Sa­ra Se­rrat: “No se pue­de vi­vir del fútbol fe­me­nino

Con 23 años su apues­ta por sí mis­ma le ha lle­va­do a lo más al­to No usa ad­je­ti­vos pa­ra de­fi­nir el de­por­te que tan­to quie­re: “Al fútbol no hay que po­ner­le la eti­que­ta de mas­cu­lino o fe­me­nino”

Huelva Informacion - - Portada -

JU­GA­DO­RA del Spor­ting Puer­to de Huel­va, in­ter­na­cio­nal con la ab­so­lu­ta, con una es­cue­la de por­te­ros, es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­ria… Y co­la­bo­ra­do­ra en me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

–¿De dón­de sa­ca tiem­po pa­ra to­do?

–Lo fun­da­men­tal es sa­ber or­ga­ni­zar­se y po­ner­se siem­pre unas me­tas. Des­de un prin­ci­pio he es­ta­do tan­to con el fútbol co­mo con los es­tu­dios, des­de los 13 años que em­pe­cé y mi ma­dre siem­pre me exi­gía que fue­ra cum­plien­do pa­ra se­guir con el fútbol y lle­var­lo más ade­lan­te. Tu­ve la suer­te que des­de pe­que­ña me lla­ma­ron con la se­lec­ción na­cio­nal y an­da­lu­za, y des­de los 13 o 14 años es­tu­ve com­pa­gi­nan­do en­tre­na­mien­tos, se­lec­cio­nes y es­tu­dios. Des­de pe­que­ñi­ta he sa­bi­do com­pa­gi­nar, te­ner un or­ga­ni­gra­ma. Te­ner unas me­tas y unos ob­je­ti­vos ha­ce que sa­ques tiem­po de don­de no lo hay. –¿Cues­ta más por ser mu­jer? –No creo que cues­te más el he­cho de lle­gar a las as­pi­ra­cio­nes que una ten­ga, pe­ro sí que es cier­to que el fútbol es un mun­do que era de hom­bres, por así de­cir­lo, y ya po­co a po­co se es­tá abrien­do un po­co más a la fa­ce­ta de la mu­jer. En la es­cue­la de por­te­ros sí que es cier­to que no ten­go nin­gún pro­ble­ma por­que los pa­dres con­fían tan­to en mi tra­ba­jo. Da igual que fue­ra una mu­jer o un hom­bre, creo que tam­bién mi ex­pe­rien­cia y mi for­ma­ción de­por­ti­va ha­cen mu­cho. Pe­ro sí es cier­to que el fútbol fe­me­nino no se pue­de equi­pa­rar al mas­cu­lino.

–¿Se ha te­ni­do que en­fren­tar a mu­chos es­te­reo­ti­pos?

–Des­de chi­ca ju­ga­ba en el co­le con los ni­ños y re­cuer­do que éra­mos dos ni­ñas las úni­cas y ya por el he­cho de ju­gar al fútbol sor­pren­día: “¡Oh, dos ni­ñas ju­gan­do al fútbol!”. Lue­go tam­bién re­cuer­do con el Spor­ting ju­gar par­ti­dos con chi­cos ca­de­tes y al­gu­na que otra ma­dre de mis com­pa­ñe­ros se ofen­dió in­clu­so. A ve­ces lo que fa­lla en el fútbol es la gra­da, no en sí los que in­ter­vie­nen en el jue­go. Re­cuer­do ma­dres in­clu­so in­sul­tán­do­nos con in­sul­tos ma­chis­tas. A ve­ces es que ti­ra­mos tie­rra so­bre nues­tro pro­pio te­ja­do.

–Y más las ma­dres…

–Sí, sí. Re­cuer­do ma­dres in­sul­tan­do por el he­cho de ver chi­cas ju­gan­do al fútbol con sus hi­jos y tam­bién por par­te de pa­dres, ob­via­men­te. Pe­ro te sor­pren­de más que sea por par­te de una ma­dre por­que de­fen­de­mos el día de la mu­jer, lu­cha­mos pa­ra que no exis­ta el ma­chis­mo, de­fen­de­mos tan­tas co­sas… Y a fin de cuen­tas nos es­ta­mos echan­do tie­rra so­bre no­so­tras mis­mas. –¿Qué con­se­jo le da­ría a las ni­ñas que quie­ren ju­gar al fútbol, pe­ro aún pien­san que es un jue­go de chi­cos?

–Lo fun­da­men­tal es ha­cer lo que una quie­re y desee, y si le gus­ta el fútbol, pues el fútbol. A fin de cuen­tas, si ha­ces fútbol te vas a en­fren­tar a co­men­ta­rios por ha­cer fútbol, si ha­ces ba­lon­ces­to te vas a en­fren­tar a esos mis­mos co­men­ta­rios… Y si te que­das en tu ca­sa ha­brá tam­bién co­men­ta­rios. La crí­ti­ca exis­te en cual­quier ám­bi­to y siem­pre va a ha­ber per­so­nas que in­ten­ten cri­ti­car­te por el he­cho de ha­cer­te sen­tir in­fe­rior. Que si les gus­ta el de­por­te que lo ha­gan, que no echen cuen­ta de na­die. Es su fe­li­ci­dad y su vi­da.

–¿Qué di­fe­ren­cia a la Sa­ra por­te­ra de la Sa­ra en­tre­na­do­ra? –En la Sa­ra por­te­ra es­tá el he­cho de que­rer su­pe­rar­se ca­da día, de que­rer ser me­jor. De po­der apor­tar más al equi­po, y tie­ne unas me­tas y unos ob­je­ti­vos. Y la Sa­ra en­tre­na­do­ra lo que pre­ten­de es trans­mi­tir to­dos esos co­no­ci­mien­tos, que tan­to a ni­vel de ex­pe­rien­cia he te­ni­do du­ran­te to­dos es­tos años co­mo en ni­vel de es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios he ad­qui­ri­do pos­te­rior­men­te, a ni­ños que a día de hoy desean ser por­te­ros. Con su edad, cuan­do em­pe­cé con 13 años, no ha­bía en­tre­na­mien­to es­pe­cí­fi­co de por­te­ros prác­ti­ca­men­te en nin­gún club, no exis­tían even­tos pa­ra ha­cer amis­tad con otros por­te­ros a la vez que en­tre­nas y es­tás dis­fru­tan­do de días de en­tre­na­mien­to, y tam­po­co exis­tían es­cue­las de por­te­ros. Lo que quie­ro es ofre­cer­les esa opor­tu­ni­dad. De en­tre­na­do­ra no me pon­go ni mu­cho me­nos se­ria, por­que pa­ra los ni­ños que te pon­gas se­ria o le eches la bron­ca no fun­cio­na. Ellos apren­den dis­fru­tan­do y ha­cien­do bien las co­sas. Es cier­to que la dis­ci­pli­na es­tá pre­sen­te en to­dos los en­tre­na­mien­tos, pe­ro in­ten­tan­do evi­tar el cas­ti­go. Te­ne­mos ni­ños des­de 6 añi­tos has­ta uno de 17 que ya es ju­ve­nil. Abar­ca­mos to­das las ca­te­go­rías di­vi­dién­do­los por gru­pos de edad. Son gru­pos pe­que­ños que ha­ce que los ni­ños pue­dan ab­sor­ber más los co­no­ci­mien­tos que que­re­mos trans­mi­tir­les en los en­tre­na­mien­tos.

–Con su tra­yec­to­ria, y sien­do tan jo­ven. ¿Le han ten­ta­do al­gu­na vez pa­ra ir­se fue­ra de Huel­va? –Me han ten­ta­do des­de la se­gun­da tem­po­ra­da en el Spor­ting. Pe­ro por H o por B, del fútbol fe­me­nino no se pue­de vi­vir y no creo en el he­cho de ir­te a la aven­tu­ra sin te­ner di­ne­ro pa­ra po­der man­te­ner­te. Tam­bién los es­tu­dios los te­nía aquí y siem­pre he pri­ma­do más los es­tu­dios que la ca­rre­ra fut­bo­lís­ti­ca. Em­pe­cé la ca­rre­ra aquí y tu­ve ofer­tas mien­tras es­tu­dia­ba. Lue­go las tu­ve an­tes de em­pe­zar el más­ter y tam­po­co qui­se in­te­rrum­pir los es­tu­dios y me que­dé aquí. Aho­ra ten­go la es­cue­la de por­te­ros, son co­si­llas que me van ha­cien­do un po­co de fuer­za pa­ra quedarme, mi fa­mi­lia, mis ami­gos… Ade­más, a mí Huel­va me gus­ta, aun­que ha­ya gen­te que re­nie­gue de ella. Es una ciu­dad que me gus­ta y con or­gu­llo di­go que soy de Huel­va, una ciu­dad pe­que­ñi­ta con to­do al al­can­ce.

– En es­tos mo­men­tos la si­tua­ción del equi­po no es la me­jor, co­lis­ta y sin co­no­cer aun la vic­to­ria.

–El ni­vel del fútbol fe­me­nino es­tos úl­ti­mos años ha ido cre­cien­do y con ello ha cre­ci­do la li­ga. La apues­ta de Iber­dro­la ha he­cho que los equi­pos tam­bién se re­fuer­cen, to­men más pro­fe­sio­na­li­dad y el Spor­ting tam­bién la ha to­ma­do pe­ro den­tro de lo que ca­be, no es lo mis­mo es­tar res­pal­da­do por un club mas­cu­lino que ser un club in­de­pen­dien­te co­mo el Spor­ting. En ese as­pec­to nos es­ta­mos vien­do más las­tra­das. Es­pe­re­mos que pron­to cam­bie la di­ná­mi­ca, no­so­tros con­fia­mos y es­ta­mos tra­ba­jan­do bien pa­ra re­ver­tir la si­tua­ción. Es cues­tión de que lle­gue el pri­mer re­sul­ta­do po­si­ti­vo y el equi­po to­me la con­fian­za su­fi­cien­te co­mo pa­ra re­mon­tar to­do es­to. –¿La en­tra­da de la LFP ha per­ju­di­ca­do a los equi­pos mo­des­tos? –To­dos los equi­pos se han vis­to fa­vo­re­ci­dos por la apor­ta­ción de la LFP. Se han me­jo­ra­do cier­tos as­pec­tos que an­tes no es­ta­ban cu­bier­tos en el fútbol fe­me­nino, co­mo re­des so­cia­les de los clu­bes o te­ma de ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co. Hay va­rios as­pec­tos en los que la LFP ha pues­to di­ne­ro pa­ra que se

Del fútbol fe­me­nino no se pue­de vi­vir y no creo en el he­cho de ir­te a la aven­tu­ra sin te­ner di­ne­ro pa­ra po­der man­te­ner­te”

Es cues­tión de que lle­gue el pri­mer re­sul­ta­do po­si­ti­vo y el equi­po to­me la con­fian­za su­fi­cien­te”

me­jo­re y en eso sí se han vis­to be­ne­fi­cia­dos to­dos los equi­pos, in­clu­so en los que más se ha vis­to el cam­bio ha si­do en los equi­pos que no de­pen­den de clu­bes mas­cu­li­nos. Es el ca­so del Spor­ting, o del Te­ne­ri­fe o el San­ta Te­re­sa el año pa­sa­do, pe­ro sí que es cier­to que los equi­pos que tie­nen res­pal­do mas­cu­lino tie­nen me­jo­res con­di­cio­nes tan­to en ins­ta­la­cio­nes, en di­ne­ro que re­ci­ben por par­te del club o en las con­di­cio­nes de los des­pla­za­mien­tos. No es lo mis­mo que lo que pa­sa en el Spor­ting, que tie­ne que bus­car el di­ne­ro puer­ta por puer­ta, co­mo van Ma­no­li [Ma­nue­la Romero, pre­si­den­ta del Spor­ting Puer­to de Huel­va] y Antonio [Antonio To­le­do, en­tre­na­dor] ca­da año, a te­ner un club que te di­ga tienes dos mi­llo­nes de eu­ros pa­ra fi­char a ju­ga­do­ras.

–Y sin ins­ta­la­cio­nes pa­ra en­tre­nar.

–Es­te año es­ta­mos men­di­gan­do por las dis­tin­tas ins­ta­la­cio­nes y creo que es muy tris­te que un equi­po de Pri­me­ra es­té en esa si­tua­ción, por­que a fin de cuen­tas el fútbol de­ber ser fútbol y no te­ner la eti­que­ta de mas­cu­lino o fe­me­nino. Es­ta­mos en Pri­me­ra Di­vi­sión y men­di­gan­do un día aquí y otro día allí. El Spor­ting de­be­ría de te­ner una ins­ta­la­ción fi­ja. –¿Re­per­cu­te en la ma­ne­ra de com­pe­tir no te­ner un cam­po de en­tre­na­mien­to?

–El Spor­ting es­tá acos­tum­bra­do a eso de to­dos es­tos años ha­cia atrás. Pe­ro sí que es cier­to que si com­pa­ras con otros equi­pos vas un po­co en des­ven­ta­ja en ese as­pec­to. Pe­ro es­ta­mos acos­tum­bra­das. Es­te año po­de­mos en­tre­nar un día en La Or­den, pe­ro es que en años an­te­rio­res he­mos ju­ga­do en La Or­den y no he­mos po­di­do en­tre­nar ni un día allí du­ran­te la se­ma­na. –¿Pue­de ha­cer más Huel­va? –Más siem­pre se pue­de ha­cer, nun­ca hay un to­pe. Si que es cier­to que mu­cha gen­te, aun­que co­mo di­go no hay que po­ner­le la eti­que­ta de mas­cu­lino y fe­me­nino, pien­sa que el fútbol por ser fe­me­nino tie­ne me­nos vi­si­bi­li­dad, que las chi­cas no ofre­cen el mis­mo fútbol que los chi­cos o que ni si­quie­ra quie­ren ver a chi­cas ju­gan­do al fút- bol. In­vi­ta­ría a esas per­so­nas a que fue­ran a ver un par­ti­do del Spor­ting Puer­to de Huel­va, que mu­cha gen­te que ha ido des­pués se ha en­gan­cha­do. Por ejem­plo, un pa­dre de unos de mis por­te­ros es­te año fue al pri­mer par­ti­do en La Or­den y vino al se­gun­do, y ya al ter­ce­ro me di­jo: “Sa­ra, haz­me so­cio por­que voy a ter­mi­nar yen­do to­da la tem­po­ra­da”. Hay gen­te que des­co­no­ce nues­tro fútbol y mu­cha gen­te de Huel­va que in­clu­so des­co­no­ce que hay un equi­po fe­me­nino de fútbol en Pri­me­ra. Hay par­te de des­co­no­ci­mien­to y par­te de pre­jui­cios. In­vi­ta­ría a que nos apo­ya­ran tan­to en la gra­da allí en La Or­den co­mo las em­pre­sas si pue­den apor­tar al­go. Ellos pue­den be­ne­fi­ciar­se tam­bién de la vi­si­bi­li­dad que es­tá te­nien­do en fútbol fe­me­nino, y no­so­tras be­ne­fi­ciar­nos de lo que pue­dan apor­tar­nos. A Ma­no­li y Antonio se le cie­rran de­ma­sia­das puer­tas y es por el he­cho de que sean chi­cas las que prac­ti­quen fútbol.

–Con 23 años ha vi­vi­do las dos ca­ras del fútbol. El éxi­to de lle­gar a la ab­so­lu­ta o ga­nar una Co­pa de la Rei­na y pa­sar por una gra­ve le­sión.

–La le­sión fue un pa­lo bas­tan­te gordo por­que me en­con­tra­ba en un es­ta­do de for­ma bas­tan­te bueno que no re­cor­da­ba ha­ber te­ni­do tem­po­ra­das an­te­rio­res. La le­sión su­pu­so un an­tes y un des­pués por­que te le­sio­nas, es­tás 10 u 11 me­ses de pa­rón y cuan­do vuel­ves quie­res vol­ver a ser lo mis­mo que eras y por mu­cho que quie­ras en ese mis­mo mo­men­to que vuel­ves no lo vas a te­ner. Has es­ta­do 10 me­ses sin ju­gar y quie­ras o no la com­pe­ti­ción te da un plus de ni­vel que por mu­cho que en­tre­nes muy fuer­te no tienes. Hay cier­tas cir­cuns­tan­cias, cier­tos ba­lo­nes que te re­cuer­dan a la le­sión y el as­pec­to psi­co­ló­gi­co es­tá muy mer­ma­do. Re­cuer­do el pri­mer par­ti­do que ju­gué des­pués de la le­sión. Me lle­gó un ba­lón justo igual, y yo iba con la ca­be­za pues­ta en aque­lla ju­ga­da. Es más, me mar­ca­ron. Vi sa­lir el ba­lón y pen­sé: “La le­sión, la le­sión… A ver si voy a caer igual”. No es so­lo el he­cho de le­sio­nar­te, son los 10 me­ses que pa­sé pa­ra vol­ver a re­cu­pe­rar la mo­vi­li­dad en el co­do, los do­lo­res que pa­sé noche tras noche, la reha­bi­li­ta­ción y to­do lo que eso con­lle­vó.

–¿De la le­sión sa­lió una Sa­ra Se­rrat más fuer­te?

–A lo me­jor más fuer­te psi­co­ló­gi­ca­men­te no, pe­ro sí tienes otro pun­to de vis­ta y te to­mas las co­sas con otra pers­pec­ti­va. An­tes de le­sio­nar­me me to­ma­ba el fútbol co- mo una for­ma de vi­da, co­mo un quie­ro es­tar ju­gan­do lo má­xi­mo po­si­ble y cuan­do lle­ga la le­sión pien­sas ‘es que a lo me­jor no me pue­do vol­ver a po­ner en la por­te­ría’. Siem­pre he com­pa­gi­na­do es­tu­dios y fútbol, pe­ro me le­siono y es­toy a pun­to de per­der la mo­vi­li­dad en una mano que se po­dría ha­ber re­cu­pe­ra­do o no. Al fútbol hu­bie­ra te­ni­do que de­cir­le adiós. Apren­des a dar­le im­por­tan­cia a otros as­pec­tos de la vi­da. A fin de cuen­tas el de­por­tis­ta con­vi­ve con la le­sión.

–¿Se ve en un fu­tu­ro en los ban­qui­llos?.

–Me gus­ta­ría. Ten­go el ni­vel 1, pe­ro me gus­ta­ría de­di­car­me más a la par­ce­la de por­te­ros. He es­tu­dia­do INEF por­que me gus­ta el de­por­te en ge­ne­ral y me gus­ta la pla­ni­fi­ca­ción de­por­ti­va y el he­cho de la pre- pa­ra­ción fí­si­ca, so­bre to­do, pe­ro to­do en­fo­ca­do más a los por­te­ros si pue­de ser.

–To­do el mun­do co­no­ce su re­crea­ti­vis­mo. ¿Có­mo ve la si­tua­ción del club?

–Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a te­ner la so­ga al cue­llo tan­to con el Spor­ting co­mo con el Re­cre úl­ti­ma­men­te. To­dos los años he­mos pa­sa­do apu­ros con el Spor­ting y es­tos úl­ti­mos años con el Re­cre que cuan­do no se me­te en una se me­te en otra. A ver si apa­re­ce un com­pra­dor que pue­da apos­tar y es­tar un po­co más tran­qui­los en ese as­pec­to con el te­ma de los pa­gos y las deu­das que hay pen­dien­tes. In­ten­to evi­tar pen­sar en esas co­sas y cuan­do pue­do me es­ca­po al Co­lom­bino a dis­fru­tar que me trae muy bue­nos re­cuer­dos des­de chi­qui­ti­ta. Me en­can­ta ver el Re­cre, aun­que aho­ra ha­ya un po­co de dis­cre­pan­cias en que, si el jue­go de Sal­me­rón es el ade­cua­do, si es vis­to­so o si no es vis­to­so pe­ro es que me gus­ta y dis­fru­to bas­tan­te. Voy con mi fa­mi­lia, con mis ami­gas y es­pe­ro po­der se­guir yen­do. –Un Re­cre más fuer­te ha­ría más fuer­te al Spor­ting.

–Si el Re­cre es­tu­vie­ra en Pri­me­ra o en Se­gun­da se ve­ría obli­ga­do a te­ner una par­ce­la fe­me­ni­na. La LFP es­tá obli­gan­do a los clu­bes a ha­cer­lo. El Spor­ting po­dría ser esa sec­ción y me en­can­ta­ría. Sé que se ha es­ta­do es­tu­dian­do al­gu­nos años, pe­ro tam­bién en­tien­do que la si­tua­ción de am­bos equi­pos no es la ade­cua­da, así que ca­da club ha ti­ra­do por su la­do. Si el Re­cre es­tu­vie­ra en Pri­me­ra o Se­gun­da, otro ga­llo can­ta­ría. En esas ca­te­go­rías su apo­yo se­ría más im­por­tan­te y ten­dría más re­le­van­cia que en Se­gun­da B. Es­ta­mos sú­per con­ten­tas con el apo­yo que nos da el Re­cre, pe­ro es­ta­mos se­gu­ras de que si as­cien­de se­ría un be­ne­fi­cio pa­ra to­dos. Por ejem­plo, es­ta­mos en­tre­na­do en la ciu­dad de­por­ti­va los lu­nes por­que el club nos la ha ce­di­do, pe­ro es­tá cla­ro que las con­di­cio­nes del cam­po no son las óp­ti­mas pa­ra en­tre­nar, y no po­de­mos en­tre­nar en un cam­po que no es­té en bue­nas con­di­cio­nes to­dos los días.

Es­te año es­ta­mos men­di­gan­do por las dis­tin­tas ins­ta­la­cio­nes y es muy tris­te que un equi­po de Pri­me­ra es­té así”

Mu­cha gen­te pien­sa que las chi­cas no ofre­cen el mis­mo fútbol que los chi­cos y ni si­quie­ra quie­ren ver­nos”

Huel­va no co­no­ce que hay un equi­po fe­me­nino de fútbol en Pri­me­ra. Hay par­te de des­co­no­ci­mien­to y par­te de pre­jui­cios”

A Ma­nue­la Romero se le cie­rran puer­tas por el he­cho de que sean chi­cas las que jue­gan al fútbol”

RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO: JO­SUÉ CO­RREA

Sa­ra Se­rrat, por­te­ra del Spor­ting Puer­to de Huel­va, su­je­ta un ba­lón de fútbol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.