BIO­DI­VER­SI­DAD

Huelva Informacion - - Opinión -

ES­TE es­tá sien­do el ve­rano de las vís­ti­mas. To­dos so­mos vís­ti­mas de un sis­te­ma mar­ca­do por la bio­di­ver­si­dad, que no es lo mis­mo que la di­ver­si­dad, pe­ro sí al­go más des­truc­ti­vo y con­tun­den­te. La can­ti­dad de ani­ma­les (ra­cio­na­les o no) que nos uni­mos es­tas fe­chas para ce­le­brar al­go, para dis­fru­tar de al­go, para com­par­tir al­go, o para llo­rar por al­go, nos asus­ta.

El pró­xi­mo 20 de sep­tiem­bre es­tá pre­vis­to un asal­to al Área 51 en Es­ta­dos Uni­dos. El mí­ti­co lu­gar, al sur del es­ta­do de Ne­va­da, aco­ge­rá a más de un mi­llón de personas que pre­ten­den des­cu­brir lo in­des­ci­fra­ble. Lo anun­cian, lo pu­bli­ci­tan y lo gri­tan. Es­to es co­mo si Lola tu­vie­ra un bol­so y sus ami­gas se pre­gun­tan si den­tro del bol­so hay un com­par­ti­men­to con cre­ma­lle­ra. Le pre­gun­tan a Lola qué hay en ese com­par­ti­men­to y ella res­pon­de que na­da. Así es que sus ami­gas, in­cré­du­las, de­ci­den qui­tar­le el bol­so a Lola para ver real­men­te qué con­tie­ne tras la cre­ma­lle­ra. Pe­ro sus ami­gas lo anun­cian en Ins­ta­gram, y en Twit­ter, y en Fa­ce­book, para co­mu­ni­car a to­dos sus se­gui­do­res lo que van a ha­cer y cuándo lo van a reali

Si tie­nen de­ci­di­do des­truir las hu­ma­ni­da­des lo que van a con­se­guir es des­truir­nos a no­so­tros

zar. Lola, que se en­te­ra por las re­des, so­lo tie­ne que sa­car aque­llo que guar­da en el com­par­ti­men­to y es­pe­rar que lle­gue el día D y la ho­ra H. Es la bio­di­ver­si­dad.

Ocu­rre lo mis­mo en el ar­te, que úl­ti­ma­men­te es­tá re­ple­to de ani­ma­les y de bio­di­ver­si­dad. El ar­te no so­lo es re­fle­jo de lo hu­mano, de lo su­bli­me o de lo di­vino, sino que el ar­te de­be dis­po­ner de la pro­pia tras­cen­den­cia de lo hu­mano, lo su­bli­me o lo di­vino. Que­dar­nos en el ref le­jo, en el me­ro ref le­jo, es un error. Es­cri­bía Má­rai: “La com­pa­sión no es amor, pues es­te úl­ti­mo sen­ti­mien­to pue­de es­con­der un egoís­mo so­la­pa­do: la com­pa­sión no exi­ge co­rres­pon­den­cia, no juz­ga. Es sen­ci­lla­men­te pia­do­sa, in­con­di­cio­nal, mo­men­tá­nea, aun­que quien la re­ci­be no la me­rez­ca”.

Se­gui­mos le­yen­do a Cer­van­tes. Y comprobamo­s que, aho­ra, es­ta bio­di­ver­si­dad es­tá ma­tan­do las hu­ma­ni­da­des. Pe­ro si tie­nen de­ci­di­do, y lo es­tán anun­cia­do a bom­bo y pla­ti­llo co­mo las ami­gas de Lola, des­truir las hu­ma­ni­da­des lo que van a con­se­guir es des­truir­nos a no­so­tros. ¿Có­mo po­de­mos per­mi­tir es­to? ¿Va­mos a que­dar­nos de bra­zos cru­za­dos? Es­ta bio­di­ver­si­dad nos ha­ce ser Faus­to en ma­nos de Me­fis­tó­fe­les. Es­ta­mos a mer­ced de sus ne­fas­tos in­ge­nios. Es­cri­bió Nietzs­che al­gu­nos afo­ris­mos: “No hay he­chos, só­lo in­ter­pre­ta­cio­nes”, “El ca­mino más se­gu­ro para co­rrom­per a los jó­ve­nes es de­cir­les que ten­gan en más al­ta es­ti­ma a los que pien­san co­mo ellos que a quie­nes pien­san dis­tin­to”. Bio­di­ver­si­dad.

JA­VIER SÁN­CHEZ ME­NÉN­DEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.