Fe­mi­ni­zar la po­lí­ti­ca no es só­lo una cues­tión de nú­me­ros

Huelva Informacion - - Huelva -

HAS­TA el si­glo XIX se des­alen­tó a las mu­je­res a to­car el vio­lon­ce­llo por­que re­quie­re una pos­tu­ra su­pues­ta­men­te po­co fe­me­ni­na. Tam­po­co es­ta­ba bien vis­to que to­ca­ran ins­tru­men­tos que pu­die­ran dis­tor­sio­nar sus ras­gos fa­cia­les (f lau­tas y cuer­nos) o aque­llos de vien­to me­tal aso­cia­dos a ban­das mi­li­ta­res e in­dus­tria­les, de cu­yos mun­dos es­ta­ban ex­plí­ci­ta­men­te ex­clui­das. Las or­ques­tas son aún hoy se­xis­tas. En ins­tru­men­tos co­mo con­tra­ba­jo, tim­ba­les, trom­pe­tas, trom­bón y tu­ba los hom­bres es­tán re­pre­sen­ta­dos de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da, mien­tras que las in­tér­pre­tes só­lo ro­zan la pa­ri­dad en la sec­ción de cuer­da, vio­lín es­pe­cial­men­te, y son abru­ma­do­ra­men­te ma­yo­ri­ta­rias en el ar­pa.

En lu­gar de un te­cho de cris­tal, las mu­je­res in­tér­pre­tes se en­cuen­tran con el lla­ma­do mu­ro de so­ni­do que igual­men­te im­pi­de el avan­ce en la igual­dad de gé­ne­ro. La so­lu­ción pro­pues­ta des­de di­ver­sos ám­bi­tos pa­sa por au­di­cio- nes a cie­gas, ocul­tan­do el se­xo del can­di­da­to pa­ra au­men­tar la po­si­bi­li­dad de que las mu­je­res sean se­lec­cio­na­das.

Igual que las or­ques­tas, la po­lí­ti­ca tam­bién es aún se­xis­ta en tér­mi­nos de gé­ne­ro. Si José Luis Rodríguez Za­pa­te­ro ha pa­sa­do a la his­to­ria por crear el pri­mer go­bierno pa­ri­ta­rio, Pe­dro Sán­chez ha­rá lo pro­pio por con­fi­gu­rar el pri­mer “con­se­jo de mi­nis­tras y mi­nis­tros”, con ma­yo­ría de mu­je­res. Pe­ro el avan­ce que su­pu­so la ley pa­ra la igual­dad efec­ti­va de hom­bres y mu­je­res 3/2007 al in­cor­po­rar cuo­tas de gé­ne­ro en la con­fec­ción de lis­tas elec­to­ra­les no ha evi­ta­do, sin em­bar­go, que los pues­tos de sa­li­da si­gan co­pa­dos ma­yo­ri­ta­ria­men­te por hom­bres al no es­ta­ble­cer­se me­ca­nis­mos co­mo las lis­tas cre­ma­lle­ra.

Só­lo tres de las die­ci­sie­te co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es­pa­ño­las es­tán pre­si­di­das por mu­je­res, y ejem­plos si­mi­la­res te­ne­mos en to­do el mun­do. En la fo­to del to­do­po­de­ro­so G20 só­lo apa­re­cen dos mu­je­res, la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel y la pri­me­ra mi­nis­tra del Reino Uni­do The­re­sa May. De Geor­ge Was­hing­ton (1789-1797) a Do­nald Trump (2017) nin­guno de los 55 pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos ha si­do una mu­jer. Y, sin ir más le­jos, la ciu­dad de Huel­va no ha te­ni­do nun­ca una al­cal­de­sa. Su­ma y si­gue.

La in­fra­rre­pre­sen­ta­ción de las mu­je­res en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad pú­bli­ca alien­ta la de­sigual­dad de gé­ne­ro y, te­nien­do en cuen­ta de que las mu­je­res su­po­nen la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial, su in­su­fi­cien­te par­ti­ci­pa­ción en es­tos ni­ve­les la con­vier­te en una de las ma­yo­res mi­no­rías del pla­ne­ta.

La pre­sen­cia de las mu­je­res en po­lí­ti­ca ha cre­ci­do no­ta­ble­men­te tan­to en los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos co­mo en los no de­mo­crá­ti­cos, si bien es una cons­tan­te en to­dos los paí­ses que ellas re­ca­len en ma­yor me­di­da en es­pa­cios de­li­be­ra­ti­vos (par­la­men­tos, asam­bleas, co­mi­sio­nes…) mien­tras que los pues­tos eje­cu­ti­vos con­ti­núen sien­do re­ser­va­dos a los hom­bres.

Ca­be pre­gun­tar­se si la fe­mi­ni­za­ción de la po­lí­ti­ca se li­mi­ta só­lo a un as­pec­to cuan­ti­ta­ti­vo, y se lo­gra­ría in­cre­men­tan­do la pre­sen­cia de mu­je­res en los pri­me­ros ni­ve­les de re­pre­sen­ta­ción. No pa­re­ce que ese sea el ca­mino.

So­bre la exis­ten­cia de un li­de­raz­go po­lí­ti­co fe­me­nino di­fe­ren­te al mas­cu­lino, los in­ves­ti­ga­do­res no al­can­zan un acuer­do, en­tre otras ra­zo­nes por­que la ma­yor par­te de los es­tu­dios rea­li­za­dos so­bre la ma­te­ria tie­nen un ca­rác­ter cuan­ti­ta­ti­vo y se li­mi­tan al ac­ce­so de las mu­je­res a las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Ade­más, la tar­día in­cor­po­ra­ción de la mu­jer al ám­bi­to po­lí­ti­co tam­po­co ayu­da a arro­jar luz so­bre es­te asun­to y, de he­cho, exis­ten dos pos­tu­ras teó­ri­cas: quie­nes con­si­de­ran que el gé­ne­ro con­di­cio­na la ma­ne­ra de ejer­cer el li­de­raz­go y quie­nes creen que las di­fe­ren­cias se de­ben a la cul­tu­ra de las or­ga­ni­za­cio­nes.

Las trans­for­ma­cio­nes de los úl­ti­mos años im­po­nen un nue­vo li­de­raz­go me­nos ver­ti­cal y más ho­ri­zon­tal, con lí­de­res in­te­gra­do­res fren­te al mo­de­lo tí­pi­ca­men­te

me­nino

Exis­ten tam­bién ca­sos re­tor­ci­dos, co­mo el de Sa­rah Pa­lin, en el que se fa­bri­ca una lí­der por pu­ra con­ve­nien­cia elec­to­ral, sin te­ner en con­si­de­ra­ción su va­lía po­lí­ti­ca y su con­tri­bu­ción al pro­yec­to, afec­tan­do muy ne­ga­ti­va­men­te a la pre­sen­cia fe­me­ni­na en pues­tos de po­der. Muy re­co­men­da­ble la pe­lí­cu­la Ga­me Chan­ge (2012) di­ri­gi­da por Jay Roach.

Fe­mi­ni­zar la po­lí­ti­ca no con­sis­te en que las mu­je­res ocu­pen pues­tos de vi­si­bi­li­dad en las or­ga­ni­za­cio­nes, ni que ten­gan que re­pro­du­cir los ro­les con­si­de­ra­dos fe­me­ni­nos pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca, ni si quie­ra que ten­gan que aten­der los “pro­ble­mas de las mu­je­res”. Fe­mi­ni­zar la po­lí­ti­ca es que se pro­pi­cie la di­ver­si­dad y se atien­dan las cues­tio­nes uni­ver­sa­les en los par­ti­dos po­lí­ti­cos y en las ins­ti­tu­cio­nes.

La con­sul­to­ra In­ma Aguilar afir­ma que en po­lí­ti­ca se tien­de a dar a las mu­je­res es­pa­cios pro­pios (asun­tos so­cia­les, edu­ca­ción, cul­tu­ra o igual­dad) en un in­ten­to fa­lli­do de su­mar, ob­ser­ván­do­se una ten­den­cia a la “gue­ti­za­ción”. La al­ter­na­ti­va al gue­to es la mez­cla. En esen­cia, la mez­cla es en­ri­que­ce­do­ra e in­clu­so, se­gún es­ta ex­per­ta, pue­da ser una mul­ti­pli­ca­ción.

La me­ra con­di­ción de mu­jer no sig­ni­fi­ca fe­mi­ni­zar el ám­bi­to en el que se desen­vuel­ve. Tam­po­co en la po­lí­ti­ca. Mar­ga­ret That­cher, apo­da­da la Da­ma de Hie­rro por su ex­tre­ma du­re­za, re­pro­du­jo to­dos los es­te­reo­ti­pos mas­cu­li­nos pe­ro lle­va­dos a las má­xi­mas con­se­cuen­cias, muy pro­ba­ble­men­te pa­ra ha­cer­se va­ler y res­pe­tar en un mun­do de hom­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.