¿COLAPSARÁ LA BAN­CA?

Huelva Informacion - - Economía -

HAS­TA dón­de pue­den caer las co­ti­za­cio­nes ban­ca­rias? Se­gu­ro que mu­chos de no­so­tros nos he­mos he­cho es­ta pre­gun­ta es­tos días pa­sa­dos al ver­las caer y caer de for­ma im­por­tan­te. Y no só­lo res­pec­to a la ban­ca es­pa­ño­la, sino a to­da la eu­ro­pea. Las de­bi­li­dad del sec­tor lle­va mu­cho tiem­po mos­trán­do­se. Des­de el gran ba­ta­ca­zo de ha­ce 10 años los ban­cos han re­cu­pe­ra­do al­go de va­lor en va­rias oca­sio­nes, pe­ro só­lo tem­po­ral

men­te. Sus co­ti­za­cio­nes aho­ra es­tán prác­ti­ca­men­te en los ba­jí­si­mos ni­ve­les en los que ca­ye­ron en­ton­ces, in­clu­so mu­chas en mí­ni­mos his­tó­ri­cos. Una in­ver­sión de 100 eu­ros re­pli­can­do el ín­di­ce Eu­ro Stoxx Banks en 2008 se hu­bie­ra con­ver­ti­do en es­te enero en 40 eu­ros. Y du­ran­te es­te año ha ido a peor: el sec­tor es­tá so­por­tan­do una ola de ven­tas –un sell-of f, en la jer­ga bur­sá­til– en to­da re­gla.

La ba­ja ren­ta­bi­li­dad es la cau­sa y no hay vi­sos de que pue­da me­jo­rar­se en el fu­tu­ro. Les per­ju­di­ca el en­torno de ti­pos de in­te­rés ba­jos que va a pro­se­guir du­ran­te un lar­go pe­rio­do de tiem­po. Y en sep­tiem­bre se es­pe­ra que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ba­je el ti­po de de­pó­si­to –has­ta el -0,50%–, y aun­que lo ha­ga de for­ma es­ca­lo­na­da ten­drá un im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre sus már­ge­nes. Ade­más, el de­te­rio­ro de las pers­pec­ti­vas ma­cro­eco­nó­mi­cas tam­bién afec­ta­rá al rit­mo de cre­ci­mien­to del cré­di­to. El miér­co­les la agen­cia es­ta­dís­ti­ca Eu­ros­tat con­fir­mó el fre­na­zo de la eco­no­mía eu­ro­pea y Ale­ma­nia anun­ció la con­trac­ción de su eco­no­mía. Ita­lia es­tá es­tan­ca­da y Fran­cia cre­ció un exi­guo 0,2%.

El BCE, en el Bo­le­tín de Su­per­vi­sión Ban­ca­ria de agos­to, abor­da es­te pro­ble­ma: “La ren­ta­bi­li­dad es­tá me­jo­ran­do, pe­ro no lo su­fi­cien­te”. En 2018 la ren­ta­bi­li­dad se ele­vó, nos di­ce, pe­ro de for­ma es­ca­sa y sin ca­li­dad, por­que só­lo se de­bió a que ya no so­por­tan tan­ta car­ga de la cri­sis y por­que el en­torno ma­cro­eco­nó­mi­co fue fa­vo­ra­ble. Pe­ro en es­to ya hay po­co es­pa­cio pa­ra la me­jo­ra; a la vis­ta de las pers­pec­ti­vas, al con­tra­rio. Los ban­cos ne­ce­si­tan im­pe­rio­sa­men­te ha­cer cam­bios es­truc­tu­ra­les que con­lle­ven me­jo­rar la efi­cien­cia, ge­ne­rar ga­nan­cias –su­bir los in­gre­sos y bajar cos­tes– acor­des a su ni­vel de ries­go, y así ga­ran­ti­zar su sos­te­ni­bi­li­dad.

Los su­per vi­so­res no ocul­tan su preo­cu­pa­ción por la fragilidad de la ban­ca. No es pa­ra me­nos. To­dos te­ne­mos re­cien­te los enor­mes cos­tes que su­po­nen cuan­do en­tran en cri­sis, por el apo­yo di­rec­to que hay que su­mi­nis­trar­les y, más aún, por los efec­tos de­vas­ta­do­res que pro­vo­can en la eco­no­mía y, por tan­to, en la so­cie­dad. En el mag­ní­fi­co li­bro El Tra­je Nue­vo del Ban­que­ro, Anat Ad­ma­ti (Uni­ver­si­dad de Stan­ford) y Mar­tin Hell­wig (Ins­ti­tu­to Max Planck) de­fien­den que ha­bría que obli­gar­los a te­ner mu­cho más ca­pi­tal y a re­cu­rrir me­nos al en­deu­da­mien­to pa­ra que fue­ran más se­gu­ros. Pe­ro a ver có­mo in­cre­men­tan sus ra­tios de ca­pi­tal con esa ba­ja ren­ta­bi­li­dad.

Si ya no son atrac­ti­vos pa­ra los in­ver­so­res, me­nos lo se­rían re­te­nien­do ga­nan­cias a cos­ta de dis­mi­nuir los di­vi­den­dos. Y es una lo­cu­ra que in­ten­ten cap­tar en las con­di­cio­nes ac­tua­les nue­vo ca­pi­tal pro­pio. Sin so­li­dez y sin ren­ta­bi­li­dad si­guen sub­sis­tien­do. Y em­pie­za a no ser un es­ce­na­rio des­ca­be­lla­do que los es­ta­dos ten­gan que ha­cer­se car­go de ellos si las co­ti­za­cio­nes si­guen ca­yen­do.

CAR­MEN PÉ­REZ

Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.