Los par­ti­dos en­su­cian la pre­cam­pa­ña del 2-D

El jui­cio de los ERE ter­mi­na­rá des­pués de las elec­cio­nes

Huelva Informacion - - Portada - JUAN M. MAR­QUÉS PE­RA­LES

V@mar­ques­pe­ra­les AN a ter­mi­nar con­si­guien­do que nos vo­ten quie­nes no nos quie­ren vo­tar es­ta vez”. En el PSOE an­da­luz no ter­mi­nan de dar cré­di­to a la ra­di­ca­li­za­ción de la cam­pa­ña del PP. En to­das las ci­tas elec­to­ra­les an­da­lu­zas en las que los po­pu­la­res han es­ta­do a pun­to de ga­nar la Jun­ta, co­mo la de Javier Are­nas en 2012 o las que con­du­je­ron a la le­gis­la­tu­ra de la pin­za, siem­pre hu­bo un mo­men­to en el que el PP se pa­sa­ba de fre­na­da. "Só­lo ven­den rui­na", res­pon­dió el Ma­nuel Cha­ves de en­ton­ces a los men­sa­jes apo­ca­líp­ti­cos de la opo­si­ción.

Pe­ro es­ta vez, Juan­ma Mo­reno, el can­di­da­to po­pu­lar, no par­te co­mo po­si­ble ga­na­dor. Ni su estilo es el de un lu­cha­dor en el ba­rro, más bien es un po­lí­ti­co sin mu­cho col­mi­llo, que no se ha in­vo­lu­cra­do de­ma­sia­do en las aven­tu­ras ju­di­cia­les de los su­yos en los ca­sos ERE e In­ver­ca­ria.

Pe­ro la se­ma­na ha arro­ja­do dos he­chos que apun­tan a una cam­pa­ña su­cia. Las Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes lan­za­ron el jue­ves una car­te­le­ría vir­tual, en la que ta­cha­ba de "ra­tas" a to­dos los ex pre­si­den­tes de la Jun­ta, des­de Ra­fael Es­cu­re­do a José Antonio Gri­ñán, y se les acu­sa­ba de gas­tar el di­ne­ro de los pa­ra­dos en dro­ga y pu­ti­clubs.

A la vez, a esas mis­mas ho­ras, el se­na­dor Luis Az­nar so­me­tía a Su­sa­na Díaz a un du­ro interrogatorio en la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción de la fi­nan­cia­ción de los par­ti­dos. Si en la pri­me­ra par­te de la com­pa­re­cen­cia, la que fue te­le­vi­sa­da tan­to en RTVE co­mo en An­da­lu­cía TV, la pre­si­den­ta su­peró las cues­tio­nes de quien pa­re­cía un atri­bu­la­do se­na­dor leo­nés aque­ja­do de un laís­mo chi­rrian­te, tras el pri­mer des­can­so Luis Az­nar la lle­vó a un te­rreno muy in­có­mo­do don­de tu­vo que ex­pli­car los con­tra­tos de su es­po­so y de tres cu­ña­dos en dos em­pre­sas sub­ven­cio­na­das por la Jun­ta.

El Se­na­do no es­tá pa­ra eso, efec­ti­va­men­te. El PP ha con­ver­ti­do la Cá­ma­ra en una pla­ta­for­ma de in­te­rés par­ti­cu­lar, don­de se lle­va a los so­cia­lis­tas an­da­lu­ces en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral pa­ra ser so­me­ti­dos a una co­mi­sión de hu­mi­lla­ción. Des­pués de Su­sa­na Díaz, ten­drán que com­pa­re­cer Ma­nuel Cha­ves y Fran­cis­co Javier Guerrero, el prin­ci­pal en­cau­sa­do en el ca­so ERE.

Los po­pu­la­res an­da­lu­ces se que­jan amar­ga­men­te de que la co­rrup­ción no pa­sa fac­tu­ra, y no es cier­to. El PSOE de Su­sa­na Díaz ob­tu­vo los peo­res re­sul­ta­dos en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de 2015, y el 2 de di­ciem­bre pue­de apro­xi­mar­se pe­li­gro­sa­men­te al 30% de apo­yos, pe­ro en esa mis­ma co­mi­sión, la del Se­na­do, tam­bién se evi­den­ció que el par­ti­do de Pa­blo Ca­sa­do car­ga con una mo­chi­la de pie­dra. Le aca­ba de di­mi­tir su an­te­rior se­cre­ta­ria ge­ne­ral, María Do­lo­res de Cos­pe­dal, por sus en­car­gos al co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo, uno de los ata­jos su­cios de de­fen­sa po­pu­lar en el ca­so Gür­tel. Co­mo el mar­ti­llea­do del dis­co du­ro de Bár­ce­nas.

El pro­ble­ma de los po­pu­la­res en es­tas elec­cio­nes an­da­lu­zas es nue­vo. Y de ahí, es­tos mie­dos. Por vez pri­me­ra de­ben ha­cer fren­te a ri­va­les por los dos flan­cos, Ciu­da­da­nos por el cen­tro y Vox, por la de­re­cha. El par­ti­do de San­tia­go Abas­cal as­pi­ra a ob­te­ner un par­la­men­ta­rio por Se­vi­lla y a Juan Marín, el can­di­da­to de Ciu­da­da­nos, le han pues­to el com­pli­ca­do ob­je­ti­vo de so­bre­pa­sar al PP. Y así, acuar­te­la­do en­tre Ciu­da­da­nos y Vox, el PP va per­dien­do el cen­tro y, lo que es peor, par­te del vo­to más con­ser­va­dor de la de­re­cha.

Pa­blo Ca­sa­do se ha vol­ca­do en la cam­pa­ña co­mo si fue­se can­di­da­to; Juan­ma Mo­reno se fo­to­gra­fía an­te su­pues­tas tor­ti­llas, ham­bur­gue­sas y pol­vo­ro­nes, y el co­man­do ba­su­ra in­ten­ta­rá ex­pri­mir, con nom­bres y ape­lli­dos, los ca­sos más nau­sea­bun­dos de co­rrup­ción: el peor, el del uso de tar­je­tas de la Faf­fe (la ex­tin­ta fun­da­ción de la Con­se­je­ría de Em­pleo) en el pros­tí­bu­lo Don An­ge­lo.

¿Y el PSOE? Si la cam­pa­ña del PP es agre­si­va, a ve­ces su­cia, la del PSOE es soft, blan­da, que ca­si ni se no­te. Los so­cia­lis­tas han pues­to to­dos los hue­vos en la mis­ma ces­ta, la de Su­sa­na Díaz. Los con­se­je­ros del Go­bierno an­da­luz, mu­chos de los cua­les se pre­sen­tan en las lis­tas elec­to­ra­les, ape­nas go­zan de pro­yec­ción pú­bli­ca, no ven­drán los mi­nis­tros a ha­cer cam­pa­ña y Pe­dro Sán­chez só­lo su­ma­rá dos in­ter­ven­cio­nes en An­da­lu­cía.

La di­rec­ción so­cia­lis­ta an­da­lu­za ha acla­ra­do a Fe­rraz que no desean un des­em­bar­co de mi­nis­tros ni de otros car­gos del par­ti­do. El pre­si­den­te del Go­bierno tie­ne una in­ten­sa agen­da in­ter­na­cio­nal en las pró­xi­mas se­ma­nas, por lo que su pre­sen­cia va a ser muy li­mi­ta­da.

Es­ta es­tra­te­gia tam­bién es difícil de com­pren­der, de no ser que el PSOE bus­que unas elec­cio­nes sin de­ma­sia­da par­ti­ci­pa­ción. En 2015 la afluen­cia a las ur­nas fue ba­ja –un po­co más del 61%–, y el 2 de di­ciem­bre aún pue­de ba­jar más, pe­ro no es­tá es­cri­to que al PSOE le be­ne­fi­cie una par­ti­ci­pa­ción dé­bil.

Lo que vie­nen in­di­can­do los son­deos es que la in­ten­ción di­rec­ta de vo­to es­tá muy igua­la­da en­tre los tres par­ti­dos de la opo­si­ción y que el PSOE les sa­ca una ven­ta­ja am­plia pa­ra ga­nar, pe­ro po­co más. Si el vo­to es­ti­ma­do es­tá sien­do tan di­fe­ren­te se­gún qué son­deos, se de­be a la dis­tin­ta in­ter­pre­ta­ción que los so­ció­lo­gos es­tán dan­do al vo­to de­cla­ra­do; es de­cir, a la co­ci­na.

Pe­ro An­da­lu­cía es­tá di­vi­di­da en ocho cir­cuns­crip­cio­nes, el PSOE pue­de per­der tres es­ca­ños ca­si sin dar­se cuen­ta, por­que fue­ron los que ga­na­ron un 2015 por un pu­ña­do de vo­tos. Su­sa­na Díaz es­tá des­ple­gan­do una cam­pa­ña muy si­mi­lar a lo que ve­nía ha­cien­do co­mo pre­si­den­ta de la Jun­ta el úl­ti­mo año. Reunio­nes sec­to­ria­les, en­cuen­tros con co­mi­tés de em­pre­sas, pa­seos por los pue­blos acom­pa­ña­da de los al­cal­des... po­cos mí­ti­nes y es­ca­sa car­te­le­ría, más allá de un in­ce­san­te tra­ba­jo en las re­des so­cia­les.

Es co­mo si fue­ran unas elec­cio­nes ador­me­ci­das, don­de to­do se da por sa­bi­do, a ex­cep­ción de la ri­va­li­dad que se di­ri­me en la de­re­cha. O es una cal­ma que au­gu­ra tiem­pos tur­bu­len­tos.

Los so­cia­lis­tas no dan cré­di­to a la pro­gre­si­va ra­di­ca­li­za­ción del PP, que fa­ci­li­ta su vic­to­ria

ANTONIO PI­ZA­RRO

Su­sa­na Díaz y Te­re­sa Rodríguez, du­ran­te la ron­da de ne­go­cia­ción de la in­ves­ti­du­ra en 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.