Ma­rio­la Luen­go abre con su pre­gón las fies­tas de San Se­bas­tián

Ma­rio­la Luen­go de­man­da una de­fen­sa “pa­cí­fi­ca” del cris­tia­nis­mo fren­te al lai­cis­mo Pide que Huel­va ten­ga un san­to co­mo el que des­de ha­ce 10 años “está en el cie­lo: San Fran­cis­co Gi­rón”

Huelva Informacion - - Portada - Ra­quel Ren­dón

Ma­rio­la Luen­go ya lo ha­bía anun­cia­do: “Se­rá un pre­gón muy de Huel­va y muy azul”. Di­cho y he­cho. La alo­cu­ción de la pri­me­ra pre­go­ne­ra de las Fies­tas del Pa­trón de Huel­va tu­vo a es­ta tie­rra, a su luz y a la his­to­ria del már­tir co­mo hi­los con­duc­to­res, y un onu­ben­sis­mo pal­pa­ble en ca­da la­ti­do, en ca­da pa­la­bra lle­na de amor y de reivin­di­ca­ción por las me­jo­ras de la ca­pi­tal y de su pro­vin­cia.

El ac­to se ce­le­bró en la gé­li­da ma­ña­na de ayer en el Gran Tea­tro de Huel­va. En el fo­so de la bom­bo­ne­ra, la Ban­da Mu­ni­ci­pal de Música de la ca­pi­tal abría el ac­to so­lem­ne con los so­nes de Mi Huel­va tie­ne una ría.

Con las no­tas re­tum­ban­do to­da­vía por la pla­tea car­mín, la pre­sen­ta­do­ra de la pre­go­ne­ra, Carmen Cór­do­ba, pro­ce­día a ha­cer lo pro­pio. Re­cor­dó que Luen­go na­ció en Huel­va y se crió en Val­de­lar­co, que es her­ma­na de la Cin­ta, la In­ma­cu­la­da, Tres Caí­das y La Ce­na, don­de ha im­par­ti­do ta­lle­res pa­ra ni­ños. Cór­do­ba di­bu­jó a su ami­ga del al­ma co­mo una mu­jer de “ideas cla­ras y con­tun­den­tes”, con ca­rác­ter y una “enor­me ca­li­dad hu­ma­na y con va­lo­res fir­mes” que “siem­pre rei-

2

vin­di­ca el pa­pel de la mu­jer en el mun­do co­fra­de”.

Lle­gó el mo­men­to más es­pe­ra­do, el de la exal­ta­ción de las fies­tas pa­tro­na­les de Huel­va des­de el pris­ma de Ma­rio­la Luen­go, la pri­me­ra mu­jer pre­go­ne­ra de San Se- bas­tián des­de 1984. Fue bre­ve, lo zan­jó con agi­li­dad en el ver­bo en ape­nas me­dia ho­ra, pe­ro desató el aplau­so del res­pe­ta­ble en dis­tin­tos mo­men­tos de efer­ves­cen­cia de su sen­ti­da de­cla­ma­ción. “So­lo mi amor por Huel­va me ha he­cho su­bir­me hoy aquí”, ex­pre­só con mo­des­tia. “Ese es mi úni­co mé­ri­to, que­rer a Huel­va”.

Re­fi­rió que en la pro­vin­cia en la que ella se sien­te “más huel­va­na que onu­ben­se”, on­ce mu­ni­ci­pios com­par­ten la de­vo­ción al San­to, ve­ne­ra­do por las igle­sias ca­tó­li­ca y or­to­do­xa. “San Se­bas­tián es el Pa­trón de las pes­tes y las pla­gas: de la pes­te de la lu­do­pa­tía, de la pla­ga de la dro­ga, de la pes­te de la fal­ta de prin­ci­pios y edu­ca­ción, de la pla­ga del pa­ro, de la pes­te del egoís­mo, de la pla­ga de la fal­ta de paz...”.

Del már­tir na­ci­do en Nar­bo­na (Francia) re­cor­dó que lle­gó a ser mi­li­tar ro­mano y je­fe de la pri­me­ra cohor­te de la guar­dia pre­to­ria­na im­pe­rial de Dio­cle­ciano. Cum­plía con la dis­ci­pli­na mi­li­tar, pe­ro no par­ti­ci­pa­ba en los sa­cri­fi­cios pa­ga­nos por con­si­de­rar­los ido­la­tría. En es­te pun­to Luen­go se­ña­ló que a día de hoy “un se­ñor oron­do ga­na la par­ti­da a los Ma­gos de Orien­te” o los ni­ños se dis­fra­zan más de ca­la­ve­ras que de pas­tor­ci­llos en una cla­ra orien­ta­ción de “ido­la­trar las cos­tum­bres aje­nas”.

Cuan­do San Se­bas­tián fue des­cu­bier­to y de­nun­cia­do al em­pe­ra­dor Ma­xi­miano, es­te lo obli­gó a es­co­ger en­tre ser sol­da­do o se­guir a Je­su­cris­to. Y el San­to eli­gió lo se­gun­do, por lo que lo co­lo­ca­ron ba­jo un naranjo y lo asae­tea­ron has­ta de­jar­lo al bor­de de la muer­te. “Aho­ra ese em­pe­ra­dor ti­rano es el lai­cis­mo, in­ten­tan­do que no de­mos­tre­mos pú­bli­ca-

men­te nues­tras creen­cias; co­mo si­ga­mos así de pa­si­vos aca­ba­re­mos ce­le­bran­do mi­sa en las ca­ta­cum­bas o en las cue­vas del Con­que­ro, si es que que­da al­gu­na en pie”, apun­tó. Por ello ani­ma a los ca­tó­li­cos a de­cir “fuer­te y cla­ro que so­mos cris­tia­nos”.

La pre­go­ne­ra re­to­mó el hi­lo de la his­to­ria del már­tir re­cor­dan­do a Ire­ne, la mu­jer que lo man­tu­vo es­con­di­do en su ca­sa has­ta que sa­nó sus he­ri­das. “Te­ne­mos que se­guir el ejem­plo de Ire­ne, que se en­tre­gó a un mo­ri­bun­do sin im­por­tar las con­se­cuen­cias”, co­mo las her­ma­nas de la Cruz.

Fi­nal­men­te, San Se­bas­tián se ne­gó a aban­do­nar Ro­ma y Ma­xi- miano lo man­dó azo­tar has­ta la muer­te. “Él creía en la fe de Cris­to por en­ci­ma de to­do; no es­toy lla­man­do a la re­be­lión, pe­ro sí a la re­sis­ten­cia pa­cí­fi­ca”.

La pre­go­ne­ra evi­den­ció el re­sur­gir de la Fies­ta del Pa­trón gra­cias al tra­ba­jo in­can­sa­ble de sus aban­de­ra­dos. Co­mo ejem­plo los pu­so pa­ra la ciu­dad: “Haz lo mis­mo con­ti­go, Huel­va, lu­cha, cree en ti mis­ma sien­do leal a ti”. Es­ta la­bor de los her­ma­nos de Es­tu­dian­tes ha he­cho que el día del Pa­trón “sea co­mo un se­gun­do día de Re­yes don­de Huel­va lu­ce en to­do su es­plen­dor”.

Ma­rio­la Luen­go en­tien­de que Huel­va no es na­da sin su pro­vin­cia, y vi­ce­ver­sa. Y que no hay que na­cer aquí, sino “ser” de aquí pa­ra “que­rer­la, amar­la y reivin­di­car­la”,

y pe­lear pa­ra que “no se rían de no­so­tros con sus fal­sas pro­me­sas”.

Ser de Huel­va es “una con­di­ción del al­ma; sen­tir Huel­va es vi­brar cuan­do Ga­rro­cho can­ta Mi Huel­va tie­ne una ría... oja­lá na­die vi­vie­ra en tie­rra ex­tra­ña sin desear­lo”. Tam­bién hu­bo tiem­po en

Ma­rio­la Luen­go

Pre­go­ne­ra 2019 Haz lo mis­mo con­ti­go Huel­va, lu­cha, cree en ti sien­do leal a ti, que no se rían de no­so­tros”

el pre­gón pa­ra el Re­cre, que “no es una cues­tión de fút­bol, sino de sen­ti­mien­tos”, por lo que pide es­ta­bi­li­dad y “que de­jen de ju­gar con las lá­gri­mas del Abue­lo: tu le­yen­da se­rá siem­pre la pri­me­ra”.

Luen­go arre­me­tió con­tra los “des­al­ma­dos que me­ten fue­go a nues­tros bos­ques”, des­ta­có el ca­rác­ter hos­pi­ta­la­rio de su gen­te y las bon­da­des de es­ta tie­rra, sus “ma­ti­ces y co­lo­res”.

En­ton­ces se di­ri­gió a Lau­ra Luel­mo en uno de los ins­tan­tes más emo­ti­vos de la de­cla­ma­ción: “Lau­ra, así so­mos, de ver­dad, así es es­ta tie­rra que no te pu­do co­no­cer; to­das las ma­ra­vi­llas que es­toy con­tan­do te pro­me­to que son así y es­toy se­gu­ra de que, si ese te hu­bie­se de­ja­do, te hu­bie­ses enamo­ra­do de ella. Te lo ase­gu­ro. Pe­ro esa bes­tia de­ci­dió no fue­ra así; ese no es hu­mano ni mu­chí­si­mo me­nos de Huel­va”. La ova­ción fue la más so­na­da del pre­gón.

Re­pa­só ade­más las tra­di­cio­nes de pal­mi­tos y co­quis, de ama­ne­ce­res de la Cin­ta en el Con­que­ro. Y re­cla­mó “la re­cu­pe­ra­ción de los edi­fi­cios vie­jos que se nos caen” y unas “in­fra­es­truc­tu­ras dig­nas”. Hu­bo lu­gar en el pre­gón pa­ra Wi­lliam Mar­tin, pe­ro tam­bién pa­ra las in­dus­trias: “Pi­da­mos que no con­ta­mi­nen, no su cie­rre”. Pa­ra Luen­go, las Co­lom­bi­nas no se­rían tan bri­llan­tes sin las ca­se­tas de las her­man­da­des.

“Amo a la ciu­dad más an­ti­gua de Oc­ci­den­te, aun­que no lo vea por nin­gún la­do”, en nin­gún car­tel. “El sol aquí bri­lla co­mo en nin­gu­na par­te” y en­tre al­fom­bras de pal­mi­tos y ar­tis­tas de re­nom­bre, la pre­go­ne­ra deseó que “pron­to Huel­va ten­ga otro san­to que hoy, des­de ha­ce diez años, está en el cie­lo: San Fran­cis­co Gi­rón”.

A es­ta Huel­va que due­le por “la de­sidia y el pa­so­tis­mo” la ani­mó a re­cu­pe­rar el es­pí­ri­tu del 3 de mar­zo pa­ra re­cla­mar lo que le per­te­ne­ce, unas co­mu­ni­ca­cio­nes e in­fra­es­truc­tu­ras dig­nas que la ha­gan cre­cer y ser prós­pe­ra.

La exal­ta­ción fi­na­li­zó con un “¡que vi­va por siem­pre Huel­va, que vi­va el Se­ñor San Se­bas­tián y que Vi­va la Vir­gen de la Cin­ta!” que des­pe­gó de sus asien­tos al pú­bli­co, que se le­van­tó a aplau­dir durante unos mi­nu­tos in­clu­so con pal­mas por Huel­va. Los him­nos de Huel­va, An­da­lu­cía y Es­pa­ña pu­sie­ron fin al pri­mer pre­gón fe­me­nino de la his­to­ria del Pa­trón.

RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO: AL­BER­TO DO­MÍN­GUEZ

41. Ma­rio­la Luen­go en uno de los mo­men­tos de la exal­ta­ción a San Se­bas­tián. 2. La Ban­da de Música de Huel­va, en el fo­so del Gran Tea­tro. 3. La pre­go­ne­ra y su pre­sen­ta­do­ra de fun­den en un abra­zo.4. Carmen Cór­do­ba en un ins­tan­te de la pre­sen­ta­ción de Luen­go. 5. La pre­si­den­cia del pre­gón, en el es­ce­na­rio de la bom­bo­ne­ra es­cu­chan­do los him­nos. 6. Au­to­ri­da­des de to­dos los ám­bi­tos de la pro­vin­cia si­guie­ron con atención el pri­mer pre­gón fe­me­nino del Pa­trón de Huel­va.

3

5

6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.