Sal­vi­ni abre el puer­to de Lampedusa a los 27 me­no­res del ‘Open Arms’

Huelva Informacion - - Panorama - Vir­gi­nia Hebrero (Efe) RO­MA

La ONG de­cla­ró el “es­ta­do de ne­ce­si­dad” y re­co­no­ce que no pue­de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los otros 107 in­mi­gran­tes

Tras va­rios lla­ma­mien­tos dra­má­ti­cos de su tri­pu­la­ción, que te­me por la se­gu­ri­dad, el bu­que Open Arms de la ONG es­pa­ño­la ho­mó­ni­ma pu­do des­em­bar­car ayer en la is­la ita­lia­na de Lampedusa a 27 me­no­res no acom­pa­ña­dos, pe­ro si­guen a bor­do 107 personas res­ca­ta­das ha­ce 16 días en el Mediterrán­eo en con­di­cio­nes muy di­fí­ci­les. El mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni, ca­da vez más so­lo en su in­tran­si­gen­te pos­tu­ra de no per­mi­tir el des­em­bar­co de es­tos mi­gran­tes, dio fi­nal­men­te su bra­zo a tor­cer, de ma­la ga­na y de­cla­ran­do que lo ha­cía con­tra su vo­lun­tad, des­pués de que el pri­mer mi­nis­tro, Giu­sep­pe Con­te, se lo pi­die­ra dos ve­ces por car­ta.

“Con­tra mi vo­lun­tad y co­mo un ejem­plo más de mi leal co­la­bo­ra­ción, dis­pon­go que no se pon­gan obs­tácu­los a la eje­cu­ción de su de­ci­sión”, es­cri­bió el lí­der ul­tra­de­re­chis­ta en su res­pues­ta a Con­te, no sin ad­ver­tir de que se tra­ta­ba de “un pe­li­gro­so pre­ce­den­te”.

Po­co des­pués, dos lan­chas de la Guar­dia Cos­te­ra y de la Guar­dia de Fi­nan­zas ita­lia­nas re­co­gían del Open Arms a los 27 me­no­res no acom­pa­ña­dos para trans­fe­rir­los a tie­rra fir­me, en me­dio de aplau­sos y abra­zos en­tre los que se iban y los que se que­da­ban. Una ope­ra­ción su­per­vi­sa­da por la Fis­ca­lía de Agri­gen­to (Si­ci­lia), de la que de­pen­de Lampedusa y que in­ves­ti­ga el pre­sun­to de­li­to de se­cues­tro de personas por es­te blo­queo a bor­do del bar­co a pe­sar de que ha­ce unos días un tri­bu­nal ita­liano anu­ló la prohi­bi­ción de Sal­vi­ni para que el Open Arms en­tra­ra en aguas te­rri­to­ria­les.

Los 27 me­no­res –tre­ce eri­treos, cin­co su­da­ne­ses, dos de Chad, dos de Gam­bia, uno de Gha­na, uno de Ma­li, uno de Ni­ge­ria, uno de Etio­pía y uno de Egip­to– fue­ron tras­la­da­dos a un cen­tro de aco­gi­da tras pi­sar tie­rra fir­me.

Mien­tras te­nía lu­gar el des­em­bar­co de es­tos me­no­res, que ha­bían es­ta­do más de dos se­ma­nas ha­ci­na­dos en la cu­bier­ta del Open Arms con el res­to de los res­ca­ta­dos, en con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas la­men­ta­bles, el lí­der de la ul­tra­de­re­chis­ta Li­ga y vi­ce­pre­si­den­te de Ita­lia apa­re­cía son­rien­te en una pla­ya con su hi­ja en bra­zos, en una fo­to en su cuen­ta de Fa­ce­book. “To­man­do en bra­zos a mi prin­ce­sa, to­dos los in­sul­tos y ame­na­zas con­tra mi des­apa­re­cen co­mo por ar­te de ma­gia”, es­cri­bió en su post Sal­vi­ni, que po­co an­tes pu­bli­ca­ba otra fo­to re­co­gien­do flo­res de ca­la­ba­cín en un cam­po.

SAL­VA­TO­RE VE­LLA / EFE

Va­rios de los me­no­res no acom­pa­ña­dos que es­tán en­tre los 134 res­ca­ta­dos, tras des­cen­der del bar­co para ser trans­fe­ri­dos al puer­to de Lampedusa.

FRAN­CIS­CO GENTICO / EFE

Va­rios de los in­mi­gran­tes que es­tán a bor­do del ‘Open Arms’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.