EN­FO­QUE “GREEN”

Hosteleria, Design, Equipment, Foodservice y Beverage - - EL INFORME CLIMATIZACIÓN -

En el área de la cli­ma­ti­za­ción, apos­tar por la diferenciación y por la sos­te­ni­bi­li­dad con­lle­va to­mar la de­ci­sión de re­no­var o ins­ta­lar equi­pos pa­ra ca­le­fac­ción, re­fri­ge­ra­ción y pro­duc­ción de agua ca­lien­te sa­ni­ta­ria (ACS) -una de las áreas del ho­tel que más ener­gía con­su­me, al­re­de­dor de un 38% del con­su­mo eléc­tri­co to­tal- cu­ya fuen­te de ener­gía sean las re­no­va­bles o el apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos na­tu­ra­les.

En un pro­yec­to de cons­truc­ción o de reha­bi­li­ta­ción de un es­ta­ble­ci­mien­to ho­te­le­ro tie­ne gran re­le­van­cia su di­se­ño, los ma­te­ria­les cons­truc­ti­vos, la de­co­ra­ción in­te­rior, la ac­ce­si­bi­li­dad o la tec­no­lo­gía. Pe­ro hay otros dos as­pec­tos que mar­can la di­fe­ren­cia: la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y la sos­te­ni­bi­li­dad. Re­du­cir al má­xi­mo el gas­to ener­gé­ti­co apos­tan­do por las ener­gías al­ter­na­ti­vas y apro­ve­chan­do los re­cur­sos na­tu­ra­les, ade­más de in­ci­dir po­si­ti­va­men­te en las cuen­tas anuales, co­lo­ca al es­ta­ble­ci­mien­to en una po­si­ción di­fe­ren­cia­do­ra fren­te a su com­pe­ten­cia y en lí­nea con las de­man­das de unos clien­tes ca­da día más con­cien­cia­dos con la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co.

La lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co es un com­pro­mi­so so­cial y po­lí­ti­co en el que de­be im­pli­car­se to­da la so­cie­dad. Co­mo par­te de ella, el sec­tor de la cli­ma­ti­za­ción es­tá com­pro­me­ti­do con el uso de tec­no­lo­gías lim­pias y, por tan­to, res­pe­tuo­sas con el me­dio am­bien­te. La Co­mi­sión Eu­ro­pea, a tra­vés de la Es­tra­te­gia de la Ca­le­fac­ción y la Re­fri­ge­ra­ción, así co­mo de di­ver­sos tex­tos le­gis­la­ti­vos y, ha­ce un año, de su Pa­que­te de Me­di­das de Ener­gía Lim­pia pa­ra to­dos los eu­ro­peos, “es­tá fo­men­tan­do -tal co­mo apun­ta­ba re­cien­te­men­te Pi­lar Bu­dí, Di­rec­to­ra Ge­ne­ral de la Aso­cia­ción de Fa­bri­can­tes de Equi­pos de Cli­ma­ti­za­ción (AFEC)- el uso de ese ti­po de tec­no­lo­gías, que irán, pau­la­ti­na­men­te, sus­ti­tu­yen­do a aque­llas que uti­li­zan com­bus­ti­bles fó­si­les”. Una de esas tec­no­lo­gías es la bom­ba de ca­lor, un sis­te­ma ca­paz de re­du­cir las emi­sio­nes de CO2 -ob­te­nien­do un ba­lan­ce me­dioam­bien­tal más lim­pio-, dis­mi­nuir el con­su­mo de com­bus­ti­bles fó­si­les -en sin­to­nía con la eco­no­mía ba­ja en car­bono pa­ra el año 2050- y usar ener­gía pro­ce­den­te de fuen­tes re­no­va­bles. Ade­más, pue­de pro­por­cio­nar ca­le­fac­ción, ACS y re­fri­ge­ra­ción, por lo que con un so­lo sis­te­ma se pue­de cu­brir las ne­ce­si­da­des de cli­ma­ti­za­ción de una vi­vien­da. La bom­ba de ca­lor es una má­qui­na tér­mi­ca que to­ma la ener­gía del ai­re (ae­ro­ter­mia), del agua (hi­dro­ter­mia) o de la tie­rra (geo­ter­mia) y la trans­por­ta bien al in­te­rior de los re­cin­tos ca­len­tán­do­los o bien lle­van­do el ca­lor in­te­rior ha­cia el ex­te­rior re­fri­ge­rán­do­los. En­tre sus be­ne­fi­cios se pue­den enu­me­rar los si­guien­tes:

Con­fort. Ge­ne­ra un am­bien­te más sa­lu­da­ble al con­se­guir y man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra per­fec­ta, a la vez que mejora la ca­li­dad del ai­re gra­cias a sus fil­tros. Efi­cien­cia y sos­te­ni­bi­li­dad. Ade­más de re­du­cir las emi­sio­nes in­di­rec­tas de CO2, uti­li­za ener­gía de fuen­tes na­tu­ra­les y gra­tui­tas con­si­guien­do mul­ti­pli­car su po­ten­cia eléc­tri­ca y trans­por­tar ca­lor útil de for­ma al­ta­men­te efi­cien­te (una bom­ba de ca­lor ae­ro­tér­mi­ca, por ejem­plo, en­tre­ga 4 kW de ener­gía de ca­le­fac­ción y con­su­me so­lo 1 kW eléc­tri­co, cap­tan­do los 3 kW res­tan­tes del ai­re am­bien­te de ma­ne­ra gra­tui­ta).

Fia­bi­li­dad. Ac­tual­men­te es el sis­te­ma más uti­li­za­do en los sec­to­res con gran­des ne­ce­si­da­des de cli­ma­ti­za­ción, co­mo el co­mer­cial y el in­dus­trial.

Aho­rro y fá­cil man­te­ni­mien­to. Su efi­cien­cia ener­gé­ti­ca re­du­ce los cos­tes de la fac­tu­ra eléc­tri­ca, su man­te­ni­mien­to es sen­ci­llo y no re­quie­re de re­car­ga pe­rió­di­ca.

Fun­cio­na­li­dad. Es ca­paz de pro­por­cio­nar ca­le­fac­ción, re­fri­ge­ra­ción y agua ca­lien­te, in­clu­so me­dian­te un so­lo equi­po, por lo que es útil to­do el año. Es po­si­ble, igual­men­te, en­con­trar equi­pos so­lo pa­ra cli­ma­ti­zar y so­lo pa­ra pro­duc­ción de agua ca­lien­te.

En­fo­que “green buil­ding”

Co­mo se ha apun­ta­do al ini­cio de es­te re­por­ta­je, pa­ra los es­ta­ble­ci­mien­tos ho­te­le­ros la cli­ma­ti­za­ción se si­túa en un ni­vel má­xi­mo de im­por­tan­cia en el ob­je­ti­vo de con­se­guir el con­fort y bie­nes­tar de los clien­tes. Tal co­mo apun­ta En­ri­que Gó­mez Pas­cual, de Ca­rrier Es­pa­ña, “el con­fort cli­má­ti­co, la ca­li­dad am­bien­tal, la dis­po­ni­bi­li­dad de agua ca­lien­te pa­ra usos di­ver­sos, la fia­bi­li­dad del sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción y la dis­po­ni­bi­li­dad per­ma­nen­te del mis­mo, son ele­men­tos fun­da­men­ta­les a con­si­de­rar den­tro de los fac­to­res de éxi­to”. Y en la con­se­cu­ción de es­tos fac­to­res de éxi­to, afir­ma Gó­mez Pas­cual, “hay cin­co ele­men­tos cla­ve: fia­bi­li­dad y con­ti­nui­dad ope­ra­ti­va de las ins­ta­la­cio­nes; sa­tis­fac­ción de los usua­rios; sis­te­mas de ba­jo im­pac­to me­dioam­bien­tal y no con­di­cio­na­dos por li­mi­ta­cio­nes nor­ma­ti­vas; efi­cien­cia ener­gé­ti­ca; y fa­ci­li­dad de ser­vi­cio y man­te­ni­mien­to. Por ello, las ra­zo­nes de uso de una bom­ba de ca­lor po­drían re­su­mir­se en una so­la idea: la elec­ción de un ade­cua­do sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción pa­ra los con­di­cio­nan­tes exis­ten­tes en ca­da ubi­ca­ción y la im­plan­ta­ción de un co­rrec­to man­te­ni­mien­to es­tán en­tre las cau­sas raíz de la su­per­vi­ven­cia de un ne­go­cio. Y la bom­ba de ca­lor es un ca­ta­li­za­dor cla­ve pa­ra el cum­pli­mien­to del es­ce­na­rio des­cri­to”.

Cua­tro son las ten­den­cias de mer­ca­do se­gún En­ri­que Gó­mez Pas­cual que apo­yan el uso de la bom­ba de ca­lor: “En­fo­que “Green Buil­ding”; En­fo­que orien­ta­do a la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca a di­fe­ren­tes ni­ve­les, apo­ya­do en las Di­rec­ti­vas de EcoDi­se­ño; En­fo­que al im­pac­to am­bien­tal; y En­fo­que al man­te­ni­mien­to co­mo ga­ran­te de la fia­bi­li­dad y dis­po­ni­bi­li­dad de las ins­ta­la­cio­nes, y de la con­ti­nui­dad en el tiem­po de la efi­cien­cia con­tem­pla­da en el di­se­ño del pro­yec­to”.

Si­guien­do es­ta lí­nea ar­gu­men­tal, des­de Dai­kin tam­bién se­ña­lan que “la elec­ción del sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción de un ho­tel tie­ne un im­pac­to di­rec­to en el bie­nes­tar de sus clien­tes du­ran­te la es­tan­cia, por lo que se con­vier­te en un as­pec­to im­por­tan­te pa­ra la ex­pe­rien­cia de los hués­pe­des. Ade­más, es fun­da­men­tal te­ner en cuen­ta que un al­to por­cen­ta­je del gas­to ener­gé­ti­co de un ho­tel va des­ti­na­do a los sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción, el aho­rro que pue­de su­po­ner un sis­te­ma de bom­ba de ca­lor en el con­jun­to de gas­to del ho­tel pue­de ter­mi­nar sien­do muy sig­ni­fi­ca­ti­vo. En es­te sen­ti­do, se­gún la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ho­te­les (CEHAT) y el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Ho­te­le­ro (ITH), las bom­bas de ca­lor pue­den ge­ne­rar un aho­rro de hasta el 35% en los cos­tes ener­gé­ti­cos de un ho­tel. Lo cual su­po­ne un aho­rro muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en el des­em­bol­so que rea­li­za un es­ta­ble­ci­mien­to ho­te­le­ro pa­ra cu­brir sus gas­tos ener­gé­ti­cos”.

El aho­rro ener­gé­ti­co, se­gún Susana Oli­vo, de Mit­su­bis­hi Heavy In­dus­tries (Lu­mel­co), es “la prin­ci­pal razón pa­ra la elec­ción por un clien­te ho­te­le­ro de un sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción de bom­ba de ca­lor, vién­do­se un aho­rro real en la fac­tu­ra eléc­tri­ca, así co­mo tam­bién la sen­ci­llez en la ins­ta­la­ción del mis­mo fren­te a otros sis­te­mas. La bom­ba de ca­lor es un sis­te­ma ca­paz de pro­por­cio­nar re­fri­ge­ra­ción, ca­le­fac­ción e in­clu­so al­gu­nos equi­pos, agua ca­lien­te sa­ni­ta­ria. Es­to uni­do a un man­te­ni­mien­to sen­ci­llo y sin ne­ce­si­dad de car­gas pe­rió­di­cas ha­ce que sea el sis­te­ma idó­neo pa­ra un ho­tel”.

El cam­bio a un sis­te­ma de bom­ba de ca­lor

Pe­se a to­dos es­tos be­ne­fi­cios, to­mar la de­ci­sión de cam­biar el sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción con­ven­cio­nal de un es­ta­ble­ci­mien­to por uno de bom­ba de ca­lor pue­de ge­ne­rar cier­tas du­das. ¿Es sen­ci­llo ese cam­bio? ¿Exis­te al­gu­na ne­ce­si­dad u obli­ga­to­rie­dad pre­via pa­ra dar ese pa­so? Ma­nuel Herrero, ad­jun­to a la Di­rec­ción Ge­ne­ral de la Aso­cia­ción de Fa­bri­can­tes de Equi­pos de Cli­ma­ti­za­ción (AFEC), apun­ta que an­tes de aco­me­ter una re­for­ma “es im­pres­cin­di­ble rea­li­zar un es­tu­dio pre­vio del es­ta­do en el que se en­cuen­tra la ins­ta­la­ción y ha­cer una eva­lua­ción de la ne­ce­si­dad, así co­mo una de­fi­ni­ción de po­si­bles al­ter­na­ti­vas y una es­ti­ma­ción de cos­tes”. “La sus­ti­tu­ción de un sis­te­ma con­ven­cio­nal por uno de bom­ba de ca­lor -co­men­ta Ma­nuel Herrero- re­quie­re unas la­bo­res de adap­ta­ción que va­rían mu­cho, se­gún la apli­ca­ción de que se tra­te y de los objetivos que se pre­ten­dan cu­brir. Pue­den

ir des­de, sim­ple­men­te, el rem­pla­zo de un equi­po pro­duc­tor de ca­le­fac­ción por una bom­ba de ca­lor que fun­cio­ne en las mis­mas con­di­cio­nes, sin cam­biar la ins­ta­la­ción y con el fin de me­jo­rar la efi­cien­cia, hasta la sus­ti­tu­ción com­ple­ta de la ins­ta­la­ción con el ob­je­to de apro­ve­char al má­xi­mo las po­si­bi­li­dad que ofre­ce la bom­ba de ca­lor, otor­gán­do­le al sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción nu­me­ro­sas ven­ta­jas adi­cio­na­les, co­mo por ejem­plo fun­cio­nar a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra, in­cor­po­rar la re­fri­ge­ra­ción, in­te­gra­ción con la ins­ta­la­ción de ven­ti­la­ción, etc.”. Pa­ra En­ri­que Gó­mez Pas­cual, Res­pon­sa­ble de Pro­duc­to Lar­ge Systems de Ca­rrier Es­pa­ña, “ha­ce ya tiem­po que los es­ta­ble­ci­mien­tos ho­te­le­ros iden­ti­fi­ca­ron la ido­nei­dad de los sis­te­mas de bom­ba de ca­lor pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des. Co­mo es ló­gi­co, da­das las múl­ti­ples ar­qui­tec­tu­ras y con­fi­gu­ra­cio­nes de los sis­te­mas bom­ba de ca­lor, el prin­ci­pal ries­go de error se cen­tra en la no ade­cua­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas del equi­po se­lec­cio­na­do a los re­qui­si­tos rea­les de la ins­ta­la­ción, dan­do lu­gar a la fal­ta de co­ber­tu­ra de las ne­ce­si­da­des o a la fal­ta de con­fort de los usua­rios”. Un pro­ble­ma que tal co­mo de­ta­lla Gó­mez Pas­cual tie­ne “di­ver­sas ver­tien­tes. En nu­me­ro­sos ca­sos, se ado­le­ce de una fal­ta de de­fi­ni­ción de las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes que con­di­cio­nan el fun­cio­na­mien­to re­que­ri­do a la ins­ta­la­ción. La fal­ta de aná­li­sis de las ne­ce­si­da­des de par­ti­da ge­ne­ra cier­ta in­de­fi­ni­ción que se tras­la­da a la se­lec­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas re­que­ri­das en el pro­duc­to a ins­ta­lar. En otros ca­sos, la es­pe­ci­fi­ca­ción es­tá ple­na­men­te des­cri­ta, pe­ro la fal­ta de in­for­ma­ción real del pro­duc­to o el ob­je­ti­vo mal en­ten­di­do de ajus­tar la in­ver­sión ini­cial aca­ban por fal­sear la so­lu­ción apor­ta­da, que no es ca­paz de ope­rar en las con­di­cio­nes re­que­ri­das o que es in­ca­paz de al­can­zar los objetivos tér­mi­cos pro­pues­tos”.

En opi­nión de Susana Oli­vo, Pro­duct Ma­na­ger Ae­ro­ter­mia de Mit­su­bis­hi Heavy In­dus­tries (Lu­mel­co), ese cam­bio “no es un pro­ce­so, a prio­ri, que ge­ne­re mu­chos in­con­ve­nien­tes, ya que la mo­du­la­ri­dad de los sis­te­mas per­mi­te que se pue­da ir abor­dan­do la ins­ta­la­ción por zo­nas. De la mis­ma ma­ne­ra, exis­ten equi­pos que per­mi­ten con­ser­var las tu­be­rías exis­ten­tes e in­clu­so las uni­da­des ter­mi­na­les y cam­biar úni­ca­men­te el sis­te­ma de pro­duc­ción de ener­gía, que en es­te ca­so se­ría el equi­po bom­ba de ca­lor”. Lo que sí que es ne­ce­sa­rio ha­cer an­tes de dar el pa­so, re­cal­ca Oli­vo, “es ve­ri­fi­car si las tu­be­rías exis­ten­tes son acor­des al nue­vo sis­te­ma, que es­tén en buen es­ta­do y si el equi­po an­te­rior tra­ba­ja­ba con un re­fri­ge­ran­te dis­tin­to al que se quie­re ins­ta­lar, ade­más de ase­gu­rar­nos de rea­li­zar una lim­pie­za ex­haus­ti­va del cir­cui­to de tu­be­rías. Y por su­pues­to, pre­vio a la ins­ta­la­ción del nue­vo sis­te­ma, se de­be­rá es­tu­diar la ne­ce­si­dad de la de­man­da del edi­fi­cio pa­ra ade­cuar­lo a una car­ga tér­mi­ca idó­nea pa­ra no so­bre­di­men­sio­nar los equi­pos y ob­te­ner un aho­rro ener­gé­ti­co óp­ti­mo”.

Des­de Eurofred tam­bién apun­tan la ne­ce­si­dad de pre­sen­tar “un es­tu­dio de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca don­de mos­trar las re­duc­cio­nes de con­su­mo, ya que de­pen­dien­do de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma se dis­po­nen de ayu­das pa­ra la ins­ta­la­ción de es­te ti­po de sis­te­mas en sus­ti­tu­ción de equi­pos me­nos efi­cien­tes. Es una reali­dad que ca­da vez más el sec­tor es­tá con­cien­cia­do so­bre la ins­ta­la­ción y fun­cio­na­mien­to de la bom­ba de ca­lor, ya que pro­por­cio­na una re­duc­ción del con­su­mo ener­gé­ti­co en­torno al 40% en fun­ción de la apli­ca­ción”.

En cual­quier ca­so, el mo­men­to óp­ti­mo pa­ra pro­ce­der al cam­bio del sis­te­ma con­ven­cio­nal por uno de bom­ba de ca­lor pa­ra la cli­ma­ti­za­ción, afir­ma Be­lén Puen­te de Hi­plus Ai­re Acon­di­cio­na­do, es “el de la re­for­ma in­te­gral del es­ta­ble­ci­mien­to”. Un pro­ce­so que se­rá más sen­ci­llo, aña­den des­de Dai­kin, si esa tran­si­ción “la po­ne­mos en ma­nos de un pro­fe­sio­nal. En nues­tro sec­tor con­ta­mos con em­pre­sas muy cua­li­fi­ca­das con ca­pa­ci­dad pa­ra cu­brir to­das las eta­pas del pro­ce­so, des­de su es­tu­dio ini­cial, eje­cu­ción, di­rec­ción de obra e in­clu­so ser­vi­cio post­ven­ta”.

Ae­ro­ter­mia, hi­dro­ter­mia y geo­ter­mia

Los tres sis­te­mas exis­ten­tes -ae­ro­ter­mia, hi­dro­ter­mia y geo­ter­mia- cuen­tan con di­fe­ren­tes pe­cu­lia­ri­da­des, y sus po­si­bi­li­da­des de ins­ta­la­ción de­pen­den en gran me­di­da, tal co­mo se­ña­la Ma­nuel Herrero, ad­jun­to a la Di­rec­ción Ge­ne­ral de AFEC, “del en­torno en el que se en­cuen­tren ubi­ca­das. En ca­sos en los que se pue­de con­tar con una zo­na de te­rreno que ten­ga bue­nas ca­rac­te­rís­ti­cas en cuan­to a po­si­bi­li­da­des de in­ter­cam­bio tér­mi­co y de si­tuar son­das geo­tér­mi­cas, o en las que exis­te una fuen­te hi­dráu­li­ca ac­ce­si­ble, las bom­bas de ca­lor geo­tér­mi­cas/hi­dro­tér­mi­cas ofre­cen gran­des po­si­bi­li­da­des. Y en los ca­sos en que hay un fá­cil ac­ce­so a cu­bier­tas y te­rra­zas ex­te­rio­res, las bom­bas de ca­lor ae­ro­tér­mi­cas son una bue­na al­ter­na­ti­va”.

Des­de la pers­pec­ti­va de la sen­ci­llez de ins­ta­la­ción, Be­lén Puen­te, de Hi­plus Ai­re Acon­di­cio­na­do, or­de­na las dis­tin­tas tec­no­lo­gías de más sen­ci­llas a más com­ple­jas de la si­guien­te ma­ne­ra: ae­ro­ter­mia, hi­dro­ter­mia y geo­ter­mia. “Los sis­te­mas geo­tér­mi­cos -ar­gu­men­ta Be­lén Puen­te- son muy com­pli­ca­dos de im­ple­men­tar y téc­ni­ca­men­te no siem­pre es fac­ti­ble su uti­li­za­ción. Los sis­te­mas ti­po agua-ai­re son sen­ci­llos, si bien se vuel­ven más cos­tos de man­te­ner du­ran­te su vi­da útil. Por tan­to, nos que­dan los sis­te­mas que em­plean el ai­re co­mo flui­do de in­ter­cam­bio co­mo los más ex­ten­sa­men­te em­plea­dos por su ma­yor sen­ci­llez de eje­cu­ción”.

En es­ta lí­nea, Susana Oli­vo de Mit­su­bis­hi Heavy In­dus­tries (Lu­mel­co), apun­ta que el sis­te­ma de geo­ter­mia “pro­por­cio­na unos ren­di­mien­tos muy al­tos, pe­ro tie­ne el in­con­ve­nien­te del son­deo del te­rreno, lo que en al­gu­nas zo­nas pue­de su­po­ner un pro­ble­ma e in­clu­so ele­var la in­ver­sión eco­nó­mi­ca del pro­yec­to. En cuan­to a los sis­te­mas de ae­ro­ter­mia, por lo ge­ne­ral son sis­te­mas más sen­ci­llos a la ho­ra de ins­ta­lar­los. Un sis­te­ma ai­re-ai­re ha­ce la tras­fe­ren­cia de ca­lor por me­dio de un re­fri­ge­ran­te que se tras­la­da de la uni­dad ex­te­rior a las uni­da­des in­te­rio­res. Lo que ne­ce­si­ta­mos es ubi­ca­ción de la uni­dad ex­te­rior, de las uni­da­des in­te­rio­res y rea­li­zar el en­tra­ma­do de las tu­be­rías, sin ne­ce­si­dad de in­cor­po­rar bom­bas al cir­cui­to ya que las pro­pias má­qui­nas es­tán pre­pa­ra­das pa­ra ello. Mien­tras que en un sis­te­ma de ae­ro­ter­mia ai­re-agua, en con­cre­to una bom­ba de ca­lor pa­ra pro­por­cio­nar ACS al sis­te­ma, pue­de apro­ve­char to­da la red de fon­ta­ne­ría exis­ten­te y sim­ple­men­te cam­bian­do el sis­te­ma de pro­duc­ción an­ti­guo (por ejem­plo, una cal­de­ra) por la bom­ba de ca­lor ten­dría­mos re­no­va­do el sis­te­ma be­ne­fi­cián­do­nos del im­por­tan­te aho­rro ener­gé­ti­co con esa ins­ta­la­ción”. En cual­quier ca­so, en opi­nión del Res­pon­sa­ble de Pro­duc­to Lar­ge Systems de Ca­rrier Es­pa­ña, “más que ha­blar de sen­ci­llez de ins­ta­la­ción/sis­te-

ma se­lec­cio­na­do, ha­bría que ha­blar de la eva­lua­ción de los re­qui­si­tos con­di­cio­nan­tes de la ins­ta­la­ción (con­di­cio­nes ope­ra­ti­vas, me­dios de in­ter­cam­bio tér­mi­co dis­po­ni­ble y nor­ma­ti­va apli­ca­ble), de las prio­ri­da­des es­ta­ble­ci­das por la pro­pie­dad y sus ven­ta­jas di­fe­ren­cia­les, y de las pre­mi­sas de eva­lua­ción eco­nó­mi­ca se­lec­cio­na­das pa­ra el pro­yec­to, que sue­le im­pli­car una pri­me­ra de­ci­sión so­bre el cri­te­rio de va­lo­ra­ción a se­guir: in­ver­sión ini­cial co­mo fo­co del pro­yec­to fren­te al en­fo­que orien­ta­do ha­cia la va­lo­ra­ción del ci­clo de vi­da del sis­te­ma”.

Y siem­pre, co­mo re­cal­can des­de Dai­kin, se­rán los ins­ta­la­do­res “quie­nes me­jor pue­den de­ter­mi­nar las par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da sis­te­ma y los fac­to­res que hay que te­ner en cuen­ta pa­ra su ins­ta­la­ción. En el ca­so de los ho­te­les, las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da com­ple­jo ho­te­le­ro de­ter­mi­nan el sis­te­ma más in­di­ca­do pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des del es­ta­ble­ci­mien­to y son los ins­ta­la­do­res los más in­di­ca­dos pa­ra acon­se­jar a la ho­ra de es­co­ger al­gu­na de las tres op­cio­nes: ae­ro­ter­mia, ai­re-agua y geo­ter­mia”.

Man­te­ni­mien­to

Otro de los “ma­ti­ces” im­por­tan­tes a te­ner en cuen­ta en cual­quier sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción es su man­te­ni­mien­to. Un as­pec­to, se­gún En­ri­que Gó­mez Pas­cual, en el que “aun­que se ha avan­za­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en los úl­ti­mos años, en gran par­te por la pre­sión del Re­gla­men­to de Ins­ta­la­cio­nes Tér­mi­cas en los Edi­fi­cios (RI­TE), el man­te­ni­mien­to del cli­ma ha si­do, du­ran­te cier­to tiem­po, el gran ol­vi­da­do del sec­tor. Plan­tea­do his­tó­ri­ca­men­te co­mo un fac­tor de cos­te, to­da­vía que­da un lar­go re­co­rri­do pa­ra que se iden­ti­fi­que al man­te­ni­mien­to co­mo un fac­tor de in­ver­sión”. De to­das for­mas, aña­de Gó­mez Pas­cual, “se em­pie­za a ser cons­cien­te de que el man­te­ni­mien­to es el úni­co pro­ce­so ca­paz de ga­ran­ti­zar la ‘con­ti­nui­dad’ en el tiem­po del ni­vel de fun­cio­na­mien­to del equi­po y del ren­di­mien­to ener­gé­ti­co con que ini­cial­men­te se di­se­ñó el sis­te­ma y, lo que es más im­por­tan­te, el úni­co pro­ce­so ca­paz de ge­ne­rar pro­ce­sos de op­ti­mi­za­ción de la ins­ta­la­ción que pue­den in­cre­men­tar es­ta efi­cien­cia y el gra­do de con­fort aso­cia­do a la ope­ra­ción del sis­te­ma”.

Par­tien­do de es­ta pre­mi­sa, el man­te­ni­mien­to de una bom­ba de ca­lor res­pec­to a otros equi­pos es, se­gún Susana Oli­vo de Mit­su­bis­hi Heavy In­dus­tries (Lu­mel­co), “sen­ci­llo y sin nor­ma­ti­vas le­ga­les que lo acom­pa­ñen, co­mo es el ca­so de una cal­de­ra o de un sis­te­ma so­lar. La avanzada tec­no­lo­gía de es­tos sis­te­mas ha­ce que por me­dio de los man­dos de con­trol se pue­dan leer los pa­rá­me­tros de fun­cio­na­mien­to de las má­qui­nas pa­ra com­pro­bar si el sis­te­ma es­tá tra­ba­jan­do de ma­ne­ra óp­ti­ma o no. De la mis­ma ma­ne­ra, en ca­so de que se pro­duz­ca una ave­ría los man­dos mues­tran un có­di­go de error pa­ra in­di­car­nos que es lo que le su­ce­de al sis­te­ma. Las par­ti­cu­la­ri­da­des que pue­de te­ner es­te sis­te­ma es ha­cer un man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo en cuan­to a la lim­pie­za de fil­tros así co­mo de las ba­te­rías de la uni­dad ex­te­rior, pe­ro no son sis­te­mas que ten­gan que re­car­gar­se de gas ni rea­li­zar sus­ti­tu­ción de pie­zas de ma­ne­ra pro­gra­ma­da”.

Esa sen­ci­llez es tam­bién pues­ta de ma­ni­fies­to por Be­lén Puen­te, de Hi­plus Ai­re Acon­di­cio­na­do, quien in­ci­de en “la im­por­tan­cia de que se lle­ven a ca­bo, no só­lo pa­ra cum­plir la le­gis­la­ción vi­gen­te sino tam­bién pa­ra pro­lon­gar la vi­da útil del sis­te­ma. Un buen man­te­ni­mien­to va a con­tri­buir a man­te­ner ba­jo con­trol los cos­tes del sis­te­ma y a que el mis­mo si­ga sien­do efi­cien­te du­ran­te to­da su vi­da útil”. Des­de Dai­kin tam­bién re­sal­tan “el tra­ba­jo que se vie­ne rea­li­za­do des­de ha mu­cho tiem­po pa­ra desa­rro­llar equi­pos ca­da vez más sen­ci­llos y fá­ci­les de ma­ne­jar, a los que se in­cor­po­ran más sis­te­mas de se­gu­ri­dad pa­ra pro­te­ger­los”.

Re­torno de la in­ver­sión ba­sa­da en el aho­rro

Es­ta­ble­cer cuál es la in­ver­sión ne­ce­sa­ria pa­ra ins­ta­lar un sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción por bom­ba de ca­lor es com­pli­ca­do de­bi­do a las di­fe­ren­tes va­ria­bles que in­ci­den en ello. Des­de el ti­po de ac­tua­ción en el que se in­ter­ven­drá (obra nue­va o reha­bi­li­ta­ción) hasta la ti­po­lo­gía del pro­pio es­ta­ble­ci­mien­to ho­te­le­ro y su ca­te­go­ría. En es­te sen­ti­do, Be­lén Puen­te, que ha­ce la dis­tin­ción en­tre nue­va cons­truc­ción y reha­bi­li­ta­ción de un ho­tel exis­ten­te, es­ti­ma que “en el pri­mer es­ce­na­rio (ho­tel de nue­va cons­truc­ción) el por­cen­ta­je so­bre el to­tal de la in­ver­sión del sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción por bom­ba de ca­lor pue­de su­po­ner en­tre un 10 y un 15% de la mis­ma. Sin em­bar­go, en una reha­bi­li­ta­ción de un ho­tel exis­ten­te, don­de se pre­ten­de rea­li­zar un cam­bio de ima­gen y una re­no­va­ción de su sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción, és­te pue­de su­po­ner en­tre un 40 y un 50% de la in­ver­sión ne­ce­sa­ria. Por su­pues­to, los va­lo­res ci­ta­dos son orientativos y la dis­per­sión de los mis­mos, se­gún los re­que­ri­mien­tos es­pe­cí­fi­cos de ca­da ho­tel, es muy am­plia”.

De la mis­ma opi­nión es Susana Oli­vo, pa­ra quien la es­ti­ma­ción del por­cen­ta­je de la in­ver­sión de­pen­de­rá “de la reha­bi­li­ta­ción que se ha­ga y del ti­po de ho­tel que sea”. De to­das for­mas, apun­ta Oli­vo, “lo im­por­tan­te en es­tos ca­sos es te­ner en cuen­ta que la amor­ti­za­ción del sis­te­ma se­rá re­tor­na­da en un pe­río­do re­la­ti­va­men­te cor­to, ya que los sis­te­mas bom­ba de ca­lor ac­tua­les cuen­tan con unos ren­di­mien­tos muy su­pe­rio­res a los que ha­bía ha­ce años, don­de se tra­ba­ja­ban con otro ti­po de re­fri­ge­ran­tes y la tec­no­lo­gía no es­ta­ba tan desa­rro­lla­da pre­sen­tan­do tam­bién un ren­di­mien­to muy su­pe­rior fren­te a otros sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción”.

Pa­ra Be­lén Puen­te, pa­ra ha­blar de pe­rio­do de re­torno “ha­bría que es­pe­ci­fi­car cuál es la al­ter­na­ti­va a ana­li­zar. La tec­no­lo­gía bom­ba de ca­lor tie­ne unos ren­di­mien­tos es­ta­cio­na­les muy ele­va­dos, lo que con­tri­bu­ye a unos gas­tos de ope­ra­ción mí­ni­mos. Ade­más, las la­bo­res de man­te­ni­mien­to que ne­ce­si­tan son muy bá­si­cas y eco­nó­mi­cas. To­do ello con­tri­bu­ye a que sea uno de los sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción más com­pe­ti­ti­vos del mer­ca­do”.

Des­de Dai­kin, tam­bién apun­tan que ese re­torno es­ta­rá mar­ca­do “no só­lo por la efi­cien­cia del sis­te­ma sino por el sis­te­ma de ca­le­fac­ción pre­ce­den­te, pre­cios del com­bus­ti­ble, por los pa­rá­me­tros de uso, va­lo­res de ajus­te del sis­te­ma y el nú­me­ro de ho­ras de fun­cio­na­mien­to. Los pe­rio­dos pue­den va­riar en­tre los 5 y 10 años, Lo que sí es im­por­tan­te es rea­li­zar un co­rrec­to man­te­ni­mien­to de los equi­pos, de for­ma que la cur­va de re­torno con el pa­so del tiem­po no cai­ga y se ma­xi­mi­ce el re­torno de la in­ver­sión”.

Te­nien­do en cuen­ta que es di­fí­cil es­ta­ble­cer la cuan­tía del aho­rro de una for­ma ge­ne­ral (de­bi­do a que las con­di­cio­nes ope­ra­ti­vas de los ho­te­les son muy am­plias, las tem­po­ra­das de aper­tu­ra di­ver­sas, la ocu­pa­ción va­ria­ble de un com­ple­jo a otro…), En­ri­que Gó­mez Pas­cual, de Ca­rrier Es­pa­ña, aña­de al­gu­nos ra­tios -siem­pre que se ten­ga cla­ro que de­ben con­si­de­rar­se a ni­vel in­for­ma­ti­vo“que ayu­dan a es­ti­mar ten­den­cias: la im­plan­ta­ción de un sis­te­ma de con­trol del am­bien­te de las ins­ta­la­cio­nes, con li­mi­ta­cio­nes en la va­ria­bi­li­dad de las con­sig­nas por par­te de los usua­rios y con pro­gra­ma­ción por ocu­pa­ción pue­de lle­gar a re­du­cir el con­su­mo de las ha­bi­ta­cio­nes en un 25%; la uti­li­za­ción de mo­to­res EC en las uni­da­des ter­mi­na­les pue­de lle­gar a re­du­cir el con­su­mo de mo­to­res de los ter­mi­na­les en un 45%; la re­cu­pe­ra­ción de ca­lor del ci­clo pue­de lle­gar a re­du­cir el con­su­mo ener­gé­ti­co en com­bus­ti­ble al­ter­na­ti­vo de ca­le­fac­ción en un 40%.; la mejora de la tec­no­lo­gía-efi­cien­cia del ge­ne­ra­dor es muy va­ria­ble en fun­ción del pun­to de par­ti­da: una uni­dad con una efi­cien­cia es­ta­cio­nal (ESEER) de 4,31 lle­ga a re­du­cir el con­su­mo eléc­tri­co en un 30% fren­te a una uni­dad de ESEER=3,1; y la uti­li­za­ción de gru­pos de bom­beo va­ria­bles im­pli­can un in­cre­men­to de la efi­cien­cia del sis­te­ma ge­ne­ra­dor-bom­bas des­de un 3% a ci­fras su­pe­rio­res al 10%, en fun­ción de la ar­qui­tec­tu­ra hi­dráu­li­ca aso­cia­da al sis­te­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.