LE­TAL CO­RREC­CIÓN PO­LÍ­TI­CA

Huelva Informacion - - Opinión -

APE­NAS que cum­ple uno unas dé­ca­das de na­da, se te ha­ce pa­ten­te que hay al­go inexo­ra­ble en la vi­da y, por en­de, en la his­to­ria de to­dos: los ci­clos y lo pen­du­lar. To­do lo que sube ba­ja, na­da es per­ma­nen­te­men­te bueno o ma­lo, y los se­res vi­vos, las con­di­cio­nes am­bien­ta­les en las que vi­ven, las em­pre­sas, el amor, la fa­mi­lia, la eco­no­mía de los te­rri­to­rios, la sa­lud, to­do es­tá por al­gún mo­ti­vo más o me­nos es­cru­ta­ble a la se­cuen­cia “na­ci­mien­to, cre­ci­mien­to, in­fle­xión, ma­du­rez y muer­te”… o re­no­va­ción del ci­clo (o sea, re­ci­cla­je). De la mano de es­to, la vi­da de uno y la co­mún, la pró­xi­ma y la re­mo­ta y de otros, no pue­de elu­dir los pen­du­la­zos, las idas y ve­ni­das, la re­edi­ción de la His­to­ria.

Ha­ce unos días, una por­ta­da de Bu­si­ness Week re­pre­sen­ta­ba a Eu­ro­pa, la co­mu­ni­ta­ria, co­mo un gran bar­co des­ven­ci­ja­do, des­or­ga­ni­za­do, pe­sa­do y len­to, con el cas­co y la cu­bier­ta sal­pi­ca­dos de agu­je­ros y otros

rotos, las ve­las raí­das, los pa­los no to­dos en su si­tio; la tro­pa, de Ro­ma­no­nes; Gran Bre­ta­ña hu­yen­do en un na­vío de apa­rien­cia re­no­va­do y es­bel­to. Una de las vías de agua es­ta­ba se­ña­la­da con un le­tre­ro: “La co­rrec­ción po­lí­ti­ca”. Me sor­pren­dió, y coin­ci­do: es un mal no bien pon­de­ra­do de nues­tro tiem­po. La Unión Eu­ro­pea, cri­sol de to­dos los con­sen­sos, con­ve­nios y ar­mo­ni­za­cio­nes no só­lo su­fría de la Eu­ro­cra­cia, el pie en pa­red de una in­quie­tan­te Ita­lia, el Bre­xit, el po­pu­lis­mo fas­cis­ta, co­mu­nis­ta y na­cio­nal­fas­cis­ta (por lo fino y lo eco­nó­mi­co), sino la ti­ra­nía sua­vo­na y ves­ti­da de pro­gre­sis­mo de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to: al­go, en el fon­do, com­ple­ta­men­te pen­du­lar. Puro de­ja vù: ya vis­to an­tes.

El len­gua­je in­clu­si­vo lle­va­do al man­da­mien­to (y su con­sus­tan­cial se­ña­la­mien­to y ex­clu­sión del pe­ca­dor), el com­ple­jo ra­cial pos­co­lo­nial, el bue­nis­mo de quien es bur­gués de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción y tie­ne mu­cho que per­der –ba­rri­ga in­clui­da, acép­ten­me la me­tá­fo­ra–, la im­pla­ca­ble ofen­si­va del fe­mi­nis­mo ex­clu­yen­te y ti­rá­ni­co, que se ati­bo­rra de po­ta­jes de in­clu­sión ra­cial. El ex­ce­so que pro­vo­can los gru­pos mul­ti­tu­di­na­rios (vein­ti­tan­tos paí­ses con sus re­gio­nes, al­gu­nas que­rien­do mul­ti­pli­car la mem­bre­cía del club) es, co­mo siem­pre ha si­do en to­do y qui­zá se­rá, es­cla­vo del pén­du­lo que va ade­lan­te y atrás y del inexo­ra­ble ci­clo que so­me­te a las co­sas. Del pén­du­lo que hi­zo a los jó­ve­nes de los 70 del si­glo pa­sa­do diez ve­ces más to­le­ran­tes y li­bre­pen­sa­do­res que los jó­ve­nes de hoy. La co­rrec­ción po­lí­ti­ca es un las­tre. Una fae­na pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

JOSÉ IG­NA­CIO RU­FINO

@Ta­choRu­fino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.