Los em­pre­sa­rios apues­tan por la in­dus­tria y aca­bar con el tra­ba­jo B

La FOE re­cla­ma a la Ad­mi­nis­tra­ción un “po­si­cio­na­mien­to cla­ro” de de­fen­sa La pa­tro­nal de­man­da la co­ne­xión fe­rro­via­ria, el ae­ro­puer­to y la re­ge­ne­ra­ción del li­to­ral

Huelva Informacion - - Portada - Ana Vi­ves Ca­sas

La ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va y de ren­ta de los onu­ben­ses se hun­de res­pec­to a la del res­to de an­da­lu­ces y las pre­vi­sio­nes pa­ra los dos pró­xi­mos años no apor­tan lu­ces so­bre el fu­tu­ro más in­me­dia­to. An­te es­ta reali­dad, los em­pre­sa­rios tie­nen cla­ro que hay que cam­biar el rum­bo, dar un gi­ro de 180 gra­dos y ac­tuar de for­ma in­me­dia­ta en dos as­pec­tos: la in­dus­tria y la eco­no­mía su­mer­gi­da. El res­to, ven­drá des­pués.

Pa­ra ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro (y el pre­sen­te) de Huel­va “ha­ce fal­ta más in­dus­tria y po­ner más me­di­das efi­ca­ces pa­ra dis­mi­nuir los ra­tios de la eco­no­mía su­mer­gi­da”. Lo tie­ne cla­ro el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Onu­ben­se de Em­pre­sa­rios (FOE), Jo­sé Luis Gar­cía-Pa­la­cios, que en­tien­de que ése es el úni­co ca­mino pa­ra cam­biar esos ni­ve­les de ren­ta que co­lo­can a Huel­va a la co­la de An­da­lu­cía y en los úl­ti­mos pues­tos del país.

La in­dus­tria no só­lo es el con­glo­me­ra­do de em­pre­sas que se asien­tan en el Po­lo químico, la avenida Fran­cis­co Mon­te­ne­gro y el Puer­to exterior. In­dus­tria “es mu­cho más, aun­que esa sea im­por­tan­tí­si­ma pa­ra nues­tra pro­vin­cia. Pri­me­ro por­que es el ca­ta­li­za­dor de to­das las pro­duc­cio­nes mi­ne­ras y, se­gun­do, por­que es un ge­ne­ra­dor de las ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les que gi­ran en torno a ella. Hablar de in­dus­tria en Huel­va es tra­tar de las em­pre­sas tra­di­cio­na- les he­rre­ras, mi­ne­ras, agroa­li­men­ta­rias, de mue­bles, in­clu­so tec­no­ló­gi­cas. Y pa­ra su avan­ce es “im­pres­cin­di­ble” un “con­ven­ci­do y ro­tun­do” po­si­cio­na­mien­to de la Ad­mi­nis­tra­ción que evi­te es­tar por de­ba­jo de la me­dia na­cio­nal y aún mas de la me­dia eu­ro­pea en cuan­to al te­ji­do in­dus­trial.

A na­die se le es­ca­pa que la apor­ta­ción de la in­dus­tria a la eco­no­mía no se re­du­ce a la ri­que­za y el em­pleo ge­ne­ra­dos den­tro del pro­pio sector. Adi­cio­nal­men­te, exis­te una apor­ta­ción in­di­rec­ta, por el efec­to de arras­tre en la ca­de­na de va­lor que con­for­man las em­pre­sas que pro­veen de bie­nes y ser­vi­cios a la in­dus­tria. Ade­más exis­te una apor­ta­ción in­du­ci­da, aso­cia­da a la ri­que­za de los ho­ga­res cu­ya ren­ta de­pen­de del em­pleo ge­ne­ra­do di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te por es­te sector, así co­mo al con­su­mo de bie­nes y ser­vi­cios pro­du­ci­dos por dis­tin­tos sec­to­res de la eco­no­mía que és­tos rea­li­zan. No hay que ol­vi­dar que Huel­va es la pro­vin­cia es­pa­ño­la con ma­yor ta­sa de pa­ra­dos, un 25,98%, se­gún los da­tos de la En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va del ter­cer tri­mes­tre del año, es de­cir, que la cuar­ta par­te de los que pue­den tra­ba­jar no lo ha­cen.

Por ello, el pre­si­den­te de los em­pre­sa­rios tie­ne cla­ro que, por ejem­plo, es ne­ce­sa­rio te­ner ca­pa­ci­dad en la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra pro­pi­ciar es­ce­na­rios ener­gé­ti­cos don­de se per­mi­ta el de­sa­rro­llo de las in­dus­trias. Pe­ro so­bre to­do, que no ha­ya ni tra­bas ad­mi­nis­tra- ti­vas ni am­bien­ta­les, por­que mu­chas ve­ces se lle­ga a la pa­rá­li­sis tras los aná­li­sis y “Me­dio Am­bien­te no de­be ser un de­par­ta­men­to de veto, sino de pro­tec­ción. Se pue­de ha­cer to­do man­te­nien­do y con­ser­van­do el me­dio am­bien­te, pe­ro no de­be blo­quear”.

La ho­ja de ru­ta pa­sa por cam­bios muy pro­fun­dos que pon­gan freno a una eco­no­mía su­mer­gi­da que ha to­ma­do un vo­lu­men que se equi­pa­ra a la cuar­ta par­te del pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB). Esos ni­ve­les de frau­de obli­gan a re­cla­mar un cam­bio en la nor­ma­ti­va por­que “la ac­tual no in­cen­ti­va el em­pleo sino el pa­ro”. En la lu­cha con­tra esa bol­sa ne­gra de la eco­no­mía se pre­ci­sa “al­go más de ins­pec­ción” por­que hoy por hoy los em­pre­sa­rios le­ga­les so­por­tan el 99% de las ins­pec­cio­nes. “Hay que bus­car otros me­dios pa­ra des- ta­par lo que to­do el mun­do co­no­ce, pa­ra po­der ir don­de hay au­tén­ti­cas or­ga­ni­za­cio­nes de eco­no­mía su­mer­gi­da” por­que “no hay eco­no­mía que re­sis­ta una cuar­ta par­te de ac­ti­vi­dad su­mer­gi­da”.

Es­te año 2019 co­mien­za con es­tas pre­mi­sas y es­ta­rá con­di­cio­na­do por la si­tua­ción política que “afec­ta y con­di­cio­na mu­cho” al sector em­pre­sa­rial; “co­mo mí­ni­mo pro­vo­ca in­quie­tud e in­cer­ti­dum­bre”. Por eso, des­de la pa­tro­nal no se du­da al afir­mar que los pro­ce­sos elec­to­ra­les ge­ne­ran “cier­ta aler­gia” al sector al lle­var em­pa­re­ja­da una re­vo­ca­ción de las in­ver­sio­nes. La con­clu­sión de las elec­cio­nes en An­da­lu­cía pro­vo­ca­rá un cam­bio que “pue­de crear ex­pec­ta­ti­vas, in­quie­tu­des, in­cer­ti­dum­bres u op­ti­mis­mo”. Pe­ro lo que está cla­ro es que cuan­do hay un cam­bio de Go­bierno, “hay pa­rá­li­sis” y vol­ver a ac­ti­var la ma­qui­na­ria de la le­gis­la­ción, de la me­jo­ra de nor­ma­ti­vas “cues­ta mu­cho tra­ba­jo”.

La si­tua­ción no está pa­ra per­der tiem­po. Hoy se so­por­tan pla­zos que, por ejem­plo, al­can­zan el año y has­ta los 18 me­ses pa­ra lo­grar una li­cen­cia de obra.

El tiem­po pa­sa y a pe­sar de ello, hoy se si­guen reivin­di­can­do prác­ti­ca­men­te las mis­mas in­ver­sio­nes que ha­ce trein­ta años y “eso es in­sos­te­ni­ble”. En es­te te­rreno, los em­pre­sa­rios han lle­ga­do a to­car fondo y han dado un pa­so ade­lan­te al ha­cer pú­bli­co su res­pal­do a la ma­ni­fes­ta­ción que se lle­va­rá

Jo­sé Luis Gar­cía-Pa­la­cios Pre­si­den­te de la FOE Hay que ser más valiente cuan­do se es po­lí­ti­co, no se pue­de le­van­tar el de­do el úl­ti­mo” Jo­sé Luis Gar­cía-Pa­la­cios Pre­si­den­te de la FOE Me­dio Am­bien­te no de­be ser un de­par­ta­men­to de veto, sino de pro­tec­ción”

a ca­bo el mes que vie­ne pa­ra de­nun­ciar la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ras que su­fre la pro­vin­cia. Dé­fi­cit que es ma­lo en sí mis­mo por las di­fi­cul­ta­des que pro­vo­ca, pe­ro que ade­más se de­ja en el ca­mino un re­gue­ro de ca­ren­cias que se mul­ti­pli­can en la prác­ti­ca to­ta­li­dad de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas (ca­da mi­llón in­ver­ti­do en obra pú­bli­ca ge­ne­ra 14 pues­tos de tra­ba­jo di­rec­tos y 40 in­di­rec­tos).

Esa de­ci­sión que han mos­tra­do los em­pre­sa­rios se “echa en fal­ta” en los po­lí­ti­cos. Al me­nos, así lo en­tien­den los pa­tro­nos que ad­vier­ten de que “cuan­do se es po­lí­ti­co, no se pue­de ir por de­trás y le­van­tar el de­do el úl­ti­mo. El po­lí­ti­co –ex­pli­ca Gar­cía-Pa­la­cios–, de­be ade­lan­tar­se, te­ner va­lor y una visión de fu­tu­ro, no elec­to­ra­lis­ta”. En de­fi­ni­ti­va, de­be ase­me­jar­se al­go más a la de los em­pre­sa­rios que en­fo­can su tra­ba­jo pa­ra las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes. Pa­ra ellos hay in­fra­es­truc­tu­ras que son de­ter­mi­nan­tes y cu­ya au­sen­cia o exis­ten­cia con­di­cio­nan el fu­tu­ro in­me­dia­to. Si hu­bie­ra que ele­gir tres (pa­ra em­pe­zar por al­gún si­tio), lo tie­nen cla­ro: una co­ne­xión fe­rro­via­ria que per­mi­ta el des­pla­za­mien­to de Huel­va a Se­vi­lla en 40 mi­nu­tos, el ae­ro­puer­to (tal y co­mo está plan­tea­do el pro­yec­to ac­tual­men­te, co­mo una ini­cia­ti­va pri­va­da) y la re­ge­ne­ra­ción de­fi­ni­ti­va del li­to­ral.

La fal­ta de to­do ello ha sido de­ci­si­va en el ba­lan­ce eco­nó­mi­co de 2018, que “en tér­mi­nos ge­ne­ra­les

no ha sido un mal año”. En el ca­so del turismo, un sector muy li­ga­do a ser­vi­cios, so­por­ta y si­gue ado­le­cien­do las mis­mas ca­ren­cias que ha­ce tres dé­ca­das. “Se gas­ta mu­cho en fue­gos ar­ti­fi­cia­les y no hay una política po­ten­te”. Pa­ra el je­fe de los em­pre­sa­rios es ob­vio que el turismo es ima­gen y “cual­quier fa­llo, des­pro­pó­si­to o in­cum­pli­mien­to de fun­cio­nes de la Ad­mi­nis­tra­ción, dam­ni­fi­ca al sector”.

El sector pri­ma­rio ha te­ni­do un buen año en to­dos los sen­ti­dos, con pre­cios me­dios bue­nos en tér­mi­nos ge­ne­ra­les. El cer­do ibé­ri­co sí ha re­gis­tra­do un re­pun­te con­si­de­ra­ble, mien­tras que el va­cuno si­gue es­tan­do en una si­tua­ción com­pli­ca­da por­que el am­pa­ro de la PAC no se termina de ver”. En el re­pa­so por sec­to­res, el de los frutos ro­jos ha ce­rra­do un ejer­ci­cio con ma­yo­ría de as­pec­tos po­si­ti­vos en pro­duc­ción y pre­cios. Aun­que ha ha­bi­do que la­men­tar “la in­tru­sión en el sector de unas per­so­nas que tras unas si­glas sin­di­ca­les han de­for­ma­do y ter­gi­ver­sa­do la reali­dad [en re­fe­ren­cia a la de­nun­cia ar­chi­va­da pre­sen­ta­da por cuatro tem­po­re­ras ma­rro- quíes con­tra un em­pre­sa­rio agrí­co­la de Al­mon­te por un su­pues­to de­li­to de aco­so se­xual]. El tiem­po nos ha dado la ra­zón –sub­ra­ya el je­fe de los em­pre­sa­rios– y nos po­ne de ma­ni­fies­to que ni los po­lí­ti­cos ni la Ad­mi­nis­tra­ción han es­ta­do en su si­tio, ni han dado un so­lo pa­so a pe­sar de que se ha de­mo­ni­za­do a un sector y to­do lo que se ha di­cho es men­ti­ra”.

La cons­truc­ción es un sector de con­clu­sión. Si la eco­no­mía va bien, hay cons­truc­ción, aun­que la úni­ca que apor­ta ge­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca es la obra pú­bli­ca y en la pro­vin­cia prác­ti­ca­men­te bri­lla por su au­sen­cia. Durante los do­ce me­ses an­te­rio­res, se ha reac­ti­va­do “al­go”, es­pe­cial­men­te en zo­nas del li­to­ral y en las que pri­ma la ac­ti­vi­dad re­la­cio­na­da con los frutos ro­jos.

Con to­do, los em­pre­sa­rios tie­nen cla­ro que el de­sa­rro­llo de Huel­va de­pen­de de un po­si­cio­na­mien­to “ro­tun­do” de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra de­fen­der el si­tio que de­be te­ner la pro­vin­cia en el re­par­to de in­ver­sio­nes, así co­mo de “la con­si­de­ra­ción real de las em­pre­sas, que es­tán re­ple­tas de tra­ba­ja­do­res a los que hay que cui­dar y de­jar cre­cer con diá­lo­go y paz so­cial”. Y, por úl­ti­mo, de­jar a la so­cie­dad ci­vil que sea la que re­cla­me la es­tra­te­gia de fu­tu­ro que quie­re pa­ra la pro­vin­cia y que a ella se su­men em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos. Las lí­neas de ac­tua­ción es­tán cla­ras; de su eje­cu­ción de­pen­de el fu­tu­ro (y pre­sen­te) de Huel­va.

Gar­cía-Pa­la­cios ve ne­ce­sa­rio un cam­bio de nor­ma que “in­cen­ti­ve el em­pleo y no el pa­ro”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.