Las ope­ra­cio­nes con­tra la obe­si­dad mór­bi­da cam­bian la vi­da a 367 onu­ben­ses

El In­fan­ta Ele­na cumple 20 años con un éxi­to de más del 90% en­tre los pa­cien­tes

Huelva Informacion - - Portada - En­ri­que Mo­rán LAS CLAVES

El Hos­pi­tal In­fan­ta Ele­na an­da de aniver­sa­rio. Se cum­plen 20 años des­de que es­te cen­tro asis­ten­cial pu­so en mar­cha la ci­ru­gía bariátrica, que tan­ta sa­lud ha lle­va­do a otras tan­tas vi­das que han si­do cam­bia­das. Du­ran­te es­tos años se han pro­vo­ca­do au­tén­ti­cos mi­la­gros pe­ro, eso sí, siempre de ca­rác­ter cien­tí­fi­co.

La ci­ru­gía bariátrica es un con­jun­to de pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos usa­dos para tra­tar la obe­si­dad, con el ob­je­ti­vo de dis­mi­nuir el pe­so cor­po­ral y co­mo al­ter­na­ti­va al tra­ta­mien­to con otros me­dios no qui­rúr­gi­cos pe­ro que tie­nen ese mis­mo fin. Tal y co­mo in­di­có el je­fe de Ci­ru­gía del In­fan­ta, Ra­fael Ba­lon­go, la ci­ru­gía bariátrica “so­lo se apli­ca cuan­do la obe­si­dad mór­bi­da no tie­ne res­pues­ta a tra­vés de los tra­ta­mien­tos ha­bi­tua­les”. En el In­fan­ta Ele­na la lle­va a ca­bo la Uni­dad de Ci­ru­gía Ge­ne­ral y Apa­ra­to Di­ges­ti­vo.

Des­de 1998 se han ope­ra­do en el In­fan­ta 367 per­so­nas. Des­de ha­ce 10 años las in­ter­ven­cio­nes se rea­li­zan a tra­vés de la­pa­ros­co­pia, por lo que han per­di­do en bue­na me­di­da su ca­rác­ter in­va­si­vo. Ba­lon­go en­fa­ti­zó el he­cho de que la obe­si­dad es­tá ya con­si­de­ra­da co­mo una epi­de­mia, de mo- do que ya se em­plea el tér­mino an­glo­sa­jón glo­be­sity para des­cri­bir el al­can­ce mun­dial de es­ta pa­to­lo­gía. “La obe­si­dad –aña­dió– es una en­fer­me­dad cró­ni­ca, pro­gre­si­va e in­va­li­dan­te”.

La obe­si­dad pue­de ser tan­to el re­sul­ta­do de una en­fer­me­dad me­ta­bó­li­ca co­mo el re­sul­ta­do de unos há­bi­tos per­ni­cio­sos de vi­da. Ade­más se le pue­de con­si­de­rar una en­fer­me­dad fa­mi­liar, pues esos ma­los há­bi­tos de die­ta o fal­ta de ejer­ci­cio sue­len ser com­par­ti­dos por un mis­mo nú­cleo.

Ba­lon­go de­fi­nió que la obe­si­dad es un pro­ble­ma gra­ve cuan­do se pa­sa de 40 en el Ín­di­ce de Ma­sa Cor­po­ral (IMC) o 35 si hay una co­mor­bi­li­dad con otros pa­to­lo­gías, to­do ello tal y co­mo lo in­di­can las di­fe­ren­tes so­cie­da­des cien­tí­fi­cas.

Cuan­do la per­so­na es cons­cien­te de que su so­bre­pe­so li­mi­ta enor­me­men­te su sa­lud y ca­li­dad de vi­da tie­ne por de­lan­te va­rios pa­sos que dar. El pri­me­ro de ellos es ob­via­men­te su mé­di­co de fa­mi­lia, el fiel guar­dián de su es­ta­do de sa­lud. Si él lo ve per­ti­nen­te lo de­ri­va­rá al en­do­crino, que rea­li­za una eva­lua­ción al pa­cien­te y de­ci­di­rá si és­te es can­di­da­to a la ope­ra­ción bariátrica. Si el ca­so es afir­ma­ti­vo se re­cu­rre al psi­quia­tra que, por su par­te, ha­rá su co­rres­pon­dien­te eva­lua­ción, ya que es bas­tan­te im­por­tan­te que se ten­ga en cuen­ta si el ex­tre­mo so­bre­pe­so es fru­to por ejem­plo, de al­gu­na de­pen­den­cia adic­ti­va. Si se tra­ta de un tras­torno men­tal se des­car­ta co­mo can­di­da­to.

Con el vis­to bueno del pro­fe­sio­nal de sa­lud men­tal, el pa­cien­te ya es­tá dis­pues­to para la in­ter­ven­ción. Aun así, ten­drá por de­lan­te unas 3 o 4 con­sul­tas pre­vias en las que el pa­cien­te re­ci­bi­rá to­dos los de­ta­lles del pro­to­co­lo que se va a se­guir an­tes, du­ran­te y des­pués de la in­ter­ven­ción, con el ob­je­ti­vo de que se al­can­ce el sue­ño desea­do que en­tre otras co­sas, per­mi­ti­rá nor­ma­li­zar la vi­da de la per­so­na. Se acon­se­ja que los pa­cien­tes va­yan siempre acom­pa­ña­dos a las con­sul­tas por al­gún fa­mi­liar, ya que se ne­ce­si­ta “que el en­torno co­la­bo­re”.

En es­tos 20 años han pa­sa­do por la ci­ru­gía bariátrica en el In­fan­ta Ele­na 367 pa­cien­tes pro­ce­den­tes de to­da la pro­vin­cia. El éxi­to, ade­más, tie­ne un ni­vel ele­va­dí­si­mo, ya que tan só­lo en el 5,6% de los ca­sos se re­cu­pe­ra el pe­so y en ape­nas un 1,2% se ha-

Los ma­los há­bi­tos com­par­ti­dos in­fie­ren a la en­fer­me­dad el ca­rác­ter de fa­mi­liar

H. IN­FOR­MA­CIÓN

Una de las in­ter­ven­cio­nes de ci­ru­gía bariátrica que se rea­li­zan a tra­vés de la­pa­ros­co­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.