LA CO­MU­NI­DAD DE MA­DRID APUN­TA A MÁS DE LO MIS­MO

Huelva Informacion - - Opinión -

ISA­BEL Díaz Ayu­so se con­ver­ti­rá hoy, ca­si con to­da pro­ba­bi­li­dad, en la nue­va pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, con los vo­tos de sus par­la­men­ta­rios del PP más los de Ciu­da­da­nos y Vox. Se tra­ta de un acuer­do si­mi­lar al de la Jun­ta de An­da­lu­cía, en que el Vox se que­da fue­ra del Go­bierno, pe­ro da apo­yo des­de el Par­la­men­to en vir­tud de un acuer­do con el PP. La pri­me­ra cons­ta­ta­ción es que el lí­der na­cio­nal del PP, Pa­blo Ca­sa­do, ha con­so­li­da­do su apues­ta de acuer­do en­tre las de­re­chas, al su­mar ya tres co­mu­ni­da­des don­de pre­si­den­tes po­pu­la­res go­bier­nan gra­cias al apo­yo de Ciu­da­da­nos y de Vox. En el ca­so de Ma­drid, Díaz Ayu­so fue una apues­ta a la de­ses­pe­ra­da de Ca­sa­do, por­que te­nía que rom­per con la di­ná­mi­ca del par­ti­do en es­ta co­mu­ni­dad, don­de tres de sus ex pre­si­den­tes tie­nen asun­tos pen­dien­tes o con los tri­bu­na­les o con in­ves­ti­ga­cio­nes po­li­cia­les. Sin em­bar­go, la in­con­ti­nen­cia ver­bal de Díaz Ayu­so y sus desa­cier­tos en cam­pa­ña es­tu­vie­ron a pun­to de echar a per­der es­ta apues­ta. Si se sal­vó, y és­ta es otra cons­ta­ta­ción, fue por la di­vi­sión en el blo­que de di­ri­gen­tes que pro­ve­nían del Po­de­mos ini­cial. Erre­jón creó una lis­ta pro­pia, Igle­sias se de­can­tó por los An­ti­ca­pi­ta­lis­tas e Iz­quier­da Uni­da se que­dó en ca­si nin­gún lu­gar. La in­ca­pa­ci­dad de la iz­quier­da pa­ra po­ner­se de acuer­do dio al tras­te con las pre­si­den­cias de la co­mu­ni­dad y del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid. El PP de Ca­sa­do ha­bía pen­sa­do en es­te Go­bierno au­to­nó­mi­co co­mo un mo­de­lo pa­ra con­fron­tar con el de la na­ción y co­mo un en­sa­yo pa­ra una fu­tu­ra coa­li­ción que le lle­va­se a Mon­cloa. Sin em­bar­go, Díaz Ayu­so pro­vie­ne del mis­mo tron­co que sus an­te­ce­so­ras Es­pe­ran­za Agui­rre y Cris­ti­na Ci­fuen­tes. Tra­ba­jó en un en­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y ha es­ta­do re­la­cio­na­da con ese par­ti­cu­lar am­bien­te del par­ti­do ma­dri­le­ño. Ciu­da­da­nos ya ha te­ni­do que sub­ra­yar que si Díaz Ayu­so fue­se impu­tada –es­tá re­la­cio­na­da con la con­ce­sión de unos cré­di­tos a una em­pre­sa fa­mi­liar–, ten­dría que ser apar­ta­da de la pre­si­den­cia. El PP lle­va 24 años go­ber­nan­do la co­mu­ni­dad, tres de sus ex pre­si­den­tes es­tán re­la­cio­na­dos con ca­sos de co­rrup­ción y uno de és­tos ha pa­sa­do por pri­sión. Ciu­da­da­nos ha arries­ga­do mu­cho con un acuer­do con el que se ha con­so­li­da­do co­mo so­cio po­ten­cial del PP sin op­cio­nes de pac­to con su iz­quier­da. En su in­ter­ven­ción, Díaz Ayu­so ha anun­cia­do nue­vas ba­ja­das de im­pues­tos en Ma­drid, una po­lí­ti­ca fis­cal que la co­mu­ni­dad se pue­de per­mi­tir por­que se be­ne­fi­cia del efec­to ca­pi­ta­li­dad y que co­mien­za a ser vis­to des­de fue­ra co­mo una suer­te de dum­ping fis­cal.

Ma­drid se pue­de per­mi­tir más ba­ja­das de im­pues­tos por­que se be­ne­fi­cia del efec­to de ca­pi­ta­li­dad, lo que le­van­ta ló­gi­cos re­ce­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.