La mi­sa vo­ti­va de la In­ma­cu­la­da

Huelva Informacion - - Huelva -

LA de­vo­ción in­ma­cu­lis­ta de Huel­va que­da bien re­pre­sen­ta­da en la pa­rro­quia a la que da tí­tu­lo, que se po­ne en mar­cha en 1515 con la do­na­ción de unos te­rre­nos para le­van­tar­la. Así, Huel­va se con­vier­te en una de las pri­me­ras po­bla­cio­nes es­pa­ño­las en se­cun­dar la creen­cia con­cep­cio­nis­ta.

De al­gu­na for­ma, re­fle­ja la im­pli­ca­ción de la ciudad al dar­le nom­bre a su se­gun­da pa­rro­quia. A lo lar­go del tiem­po se­rán mu­chas las mues­tras con­cep­cio­nis­tas de los onu­ben­ses, nom­bra­da el 20 de abril de 1586 Pa­tro­na del Con­se­jo. A me­dia­dos del si­glo XVI ya con­ta­ba con her­man­dad pro­pia, re­cu­pe­ra­da en la ac­tua­li­dad, des­de 2004.

Esa vin­cu­la­ción se ve­rá ref le­ja­da más tar­de en el Vo­to de San­gre que la ciudad de Huel­va rea­li­za en

1653, se re­co­gía así la acla­ma­ción po­pu­lar que exis­tía en las ca­lles en la de­fen­sa in­ma­cu­lis­ta. El 21 de sep­tiem­bre de aquel año, el ca­bil­do se­cu­lar de la vi­lla cum­plió el Vo­to de San­gre, por el que se obli­ga­ba a de­fen­der la Pu­re­za de Ma­ría, en el al­tar ma­yor de la igle­sia de la Mer­ced.

Un vo­to re­no­va­do ese mis­mo día pe­ro de 2003, en el mis­mo lu­gar, pro­mo­vi­do por la Co­mi­sión del Mo­nu­men­to a la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, que al año si­guien­te re­cu­pe­ra­ría el triun­fo in­ma­cu­lis­ta en el her­mo­so mo­nu­men­to que en la ac­tua­li­dad se le­van­ta en el co­ra­zón de la ciudad de Huel­va.

A lo lar­go de la his­to­ria se vi­vi­rán nu­me­ro­sos acon­te­ci­mien­tos que vuelven a de­mos­trar esa cer­ca­nía a la de­vo­ción a la In­ma­cu­la­da Con- cep­ción. Uno de es­tos acon­te­ci­mien­tos tie­ne lu­gar tras la pro­cla­ma­ción dog­má­ti­ca de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción por bu­la de Pío IX de 8 de di­ciem­bre de 1854. A las ce­le­bra­cio­nes pro­pias del pue­blo se dio to­da la so­lem­ni­dad a es­te acon­te­ci­mien­to in­ma­cu­lis­ta. Así el 17 de ju­nio de 1855 se ce­le­bra­ron fun­cio­nes re­li­gio­sas en las dos pa­rro­quias, en la Con­cep­ción y San Pe­dro. En la Con­cep­ción se ce­le­bró, ade- más hu­bo pro­ce­sión de la ima­gen de la Pu­rí­si­ma con oca­sión de tan faus­to acon­te­ci­mien­to.

En acon­te­ci­mien­to tan im­por­tan­te para la pro­vin­cia de Huel­va co­mo es la crea­ción de la Dió­ce­sis se pien­sa, en 1954, en la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción co­mo Pa­tro­na. Así lo ob­tie­ne el pri­mer obis­po Pe­dro Can­te­ro Cua­dra­do de la San­ta Se­de, por bu­la de 14 de ju­nio de 1954.

La In­ma­cu­la­da es­tá pre­sen­te en in­nu­me­ra­bles he­chos im­por­tan­tes de la ciudad, el con­ven­to de las Her­ma­nas de la Cruz es­tá de­di­ca­da a Ella, lo mis­mo que el Se­mi­na­rio Dio­ce­sano. Mien­tras el pue­blo siem­pre la tu­vo en sus ora­cio­nes co­mo lo de­mues­tran nu­me­ro­sas fun­da­cio­nes de mi­sas de­di­ca­das a a la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de las que se tie­ne tes­ti­mo­nio do­cu­men­tal des­de el si­glo XVII. Esa de­vo­ción se tra­du­ce en el he­cho de que en la pa­rro­quia de la Con­cep­ción el su­yo fue­se uno de los al­ta­res pri­vi­le­gia­dos.

Co­no­ce­mos, igual­men­te, que se ce­le­bra­ba una mi­sa vo­ti­va to­dos los sá­ba­dos del año con pre­rro­ga­ti­va pon­ti­fi­cia. La pér­di­da del Archivo de la pa­rro­quia, por el asal­to y que­ma del tem­plo en los dis­tur­bios de la Gue­rra Ci­vil, nos ha pri­va­do de la po­si­bi­li­dad de co­no­cer mu­cho de su his­to­ria. Sin em­bar­go, por ex­pe­dien­tes exis­ten­te en el Archivo Dio­ce­sano de Huel­va se sa­be hoy de la ce­le­bra­ción de una mi­sa vo­ti­va que se ce­le­bra­ba to­dos los sá­ba­dos en la igle­sia de la Con­cep­ción en ho­nor de la San­tí­si­ma Vir­gen. Es­to se co­no­ce gracias a un ex­pe­dien­te ins­trui­do en 1890. El 19 de sep­tiem­bre de aquel año, el coad­ju­tor de la Con­cep­ción, Fran­cis­co Cano, plan­tea unas pre

gun­ta al go­ber­na­dor ecle­siás­ti­co del Ar­zo­bis­pa­do de Se­vi­lla so­bre el desa­rro­llo de la mi­sa vo­ti­va de la Vir­gen en los sá­ba­dos de ri­to do­ble. Las cues­tio­nes que tras­la­dan al maes­tro de ce­re­mo­nias de la Ca­te­dral de Se­vi­lla eran re­fe­ren­tes a la me­jor ce­le­bra­ción de la mis­ma.

Lo que más im­por­ta aho­ra es que gracias a es­te ex­pe­dien­te se co­no­ce aquel pri­vi­le­gio hoy ol­vi­da­do, ya que el ar­ci­pres­te de Huel­va lle­va a la can­ci­lle­ría del Pa­la­cio

Un ex­pe­dien­te de

1890 da fe de los do­cu­men­tos pon­ti­fi­cios de es­ta ce­le­bra­ción

Ar­zo­bis­pal, el 13 de oc­tu­bre de 1890, “los do­cu­men­tos pon­ti­fi­cios que se con­ser­van en es­te ar­chi­vos de la Con­cep­ción y ex­pues­tos los an­te­ce­den­tes del pri­vi­le­gio de la mi­sa vo­ti­va de la San­tí­si­ma Vir­gen”. Tes­ti­mo­nio cla­ve para re­cu­pe­rar hoy día esa mi­sa vo­ti­va de los sá­ba­dos en la pa­rro­quia de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, que te­nía el su­yo co­mo un al­tar pri­vi­le­gia­do por

Ro­ma.

E. J. S.

La pa­rro­quia de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción ce­le­bra­ba los sá­ba­dos una mi­sa vo­ti­va en ho­me­na­je a la San­tí­si­ma Vir­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.