SI SE DE­BE, SE PUE­DE

Huelva Informacion - - Opinión -

PA­RA juz­gar un tra­ba­jo rea­li­za­do que se ma­te­ria­li­za en un pro­duc­to, bas­ta con ha­cer­se de al­gu­nos es­tán­da­res que pon­gan en evi­den­cia si el re­sul­ta­do se acer­ca o ale­ja de lo que se per­se­guía. Pe­ro pien­sen có­mo eva­luar el tra­ba­jo de un maes­tro o maes­tra que no só­lo ca­re­ce de un re­sul­ta­do tan­gi­ble sino que for­ma par­te de un equi­po va­ria­do y de un cen­tro edu­ca­ti­vo con unas nor­mas, una le­gis­la­ción y una cul­tu­ra ya con­so­li­da­da. Añá­dan­le que ca­da alumno tie­ne unas ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les y un con­tex­to fa­mi­liar par­ti­cu­lar que pro­mue­ve unos va­lo­res no siem­pre acor­des con los que su maes­tro siem­bra. Sú­men­le la exi­gen­cia mo­ral y le­gal de aten­der a las di­fe­ren­cias… Es de­cir, ni el có­mo rea­li­zan su tra­ba­jo los do­cen­tes ni los re­sul­ta­dos de su alum­na­do de­pen­de só­lo de ellos; así que pue­de com­pren­der­se el re­cha­zo mos­tra­do por la ma­yo­ría de los sin­di­ca­tos pro­fe­sio­na­les cuan­do han oí­do a la mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Ce­laá, ha­blar de eva­lua­ción do­cen­te… pe­ro re­sul­ta que de­be ha­cer­se.

Si la mi­nis­tra re­cu­la aho­ra con­vir­tien­do la eva­lua­ción do­cen­te en otra co­sa, es una co­bar­día

En el do­cu­men­to Se­gui­mien­to de la edu­ca­ción en el mun­do de la Unes­co de es­te mis­mo año, se se­ña­la la fal­ta de ren­di­ción de cuen­tas del pro­fe­so­ra­do co­mo uno de los obs­tácu­los pa­ra que la edu­ca­ción pro­gre­se. Se ne­ce­si­ta pa­ra ele­var el ren­di­mien­to y apro­ve­cha­mien­to del alum­na­do me­dian­te el per­fec­cio­na­mien­to de quie­nes le en­se­ñan; por­que si de ver­dad se quie­re me­jo­rar el tra­ba­jo de és­tos, pri­me­ro ha­brá que ana­li­zar có­mo lo es­tán eje­cu­tan­do. Su ob­je­ti­vo fi­nal re­si­de en ele­var el ren­di­mien­to y apro­ve­cha­mien­to del alum­na­do me­dian­te el per­fec­cio­na­mien­to de quie­nes le en­se­ñan.

Se eva­lúa al pro­fe­so­ra­do en to­dos los paí­ses de la OC­DE, ex­cep­to Es­pa­ña, Ita­lia, Ir­lan­da e Is­rael. En prác­ti­ca­men­te to­da Su­da­mé­ri­ca y en to­dos los paí­ses avan­za­dos de Orien­te, es una ac­ti­vi­dad ha­bi­tual a la que se le con­ce­de una gran im­por­tan­cia. Y con es­tos da­tos por de­lan­te… ¿Qué ar­gu­men­to da­mos? ¿Que Es­pa­ña es di­fe­ren­te? ¿Que te­ne­mos otros há­bi­tos? ¿Que es una ta­rea im­po­si­ble? ¿Qué pue­de que se pier­dan vo­tos?

El pro­ble­ma es­tá en con­si­de­rar si la di­fi­cul­tad que en­tra­ña la ta­rea jus­ti­fi­ca que no se ha­ga. Y sea­mos se­rios, jus­ti­fi­car esa opo­si­ción con de­cir que “ya se es­tá eva­luan­do” es una fa­la­cia; el que ha­ya que dar “re­ga­li­tos” (in­cen­ti­vos) pa­ra que el pro­fe­so­ra­do lo mi­re con bue­nos ojos es ri­dícu­lo y si la mi­nis­tra re­cu­la aho­ra y da un pa­so atrás con­vir­tien­do la eva­lua­ción do­cen­te en otra co­sa, ade­más de de­mos­trar que no ha­bía es­tu­dia­do bien las po­si­bles reac­cio­nes e im­pro­vi­sa, es una co­bar­día.

MA­RI­SA FER­NÁN­DEZ SE­RRAT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.