Ora pro no­bis V

Huelva Informacion - - Opinión - CAR­MEN CA­MA­CHO

La ma­yo­ría de fic­cio­nes pren­den en la ima­gi­na­ción a par­tir de un he­cho real, de al­gún da­to que, de pron­to, nos pro­vo­ca un tre­men­do asom­bro. Cuan­do era muy pe­que­ña, es­cu­ché una con­ver­sa­ción de mis ma­yo­res. Una ta­lla de la Vir­gen a la que se ha­bía lle­va­do a res­tau­rar ha­bía si­do pas­to de la car­co­ma. Aquel da­to cau­só en mí una pro­fun­da im­pre­sión. Aquel ho­rror de­bía te­ner al­gún mo­ti­vo te­rri­ble y má­gi­co, pen­sé. Ela­bo­ré mis pro­pias es­pe­cu­la­cio­nes, y las com­par­tí con mi ma­dre. La ex­pli­ca­ción que di a aquel he­cho la de­jó pen­sa­ti­va. He aquí el ger­men de es­te cuen­to.

IVA la Vir­gen de Som­bra, que en nues­tro pue­blo tie­ne su al­tar, y vi­ve y rei­na triun­fan­te en Cris­to!”. “¡Ora­ción que sube al cie­lo pa­sa por tu ca­ma­rín!”. “¡Vi­va la Vir­gen de Som­bra! ¡Vi­va su San­tí­si­mo Hi­jo!”. “¡Vi­va!”. Cam­pa­nas al vue­lo, cohe­tes, ví­to­res, la ban­da mu­ni­ci­pal, jun­cia y ro­me­ro, pa­ra des­pe­dir aque­lla ma­ña­na a Nues­tra Se­ño­ra, que con igual glo­ria ocu­pa el trono de Rei­na de los Cie­los y de Al­cal­de­sa Per­pe­tua de aquel pue­blo de­vo­ra­do por el sol.

La cuo­ta ex­tra­or­di­na­ria, la ri­fa del cua­dro, la ven­ta de me­da­llas a in­mi­gran­tes, el ce­pi­llo de la mi­sa, lo que ca­da cual pu­die­ra po­ner de su jor­nal de su­dor, los aho­rros de to­da la vi­da de al­gu­na te­me­ro­sa de Dios y un par de do­na­cio­nes –anó­ni­mas– de par­te de los dos úni­cos em­pre­sa­rios de la lo­ca­li­dad: to­do es­te di­ne­ro ha­ría po­si­ble po­si­ble el mi­la­gro. Por fin Nues­tra Se­ño­ra de Som­bra iba a ser res­tau­ra­da. Y no en un ta­ller cual­quie­ra, sino en el La­bo­ra­to­rio de Ima­gi­ne­ría Fo­ren­se del pres­ti­gio­so pro­fe­sor Ni­ce­to Suá­rez, ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes y co­la­bo­ra­dor ho­no­rí­fi­co en la Aca­de­mia de San Fer­nan­do. Por lo vis­to, le iban a ha­cer has­ta un TAC. Be­ne­dic­ta tu in mu­lie­ri­bus.

Co­mo la ma­yo­ría de las ta­llas, es­ta no era una es­cul­tu­ra com­ple­ta. A la mi­nu­cio­si­dad de la ca­ra y las ma­nos se con­tra­po­nían el ta­ru­go de nogal y el ar­ma­zón de varas que con­for­ma­ba el res­to. Tam­po­co te­nía pe­lo, pues el ros­tri­llo y el man­to bro­ca­do le cu­bría la ca­be­za co­ro­na­da. Bajo el ves­ti­do lle­va­ba la camisa que aho­ra, du­ran­te la res­tau­ra­ción, se le iba a qui­tar por vez pri­me­ra, pues ni la ca­ma­re­ra ma­yor se atre­vía a to­car­la. Cuen­ta la le­yen­da –que ade­más es­tá re­co­gi­da en el Li­bro de los Mi­la­gros y Se­cre­tos de Nues­tra Se­ño­ra de Som­bra– que un mal­va­do sa­cris­tán, ten­ta­do por la pro­fa­na­ción, qui­so ver los se­nos de la Vir­gen y, só­lo con ima­gi­nar­los, que­dó cie­go de ma­ne­ra ful­mi­nan­te an­tes de des­abro­char ni un so­lo bo­tón. Aun­que re­suel­ta con gra­cia, el va­lor de la ima­gen era mó­di­co en lo ar­tís­ti­co, pe­ro in­cal­cu­la­ble en lo emo­cio­nal pa­ra aque­llos des­te­rra­dos y pol­vo­rien­tos hi­jos de Eva.

A Ella acu­dían a dia­rio vie­jas en­lu­ta­das, mu­je­res de su ca­sa, hom­bres del cam­po se­dien­to, el al­cal­de, los es­ca­sos bu­ró­cra­tas del mu­ni­ci­pio, fie­les de to­dos los gre­mios, los co­mu­nis­tas, ni­ños píos, el ton­to del pue­blo, el se­ñor mar­qués, el cro­nis­ta, las del pu­ti­club y los es­tu­dian­tes ve­ni­dos de la ciu­dad, que an­tes in­clu­so de lle­gar a su ca­sa ma­ter­na acu­dían pri­me­ro a la er­mi­ta pa­ra pos­trar­se an­te la Se­ño­ra. Ad te cla­ma­mus.

Mas es­ta­ba es­cri­to en el Li­bro de los Mi­la­gros y Se­cre­tos, y así ca­da una de las mu­je­res y ca­da uno de los hom­bres del pue­blo lo cum­plía con ob­ser­van­cia ex­tre­ma: a la Vir­gen de Som­bra só­lo se le po­día pe­dir por los de­más, ja­más pa­ra uno mis­mo. Es­ta pe­cu­lia­ri­dad la ha­cía úni­ca en el or­be cris­tiano. Los rue­gos y ple­ga­rias que se al­za­ran has­ta ella de­bían es­tar di­ri­gi­dos siem­pre, sin ex­cep­ción, a que la Se­ño­ra in­ter­ce­die­ra por las co­se­chas, la sa­lud o los amo­res del pró­ji­mo, ja­más por los pro­pios. Aun con es­ta res­tric­ción, a pe­sar de que los de­vo­tos na­da po­dían im­plo­rar pa­ra sí mis­mos, la ca­pi­lla re­bo­sa­ba du­ran­te to­do el año de ve­las pren­di­das, agua lus­tral, ro­sa­rios pe­ren­nes, flo­res a por­fía. A la no­ve­na y la ro­me­ría que se ce­le­bra­ban en su nom­bre acu­dían por cien­tos pe­re­gri­nos de to­da aque­lla co­mar­ca de tie­rra res­que­bra­ja­da por la sed. O cle­mens, o pia.

So­bre la me­sa cen­tral del la­bo­ra­to­rio de res­tau­ra­ción, bajo la aten­ta mi­ra­da del pro­fe­sor Suá­rez y su equi­po, ya­cía la Vir­gen sin ves­ti­do, co­ro­na ni man­to. La ima­gen pre­sen­ta­ba abun­dan­te su­cie­dad de vie­jos bar­ni­ces y re­si­duos de hu­mo y pol­vo. En la mano de­re­cha, gas­ta­da por los cons­tan­tes be­sa­ma­nos, po­dían ob­ser­var­se va­rias y pe­que­ñas caí­das de co­lor. La pea­na pre­sen­ta­ba al­gu­nas go­tas de pin­tu­ra. Lo más preo­cu­pan­te pa­re­cía la fi­su­ra que des­de la bar­bi­lla ba­ja­ba ha­cia el torso de la ta­lla. Uno de los téc­ni­cos pro­ce­dió a abrir la camisa pa­ra exa­mi­nar la par­te ocul­ta, aque­lla ne­ga­da a los ojos por la an­ti­gua le­yen­da del sa­cris­tán avie­so. En es­ta oca­sión, nin­guno de los pre­sen­tes per­dió ni una so­la diop­tría.

Bajo la te­la ha­lla­ron una grie­ta abier­ta y el torso de la Vir­gen ra­di­cal­men­te ho­ra­da­do. Te­mie­ron to­car­lo. Da­ba la im­pre­sión de que, con só­lo ro­zar­la, la ma­de­ra se re­du­ci­ría a pol­vo. O peor: la es­truc­tu­ra se man­ten­dría en pie al es­tar com­pues­ta ya so­lo de un ni­do com­pac­to e in­fes­to de car­co­mas. En el pe­cho ha­bía ade­más unas hen­di­du­ras que en un prin­ci­pio pa­re­cían pro­vo­ca­das por los inevi­ta­bles al­fi­le­ra­zos de las ca­ma­ris­tas al ves­tir la ta­lla. “Me te­mo que no es eso”, ne­gó con la ca­be­za el pro­fe­sor. La his­to­ria­do­ra del equi­po se­ña­ló que tal vez aque­llos hue­cos pu­die­ran ser frag­men­tos de me­tra­lla de la gue­rra. “Ne­ga­ti­vo”, di­jo el pro­fe­sor, que en va­rias oca­sio­nes ha­bía re­pa­ra­do es­ta­tuas fu­si­la­das. Tal vez fue­ran nu­dos sal­ta­dos del nogal. “Tam­po­co”. Hu­bo un si­len­cio.

No era la pri­me­ra vez que el ca­te­drá­ti­co con­tem­pla­ba en una ima­gen sa­cra una le­sión de aque­llas ca­rac­te­rís­ti­cas. “Pe­ro en­ton­ces, pro­fe­sor… ¿qué de­mo­nios es es­to?”, pre­gun­tó es­pan­ta­da por aque­lla vi­sión su me­jor alum­na de te­sis.

El ca­te­drá­ti­co to­mó alien­to y, con los ojos hu­me­de­ci­dos de an­gus­tia, dio el diag­nós­ti­co.

–Es­tá po­dri­da. La han gan­gre­na­do de ple­ga­rias que desean el mal ajeno.

A aque­lla Vir­gen só­lo se le po­día pe­dir por los de­más, ja­más pa­ra uno mis­mo. A pe­sar de ello, la ca­pi­lla re­bo­sa­ba de ve­las pren­di­das, ple­ga­rias y ro­me­ros

ROSELL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.