­po­co hay que ol­vi­dar la vi­si­ta de clien­tes pro­ce­den­tes de otros paí­ses y cul­tu­ras. A es­te res­pec­to, Emma Ruiz Moreno co­men­ta que “si bien el desa­yuno ofer­ta­do en un ho­tel de­be es­tar de acuer­do a la cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca de la zo­na y la elec­ción de ali­men­tos de tem­po­ra­da es otra re­co­men­da­ción a con­si­de­rar, tam­bién es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta el país de ori­gen de las per­so­nas que se alo­jan en el ho­tel, ya que el desa­yuno, al igual que las otras in­ges­tas, de­be ser ade­cua­do a los há­bi­tos ali­men­ta­rios de ca­da per­so­na. Y, tal vez, más es­pe­cial­men­te en el mo­men­to del desa­yuno, ya que mu­chas ve­ces, al ser la pri­me­ra co­mi­da del día y ser en al­gu­nas per­so­nas peor to­le­ra­da, un cam­bio en los ali­men­tos ha­bi­tua­les pue­de no ser muy acep­ta­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.