Jor­na­das y pa­tri­mo­nio de Pay­mo­go

Huelva Informacion - - Provincia - FÉ­LIX SAN­CHA SO­RIA

SU po­si­ción geo­grá­fi­ca y las di­ver­sas cul­tu­ras que por su tér­mino mu­ni­ci­pal han pa­sa­do han con­tri­bui­do a la for­ma­ción de unos he­chos his­tó­ri­cos sig­ni­fi­ca­ti­vos, pe­ro tam­bién de al­gu­nas le­yen­das que se han con­ver­ti­do en re­cur­sos iden­ti­ta­rios, co­mo las que nos ha­blan de con­quis­ta­do­res tem­pla­rios o de los po­de­res del cha­mán de Sie­rra Mo­re­na que lo con­vir­tie­ron en un ma­go, lle­gán­do­se a iden­ti­fi­car sus do­mi­nios con un país. Al­gu­nos sos­tie­nen hoy que el to­pó­ni­mo Pay­mo­go pro­ce­de de aque­llos he­chos, sin em­bar­go no­so­tros cree­mos más acer­ta­da la hi­pó­te­sis de su si­tua­ción fron­te­ri­za, en la ra­ya con Por­tu­gal, al jun­tar­se las pa­la­bras pa­gus o al­dea y mo­go o mo­jón, que po­día­mos tra­du­cir por po­bla­ción en la fron­te­ra.

Esa con­di­ción fron­te­ri­za le ha da­do una se­rie de for­ta­le­zas pe­ro tam­bién de de­bi­li­da­des, pues du­ran­te si­glos han si­do fre­cuen­tes las con­tien­das en­tre es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses. Las nu­me­ro­sas gue­rras tra­ma­das por los mo­nar­cas de Ma­drid y Lisboa sem­bra­ron siem­pre la zo­na de po­bre­za y muer­te. Sin em­bar­go, la ten­den­cia de los ve­ci­nos a un la­do y otro de la Ra­ya fue de su­per­vi­ven­cia, in­ten­tan­do crear un mar­co que die­ra pa­ra vi­vir, con un permea­ble sis­te­ma co­mer­cial, que en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes re­ba­só la le­ga­li­dad es­ta­ble­ci­da por am­bos go­bier­nos. El re­sul­ta­do fi­nal la ca­ren­cia de bue­nas vías de co­mu­ni­ca­ción. To­dos esos in­ten­tos de se­pa­ra­ción han re­ci­bi­do sen­ten­cia de muer­te con la inau­gu­ra­ción del puente in­ter­na­cio­nal en­tre Pay­mo­go y San Marcos.

La ri­ve­ra de Chan­za se es­ta­ble­ció co­mo fron­te­ra flu­vial y hoy se ha con­ver­ti­do en ese gran co­lec­tor que lle­va las abun­dan­tes llu­vias que caen en la Sie­rra de Aro­che al sis­te­ma de pan­ta­nos que se en­cuen­tra al sur del An­dé­va­lo, po­si­bi­li­tan­do que se be­ba, rie­gue y tra­ba­jen las fá­bri­cas de una gran par­te de la pro­vin­cia de Huel­va. Los pai­sa­jes aquí son va­ria­dos des­de los ar­ci­llo­sos de la ra­ña, sem­bra­da de oli­vos e hi­gue­ras, pa­san­do por los fi­nos de la dehe­sa has­ta los pi­za­rro­sos de los pa­gos. A ello se aña­de una ri­ca fau­na que mues­tra su for­ta­le­za en nu­me­ro­sos co­tos de ca­za.

Esa pe­cu­liar his­to­ria ha reuni­do edi­fi­cios sin­gu­la­res co­mo el castillo y la Igle­sia de San­ta María Mag­da­le­na, pe­ro tam­bién una ar­qui­tec­tu­ra po­pu­lar fuer­te­men­te con­di­cio­na­da por la fun­cio­na­li­dad, adap­ta­da a una eco­no­mía agro­pe­cua­ria y fo­res­tal. Abun­dan las vi­vien­das con do­bla­dos pa­ra los fru­tos o am­plios co­rra­les o pa­tios don­de lo mis­mo se alo­ja­ban las bes­tias que se cria­ba al­gún cer­do ibé­ri­co. Sin em­bar­go, los nue­vos tiem­pos es­tán ha­cien­do desapa- re­cer al­gu­nos de es­tos ele­men­tos.

Tam­bién de­be­mos men­cio­nar al pó­si­to mu­ni­ci­pal, con­ver­ti­do hoy en bi­blio­te­ca, el la­va­de­ro pú­bli­co, la er­mi­ta de San Se­bas­tián, la ca­sa de Ma­nuel María de Soto y Váz­quez o el ba­rrio de las Cho­zas. En las ri­ve­ras y ba­rran­cos del tér­mino que­dan esos vie­jos tes­ti­gos de la trans­for­ma­ción del ce­real co­mo son los mo­li­nos ha­ri­ne­ros.

Ani­ma­les co­mo el cer­do ibé­ri­co o la ove­ja han si­do los due­ños de las ex­ten­sas dehe­sas del tér­mino, hoy fuer­te­men­te ata­ca­das por la “se­ca” y con un fu­tu­ro in­cier­to. Tam­bién las mi­nas se re­par­ten por es­te es­pa­cio, cla­ro que es­tu­vie­ron ac­ti­vas en la gran épo­ca de la mi­ne­ría, des­de me­dia­dos del si­glo XIX has­ta las pri­me­ras dé­ca­das del XX. Hoy las es­pe­ran­zas en es­ta zo­na tan de­pri­mi­da es­tán de­po­si­ta­das en los re­ga­díos que la pre­sa del An­dé­va­lo, en Pue­bla de Guz­mán, va a po­si­bi­li­tar, con una agri­cul­tu­ra pun­te­ra de cí­tri­cos, oli­vos y arán­da­nos.

To­dos esos ele­men­tos en un cli­ma me­di­te­rrá­neo han da­do co­mo re­sul­ta­do una se­rie de re­cur­sos gas­tro­nó­mi­cos co­mo car­nes, se­tas o miel, que jun­to a los co­no­ci­mien­tos y sa­be­res, fun­da­men­tal­men­te de las mu­je­res, han con­for­ma­do pla­tos ex­cep­cio­na­les co­mo la cal­de­re­ta de cordero, sal­mo­re­jo, re­vol­ti­llos, mi­gas o gu­ru­me­los. A ello hay que su­mar los ex­qui­si­tos dul­ces co­mo los ga­ño­tes, ro­sas de miel, en­ga­ña­ma­ri­dos, pan po­bre, bo­rra­chos o tor­tas de chi­cha­rro­nes.

Si por al­go des­ta­ca tam­bién Pay­mo­go es por te­ner un im­por­tan­te ca­len­da­rio de fies­tas que co­mien­za el año con la Ca­bal­ga­ta de Reyes Magos y con­ti­núa con Car­na­val, Fe­ria de agos­to, la Pa­tro­na San­ta María Mag­da­le­na, Pi­ru­li­to de San Juan, Ro­me­ría de la San­ta Cruz, Se­ma­na San­ta, Fe­ria Gas­tro­nó­mi­ca Trans­fron­te­ri­za del Gu­ru­me­lo, Fes­ti­val de Fla­men­co Jo­ven y Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio.

Esa na­tu­ra­le­za tan pe­cu­liar po­si­bi­li­ta que el vi­si­tan­te en­cuen­tre nu­me­ro­sos sen­de­ros, al­gu­nos es­ta­ble­ci­dos des­de muy an­ti­guo por los con­tra­ban­dis­tas, que gra­cias a pro­duc­tos co­mo el ca­fé con­si­guie­ron fi­jar a la po­bla­ción so­bre un te­rri­to­rio difícil.

To­dos es­tos ele­men­tos del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral han lle­va­do a la aso­cia­ción Cam­po de An­dé­va­lo a con­ce­der a Pay­mo­go las IX Jor­na­das del Pa­tri­mo­nio del An­dé­va­lo, que se van a desa­rro­llar a fi­na­les del mes de no­viem­bre. Des­de ha­ce me­ses se tra­ba­ja con el Ayun­ta­mien­to pay­mo­gue­ro, en­ca­be­za­do por su al­cal­de­sa, pa­ra con­for­mar un equi­li­bra­do pro­gra­ma que re­tra­te per­fec­ta­men­te a es­ta fron­te­ri­za tie­rra. Se quie­re que es­tén pre­sen­tes los ele­men­tos cas­te­llano-leo­nés de la re­po­bla­ción me­die­val, pe­ro tam­bién los an­da­lu­ces y por­tu­gue­ses, pa­ra que los vi­si­tan­tes se lle­ven una idea apro­xi­ma­da de es­te mar­co tan rico y con tan­tos ma­ti­ces. To­do ello se tra­du­ci­rá en po­nen­cias, co­mu­ni­ca­cio­nes, me­sas re­don­das, ex­po­si­cio­nes, pro­yec­cio­nes, re­co­no­ci­mien­tos y de­gus­ta­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas, e in­clu­so se ha­rá al­gu­na de­nun­cia pa­ra me­jo­rar ele­men­tos pa­tri­mo­nia­les en el te­rri­to­rio an­de­va­le­ño.

En re­su­men, den­tro de unas se­ma­nas Pay­mo­go se con­ver­ti­rá en el fo­co cul­tu­ral de la pro­vin­cia de Huel­va, pro­yec­tan­do su for­ma de vi­da, su pai­sa­je y la ama­bi­li­dad de sus gen­tes, pe­ro tam­bién la ima­gen de un es­pa­cio do­ta­do de gran­des po­ten­cia­li­da­des pa­ra la agri­cul­tu­ra o el tu­ris­mo.

FO­TOS: FÉ­LIX SAN­CHA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.