VUEL­VE MA­RIANO

Huelva Informacion - - Opinión -

NUN­CA pen­sé que lo echa­ría de me­nos. ¿Qué ne­ce­si­dad tie­ne es­te hom­bre de en­gro­sar el plan­tel de re­gis­tra­do­res de la pro­pie­dad, sin na­da nue­vo que apor­tar a la no­ble­za de esa pro­fe­sión de la que só­lo te­ne­mos no­ti­cia cuan­do cru­za­mos el Ru­bi­cón de com­prar o ven­der una vi­vien­da pa­ra ol­vi­dar­nos de ella el res­to de nues­tra exis­ten­cia? Va­le que tie­ne un suel­do que pa­ra sí lo qui­sie­ra un pre­si­den­te del Go­bierno; va­le que con­ser­ve par­te de sus pri­vi­le­gios co­mo tal, que le per­mi­ti­rán un desaho­go el res­to de su vi­da; va­le que no ten­drá a la ca­ter­va de pe­rio­dis­tas per­si­guién­do­le en to­do mo- men­to con pre­gun­tas que ja­más qui­so con­tes­tar y va­le que no le es­ta­rán cri­ti­can­do ca­da cin­co mi­nu­tos pe­ro ¿y no­so­tros qué?

To­da­vía año­ra­mos esas ga­lle­ga­das inin­te­li­gi­bles, esos re­fra­nes di­chos al re­vés –¿Gabriel Amat fue su maes­tro?– , esas en­gan­cha­das en el Con­gre­so, esos atro­pe­lla­mien­tos de pa­la­bras, ese tic en los ojos. De acuer­do que fue Ma­riano el que re­sol­vió de­fi­ni­ti­va­men­te la pa­ra­do­ja del ga­lle­go y la es­ca­le­ra, ya que en su ca­so ni subía, ni ba­ja­ba, por­que no lo in­ten­ta­ba; que la ac­ción tre­pi­dan­te nun­ca fue lo su­yo y que tu­vo pe­ca­di­llos co­mo el de di­ri­gir un par­ti­do que ha sido ca­paz de po­ner de acuer­do a to­do el mun­do co­mo po­dri­do de co­rrup­ción has­ta el tué­tano, pe­ro es­toy has­ta dis­pues­to a per­do­nár­se­los si re­gre­sa a las trin­che­ras.

Lo que ha de­ja­do es un cha­val que de­mues­tra que lo del más­ter en cua­ren­ta días, no só­lo es una gol­fa­da, sino que de­ja una fal­ta de pre­pa­ra­ción a su pa­so que asus­ta y si en­ci­ma no ca­lla el es­pec­tácu­lo está ser­vi­do. Si ade­más le acom­pa­ña un per­so­na­je de son­ri­sa más que si­nies­tra de fa­ma in­ter­na­cio­nal por lan­zar, a dis­tan­cias in­ve­ro­sí­mi­les y per­fec­ta­men­te inú­ti­les, las in­te­rio­ri­da­des de las acei­tu­nas, que está acom­pa­ña­do de gen­te fa­mo­si­lla, gua­pe­to­na –co­mo si fue­ra de Ciu­da­da­nos, va­mos– que no ha co­gi­do un li­bro en su vi­da, que blan­quea lo que, por mu­cho que se em­pe­ñen, es la ex­tre­ma de­re­cha más ran­cia, sec­ta­ria e in­to­le­ran­te que ja­más pa­só por el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co des­de el inefa­ble Blas Pi­ñar, te­ne­mos el es­ce­na­rio ideal pa­ra que el de la bar­ba y el pe­lo di­so­nan­te, vuel­va a de­lei­tar­nos con su ben­di­ta par­si­mo­nia. Lo que de­jó cuan­do ni un año se ha cum­pli­do de su abrup­ta par­ti­da, es un sin­diós, un caos que ne­ce­si­ta de su bue­na mano co­mo re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad, pa­ra de­jar­nos una fin­ca li­bre de car­gas. Por­que car­gas, nos has de­ja­do un mon­tón des­de que te fuis­te. Ma­riano, ca­lien­ta que sa­les.

Ja­más pen­sé que echa­ría de me­nos la pa­si­vi­dad de un re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad com­pa­ra­do con lo que hay

ÓS­CAR LE­ZA­ME­TA

ole­za­me­[email protected]­vain­for­ma­cion.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.