IU ex­pe­dien­ta a Lla­ma­za­res por im­pul­sar la pla­ta­for­ma Ac­túa

Huelva Informacion - - España - Agen­cias MA­DRID

Lo acu­san de vul­ne­rar los es­ta­tu­tos El ex coor­di­na­dor fe­de­ral afea a la fe­de­ra­ción que se de­di­que más las pur­gas que a fre­nar a Vox

La Coor­di­na­do­ra Fe­de­ral de Iz­quier­da Uni­da (IU) apro­bó ayer la aper­tu­ra de un ex­pe­dien­te a Gas­par Lla­ma­za­res por in­cum­plir los es­ta­tu­tos de la for­ma­ción al im­pul­sar otra op­ción elec­to­ral a tra­vés de la pla­ta­for­ma Ac­túa, de la que es pro­mo­tor jun­to al juez Bal­ta­sar Gar­zón.

En de­cla­ra­cio­nes a Efe, Lla­ma­za­res con­fir­mó la aper­tu­ra del pro­ce­so, que afec­ta tam­bién a Jo­sé Al­ber­to No­voa y Arant­xa Az­ma­ra, del par­ti­do de Lla­ma­za­res Iz­quier­da Abierta, par­ti­do in­te­gra­do en la coa­li­ción de IU, se­gún un co­mu­ni­ca­do de IU.

Tras de­ba­tir durante una ho­ra un in­for­me so­bre las ac­ti­vi­da­des de Iz­quier­da Abierta y Ac­túa, la reunión apro­bó abrir ex­pe­dien­te con un 96% de vo­tos a fa­vor; así co­mo una pro­pues­ta de re­so­lu­ción, con un 89% de los vo­tos a fa­vor, que ins­ta a la fe­de­ra­ción as­tu­ria­na de IU a re­sol­ver es­ta “ano­ma­lía”, lo que, a jui­cio de Lla­ma­za­res, su­po­ne una “ame­na­za” de in­ter­ven­ción.

El in­for­me ana­li­za­do por la di- rec­ción plan­tea que Lla­ma­za­res ha in­cu­rri­do en un “in­cum­pli­mien­to ma­ni­fies­to” de los es­ta­tu­tos al im­pul­sar “una op­ción elec­to­ral” y pro­mo­ver “otro par­ti­do” que ha de­cla­ra­do su vo­lun­tad de com­pe­tir con IU en las elec­cio­nes eu­ro­peas.

El in­for­me ca­li­fi­ca los he­chos co­mo una fal­ta gra­ve o muy gra­ve y sus­ten­ta esa acu­sa­ción en el anun­cio que la pla­ta­for­ma Ac­túa reali­zó el pa­sa­do 15 de di­ciem­bre al co­mu­ni­car “su in­ten­ción fir­me de pre­sen­tar­se a las pró­xi­mas elec­cio­nes eu­ro­peas, au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les”.

Lla­ma­za­res la­men­tó por su par­te que el Co­mi­té Fe­de­ral se ha­ya de­di­ca­do a rea­li­zar una “pur­ga política” con­tra su per­so­na en vez de hablar de có­mo “fre­nar el ci­clo po­lí­ti­co ul­tra­con­ser­va­dor que está co­men­zan­do en Es­pa­ña, tras las elec­cio­nes en An­da­lu­cía”.

“Sí soy un po­ten­cial pa­ra IU de As­tu­rias, en­ton­ces es­toy dis­po­ni­ble y sí soy un pro­ble­ma, no soy im­pres­cin­di­ble”, sub­ra­yó Lla­ma­za­res en de­cla­ra­cio­nes a Efe, en las que rea­fir­mó su com­pro­mi­so con la mi­li­tan­cia de As­tu­rias y ase­ve­ra­do que irá con ellos “has­ta don­de quie­ran lle­gar”. “Lin­cha­mien­to per­so­nal, ex­clu­sión de par­te de la plu­ra­li­dad, cen­tra­li­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y chan­ta­je a la fe­de­ra­ción de As­tu­rias con ame­na­za de in­ter­ven­ción si no me san­cio­na. No se pue­de ha­cer peor”, se­ña­ló en su cen­ta de Twit­ter.

LO ad­vir­tió Joan Cos­cu­bie­la, dipu­tado de iz­quier­das que se en­fren­tó a los in­de­pen­den­tis­tas en el Par­la­ment: “La política se ha fut­bo­li­za­do. Ca­da vez más es una des­car­na­da ba­ta­lla del ellos con­tra no­so­tros, con afi­cio­nes irre­con­ci­lia­bles”. Más coin­ci­den­cias: el fút­bol está a pun­to de ce­rrar sus fi­cha­jes de in­vierno y la política ul­ti­ma in­cor­po­ra­cio­nes pa­ra la gran fi­nal elec­to­ral del 26 de ma­yo que en Es­pa­ña agru­pa mu­ni­ci­pa­les, au­to­nó­mi­cas y eu­ro­peas. El ma­pa po­lí­ti­co pue­de re­vo­lu­cio­nar­se.

El en­tre­na­dor po­pu­lar, Pa­blo Ca­sa­do, ha fi­cha­do pa­ra Ma­drid a dos can­di­da­tos que has­ta la pren­sa con­ser­va­do­ra con­si­de­ra “du­ros”, muy az­na­ris­tas: Isa­bel Díaz Ayu­so, jo­ven pe­rio­dis­ta con al­tas po­si­bi­li­da­des de ser pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad con vo­tos del PP, Ciu­da­da­nos y Vox; y Mar­tí­nez Al­mei­da, azo­te de Ma­nue­la Car­me­na, po­co co­no­ci­do. Se di­ría que an­te el jue­go bron­co de Vox, el PP ali­nea gen­te sin re­mil­gos que anun­ció su sa­li­da si ga­na­ba el con­gre­so So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría. Al­gu­nos ba­ro­nes po­pu­la­res es­tán muy in­quie­tos.

Ciu­da­da­nos tie­ne a Be­go­ña Vi­lla­cís, al­cal­de­sa vo­ca­cio­nal, que ha­rá cam­pa­ña muy em­ba­ra­za­da, que se tra­ba­ja el pues­to con en­tu­sias­mo. En­tre­tan­to, el PSOE tien­ta sin éxi­to a ve­te­ra­nos co­mo Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, y aún no tie­ne ali­nea­ción pa­ra la gran ba­ta­lla mu­ni­ci­pal de Ma­drid.

Al­bert Ri­ve­ra fue más ma­dru­ga­dor. Ya fi­chó pa­ra Bar­ce­lo­na al ex pri­mer mi­nis­tro fran­cés Ma­nuel Valls, in­quie­to, co­mo Em­ma­nuel Ma­cron, por la coin­ci­den­cia de Ciu­da­da­nos y Vox en la ma­yo­ría que go­bier­na An­da­lu­cía. Ri­ve­ra anun­cia pa­ra el Prin­ci­pa­do de As­tu­rias al ex rec­tor Juan Váz­quez, de in­du­da­ble pres­ti­gio in­te­lec­tual. Cien­tos de can­di­da­tos es­tán aún en ne­go­cia­ción con dis­tin­tos par­ti­dos. Sor­pre­sas ga­ran­ti­za­das.

Mien­tras el PSOE tar­da en anun­ciar in­cor­po­ra­cio­nes, Su­sa­na Díaz ha ad­ver­ti­do de que no fi­chen a na­die pa­ra An­da­lu­cía que ya está ella. Se ama­rra al pues­to de lí­der de la opo­si­ción con­ven­ci­da de que la Jun­ta de de­re­chas va a du­rar muy po­co. Ve­re­mos. Su ca­pa­ci­dad de aná­li­sis pre­dic­ti­vo está cues­tio­na­da. “Que no me ayu­de na­die del PSOE na­cio­nal en la cam­pa­ña, que ya me val­go yo”, di­jo en no­viem­bre. Así le fue.

Pe­ro mien­tras se pre­pa­ra la gran jor­na­da elec­to­ral de ma­yo, hay que go­ber­nar. Pe­dro Sán­chez pug­na por apro­bar los Pre­su­pues­tos que To­rra re­cha­za y Puig­de­mont di­vi­sa co­mo una for­ma de ha­cer al­go de política des­de el PDeCAT y Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na en me­dio de lo que vie­ne: tras­la­do de los po­lí­ti­cos pre­sos a Ma­drid pa­ra el jui­cio por el desafío al Es­ta­do. Aun­que no se aprue­ben esos Pre­su­pues­tos, así Sán­chez ga­na tiem­po en el po­der pa­ra ha­cer co­sas.

En su Go­bierno des­ta­ca el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res Jo­sep Bo­rrell, blan­co de los in­de­pen­den­tis­tas, co­mo ha re­cor­da­do el inefa­ble tui­te­ro Gabriel Ru­fián. Bo­rrell di­ri­ge el fren­te que a Sán­chez le va me­jor, el in­ter­na­cio­nal, re­cu­pe­ran­do to­da la ca­pa­ci­dad de ha­cer política que Ra­joy aban­do­nó. Aca­ba de re­gre­sar de la In­dia, del Diá­lo­go Rai­si­na, el Fo­ro de Da­vos asiá­ti­co. Nun­ca Es­pa­ña par­ti­ci­pa­ba ahí di­cien­do co­sas re­le­van­tes. Bo­rrell ha pro­pues­to una de­fen­sa eu­ro­pea co­mún pa­ra no de­pen­der de Es­ta­dos Uni­dos: “Ne­ce­si­ta­mos una Unión Eu­ro­pea más fuer­te, más cohe­sio­na­da y que los es­ta­dos ce­dan so­be­ra­nía pa­ra ga­nar en el es­ce­na­rio mun­dial y po­der to­mar de­ci­sio­nes sin re­pre­sa­lias de ter­ce­ros paí­ses o de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros”. Afir­mó que “Eu­ro­pa no pue­de ser la Ate­nas de Was­hing­ton”, en re­fe­ren­cia his­tó­ri­ca a cuan­do Ro­ma era ca­pi­tal política y mi­li­tar y Ate­nas ejer­cía de ca­pi­tal de ideas fi­lo­só­fi­cas.

Aten­tos a es­to: Bo­rrell pro­nos­ti­có que en 20 años, los sie­te paí­ses emer­gen­tes, es de­cir, Chi­na, la In­dia, In­do­ne­sia, Ru­sia, Bra­sil, Mé­xi­co y Tur­quía, ten­drán el do­ble del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to del G-7. Va­mos a un “mun­do de gigantes” en el que la Unión Eu­ro­pea de­be unir­se más pa­ra ser fuer­te y de­fen­der a em­pre­sas y a ciu­da­da­nos. Po­lo­nia, Ita­lia y Hun­gría en con­tra. Muy gra­ve. En­tre­tan­to, aquí es­ta­mos en las pe­que­ñe­ces po­lí­ti­cas. Me­nos mal que al­guien avi­sa de lo que se nos vie­ne en­ci­ma.

AL­BER­TO MO­RAN­TE / EFE

El por­ta­voz de IU en la Jun­ta Ge­ne­ral del Prin­ci­pa­do, Gas­par Lla­ma­za­res, atien­de a los me­dios ayer en Ovie­do.

JUAN­JO M;ARTÍN / EFE

Isa­bel Díaz Ayu­so.

MA­NUEL CAM­PO VIDAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.