Ró­de­nas

Huelva Informacion - - Deportes -

Buen par­ti­do del ali­can­tino co­mo delantero ti­tu­lar

Las mo­les­tias de Ca­ye Quin­ta­na le die­ron la opor­tu­ni­dad de sa­lir de ini­cio. Al­ber­to Ró­de­nas pue­de ser un gran refuerzo en el mer­ca­do in­ver­nal del De­cano.

de la zo­na ba­ja sa­be ma­du­rar los par­ti­dos. Por ello no se de­ses­pe­ró. Te ga­na si hay que ha­cer­lo con el ba­lón y si tie­ne que ti­rar­se al ba­rro. Eso de­ses­pe­ra a cual­quier ri­val. Si el Don Be­ni­to que­ría pelea la ten­dría. Lo­gró no en­ce­rrar­se atrás, con­se­cuen­cia ha­bi­tual de es­te ti­po de en­cuen­tros en los que un equi­po se cen­tra en apre­tar y apre­tar pa­ra no de­jar res­pi­rar al opo­nen­te.

Eso sí, ca­da vez que el De­cano lo­gró qui­tar­se esa pre­sión lo­cal pa­ra cir­cu­lar con sen­ti­do la pe­lo­ta le de­mos­tró a su opo­nen­te que le po­día ha­cer mu­cho da­ño, que te­nía ca­li­dad su­fi­cien­te pa­ra ello. De ahí que los de Juan Gar­cía tu­vie­sen muy cla­ro que de­bían anu­lar a los al­bia­zu­les, aho­gar su crea­ción siem­pre en­ci­ma de hom­bres co­mo Ba­rro­so o Qui­les. Cuan­do me­nos la to­ca­sen, me­jor. Co­mo res­pues­ta, ro­bo y sa­li­da rá­pi­da. Una fór­mu­la bá­si­ca, clá­si­ca y que en Se­gun­da B se con­vier­te en el me­ca­nis­mo ha­bi­tual de mu­chos equi­pos. Se en­con­tró con que es­te Re­cre si al­go sa­be ha­cer es de­fen­der­se an­te esos es­ce­na­rios. La za­ga al­bia­zul ape­nas su­frió.

En ata­que las oca­sio­nes fue­ron mí­ni­mas durante los pri­me­ros 45 mi­nu­tos. Un ca­be­za­zo de Ró­de­nas en los pri­me­ros com­pa­ses fue el pri­mer avi­so. Tro­pi Se de­ba­te en­tre se­guir en Huel­va o mar­char­se pa­ra te­ner más mi­nu­tos. El téc­ni­co cuen­ta con él y se lo ha de­mos­tra­do en los úl­ti­mos en­cuen­tros. El fut­bo­lis­ta al- bia­zul está a gus­to en Huel­va y la úni­ca ra­zón por la que que­rría bus­car una sa­li­da es por­que noha te­ni­do to­das las opor­tu­ni­da­des que desea­ba. Mar­ca go­la­zos en ju­ga­da, de fal­ta y cual­quie­ra di­ría que tam­bién lo ha­ce de ca­be­za. El Don Be­ni­to de­be te­ner pe­sa­di­llas con Víc­tor Ba­rro­so. Fue su ver­du­go en la ida con un dis­pa­ro so­ber­bio des­de fue­ra del área y ayer en el Vi­cen­te Sanz abrió la cuen­ta con un ca­be­za­zo. Su cre­ci­mien­to des­de el ini­cio del cam­peo­na­to es bru­tal. El equi­li­brio, la po­si­ción y la in­ten­si­dad que apor­ta Tro­pi al Re­cre no tie­ne pre­cio. El cen­tro­cam­pis­ta va­len­ciano fir­mó en Don Be­ni­to otro de esos par­ti­dos que no bri­llan, pe­ro que son fun­da­men­ta­les. Siem­pre en su si­tio, con so­lu­cio­nes dis­po­ni­bles y cor­tan­do to­do lo que pa­sa­ba por su zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.