Un subterráneo con un se­cre­to bien guar­da­do

Hosteleria, Design, Equipment, Foodservice y Beverage - - SUMARIO -

El Bar Clan­des­tino Cock­tail & Mu­sic es uno de los úl­ti­mos pro­yec­tos con más so­le­ra de Inés Be­na­vi­des. La in­terio­ris­ta ma­dri­le­ña se ha vol­ca­do en es­te sin­gu­lar es­pa­cio, de­di­ca­do al ocio, con un des­lum­bran­te re­sul­ta­do fi­nal. Un sor­pren­den­te rin­cón ubi­ca­do en el co­ra­zón de Ma­drid (ba­rrio Sa­la­man­ca), que ade­más fue el pri­mer “Spea­keasy” que se hi­zo en Ma­drid, y eso que so­lo tie­ne po­co más de un año.

Ubi­ca­do en un só­tano del Ba­rrio de Sa­la­man­ca, al que hay que ac­ce­der por una puer­ta se­cre­ta, es­te es­pa­cio úni­co y di­fe­ren­te, con un as­pec­to un tan­to des­tar­ta­la­do a la vez que mis­te­rio­so, co­mo su nom­bre in­di­ca, si­gue la es­te­la de los ba­res clan­des­ti­nos ame­ri­ca­nos de la ley se­ca, y de los clubs de jazz de los años 20-30 del si­glo XX. De­co­ra­do con la im­pron­ta in­con­fun­di­ble de Inés Be­na­vi­des, es­te ori­gi­nal es­pa­cio es­tá pen­sa­do pa­ra to­mar una co­pa con bue­na mú­si­ca pe­ro, so­bre to­do, pa­ra sor­pren­der, pa­ra no de­jar in­di­fe­ren­te a na­die...

La in­terio­ris­ta ha que­ri­do y con­se­gui­do crear un en­torno mis­te­rio­so con un pun­to ca­na­lla pe­ro a la vez cá­li­do y agra­da­ble, gra­cias a, en­tre otras co­sas, una es­tu­dia­da ilu­mi­na­ción, al enor­me tram­pan­to­jo que nos en­con­tra­mos al ba­jar, y a la crea­ción de zo­nas res­guar­da­das que re­cuer­dan a los clubs in­gle­ses y que in­vi­tan a lar­gas con­ver­sa­cio­nes... To­do pa­re­ce ro­to, vie­jo y des­tar­ta­la­do, pe­ro to­do es­tá pen­sa­do pa­ra que el clien­te se sien­ta arro­pa­do en un am­bien­te con­for­ta­ble. Ba­sán­do­se en los ba­res clan­des­ti­nos pro­pios de la ley se­ca, y en los clubs de jazz don­de los rea­li­za­ban sus que­da­das, Inés Be­na­vi­des con­si­gue una at­mós­fe­ra atí­pi­ca a la vez que sor­pren­den­te pa­ra un bar, con una de­co­ra­ción ecléc­ti­ca muy sor­pren­den­te que jue­ga con una mez­cla in­só­li­ta y des­con­cer­tan­te de co­lo­res, ma­te­ria­les, mo­bi­lia­rio y ob­je­tos. Co­mo ella mis­ma co­men­ta, en­tre ri­sas: “¿Qué ha­ce una ca­ma de ni­ño con una col­cha de “la abue­li­ta” en un lu­gar así? No es­tá cla­ro, pe­ro cu­rio­sa­men­te es el rin­cón don­de más les gus­ta sen­tar­se a los clien­tes”.

En el Bar Clan­des­tino Cock­tail & Mu­sic to­do es­tá cui­da­do hasta el más mí­ni­mo de­ta­lle. Por eso, los cóc­te­les, la mú­si­ca, la ilu­mi­na­ción y la de­co­ra­ción se com­bi­nan pa­ra brin­dar una ex­pe­rien­cia úni­ca a la vez que pla­cen­te­ra, don­de fun­cio­na­li­dad y prac­ti­ci­dad se aú­nan en una ba­rra es­pa­cio­sa en la­dri­llo vis­to que sub­ra­ya el es­pa­cio diá­fano del lo­cal y se con­vier­te en el al­ma del lu­gar.

Pa­ra Be­na­vi­des, es­te pro­yec­to ha re­sul­ta­do muy di­ver­ti­do por lo in­só­li­to y por las gran­des do­sis de hu­mor que lo han acom­pa­ña­do, y de las cua­les la obra se ha im­preg­na­do. En es­te lu­gar se han pues­to en prác­ti­ca ideas di­fí­cil­men­te tras­la­da­das a otros pro­yec­tos y que han des­con­cer­ta­do a la ho­ra de lle­var­los a ca­bo. Por ejem­plo, Inés co­men­ta al res­pec­to: “… Los al­ba­ñi­les no en­ten­dían y se pre­gun­ta­ban por qué te­nían que ha­cer las ba­rras del bar, pa­ra más tar­de rom­per­las. Es­to ex­pli­ca el to­que de­sen­fa­da­do que tie­nen, con pin­ce­la­das de pin­tu­ra y al­gu­nos ro­tos”.

Inés Be­na­vi­des ha que­ri­do crear un lu­gar con as­pec­to vin­ta­ge, de­cré­pi­to, ro­to, de as­pec­to vie­jo… que apor­ta­se y sub­ra­ya­se el con­cep­to “clan­des­tino” del lo­cal, res­pe­tan­do la es­truc­tu­ra ori­gi­nal, una bó­ve­da con la­dri­llo vis­to. Una acla­ra­ción ne­ce­sa­ria: to­do es­tá ro­to y vie­jo sal­vo, evi­den­te­men­te, el ba­ño, que es­tá siem­pre im­pe­ca­ble.

Co­mo apor­ta­ción es­pe­cial ca­be des­ta­car que la in­terio­ris­ta ha apro­ve­cha­do las pa­re­des se­mi­de­rrui­das pa­ra in­cor­po­rar en sus grie­tas lu­ces, de don­de sa­le una lu­mi­no­si­dad te­nue que sub­ra­ya el am­bien­te pe­cu­liar del lu­gar. Y un úl­ti­mo de­ta­lle: pa­ra ac­ce­der a es­te sin­gu­lar bar, y en lí­nea con el ha­lo clan­des­tino que lo en­vuel­ve, hay que ser co­no­ce­dor de la mis­te­rio­sa con­tra­se­ña que so­li­ci­tan en la puer­ta… Sin du­da un bar que, más allá de ex­pli­car, hay que ex­pe­ri­men­tar.

Bar Clan­des­tino

Ca­lle Cid, 1. 28001 Ma­drid

In­terio­ris­mo: Inés Be­na­vi­des – www.ines­be­na­vi­des.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.