DIOS SAL­VE A ESPAÑA ( YA EU­RO­PA) DE UN SAL­VI­NI

Huelva Informacion - - España - MA­NUEL CAM­PO VIDAL

DA­DO que “cual­quier si­tua­ción gra­ve es sus­cep­ti­ble de em­peo­rar”, se­gún ad­vir­tió Eu­ge­ni D’Ors, los in­hu­ma­nos fo­go­na­zos ver­ba­les de Mat­teo Sal­vi­ni, vi­ce­pre­si­den­te y mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, ali­vian a los es­pa­ño­les de la de­ri­va ha­cia Vox del dis­cur­so del Par­ti­do Po­pu­lar y de Ciu­da­da­nos. “A los in­mi­gran­tes del Open Arms pue­den des­em­bar­car­los en Ibi­za o For­men­te­ra, pa­ra que se di­vier­tan”, pro­pu­so Sal­vi­ni en es­ta cri­sis. Es di­fí­cil en­con­trar otra fra­se más cruel pro­nun­cia­da por un po­lí­ti­co en los úl­ti­mos tiem­pos. Es tan des­me­su­ra­da, que “blan­quea” lo de sus­ti­tuir “vio­len­cia ma­chis­ta” por “vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar”, co­mo Vox pro

po­ne y sus so­cios in­com­pren­si­ble­men­te acep­tan.

Sal­vi­ni quie­re ser Do­nald Trump y cer­ca es­tá de con­se­guir­lo en Ita­lia. Pe­ro apun­ta a Eu­ro­pa don­de ya tie­ne com­pe­ti­do­res pa­ra el pues­to: los lí­de­res hún­ga­ro y po­la­co. Por eso desafía a Bru­se­las e ig­no­ra de­li­be­ra­da­men­te que seis paí­ses al­can­za­ron un acuer­do pa­ra el “re­par­to” (tre­men­do con­cep­to el de “re­par­to” cuan­do se re­fie­re a se­res hu­ma­nos) de los res­ca­ta­dos por el bar­co es­pa­ñol. Ita­lia se le que­da pe­que­ña y por eso quie­re li­de­rar una Eu­ro­pa po­pu­lis­ta, dis­cri­mi­na­to­ria y xe­nó­fo­ba.

Su es­cue­la ha si­do la Liga Nor­te; es de­cir, el in­de­pen­den­tis­mo de la Ita­lia desa­rro­lla­da que siem­pre des­pre­ció al Mez­zo­giorno, la Ita­lia del sur más atra­sa­da y con­tro­la­da por dis­tin­tas ma­fias re­gio­na­les. Pe­ro su apa­ri­ción hu­bie­ra si­do im­po­si­ble, co­mo personaje po­lí­ti­co de­pre­da­dor de con­cep­tos de­mo­crá­ti­cos, sin la an­te­sa­la de diez años de Sil­vio Ber­lus­co­ni en el po­der. En el po­der de la po­lí­ti­ca co­mo pri­mer mi­nis­tro y en el del sis­te­ma de me­dios de co­mu­ni­ca­ción de su pro­pie­dad. Pa­ra al­gu­nos in­te­lec­tua­les ita­lia­nos, la di­fu­sión dia­ria de la ba­na­li­dad aca­bó de­bi­li­tan­do los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos de la ciu­da­da­nía, ade­más de la exa­ge­ra­ción de los in­for­ma­ti­vos mag­ni­fi­can­do el pro­ble­ma, real sin du­da, de la in­ten­sa lle­ga­da de re­fu­gia­dos. To­do ello creó el cal­do de cul­ti­vo pa­ra el sur­gi­mien­to de un personaje po­lí­ti­co co­mo Mat­teo Sal­vi­ni. Tu­vo una ayu­da com­ple­men­ta­ria de al­to va­lor: las téc­ni­cas de Ste­ve Ba­non, el in­flu­yen­te ase­sor de la cam­pa­ña elec­to­ral de Do­nald Trump y des­pués de Bol­so­na­ro en Bra­sil, que vio en Sal­vi­ni a su dis­cí­pu­lo eu­ro­peo aven­ta­ja­do. Ins­ta­la­do en Ro­ma, más que en Bru­se­las, y alia­do con los sec­to­res más re­tró­gra­dos del Va­ti­cano –los que fus­ti­gan al Pa­pa Francisco–, Ba­non hi­zo de Sal­vi­ni su cria­tu­ra ex­pe­ri­men­tal pre­di­lec­ta. Y lo lan­zó a es­ce­na.

Ahí lo tie­nen, a pun­to de con­ver­tir­se en pri­mer mi­nis­tro si se con­vo­can unas elec­cio­nes ade­lan­ta­das que él re­cla­ma y sus opo­si­to­res di­la­tan. Sus in­ter­ven­cio­nes dia­rias, irres­pe­tuo­sas con el su­fri­mien­to hu­mano re­pre­sen­ta­do en los náu­fra­gos del Open Arms, han es­tre­me­ci­do con­cien­cias y des­pre­cia­do va­lo­res de­mo­crá­ti­cos. Ha ju­ga­do muy fuer­te por­que man­te­nien­do su ve­to al des­em­bar­co des­pués de que su Go­bierno se di­vi­die­ra dra­má­ti­ca­men­te, Bru­se­las re­cla­ma­ra el atra­que y seis paí­ses acep­ta­ran su aco­gi­da (España, Por­tu­gal, Fran­cia, Ale­ma­nia, Ru­ma­nia y Lu­xem­bur­go), cual­quier in­ci­den­te irre­pa­ra­ble, co­mo la muer­te de al­gún emi­gran­te a bor­do, don­de la si­tua­ción se hi­zo ex­tre­ma­da­men­te in­so­por­ta­ble, lo gol­pea­ría di­rec­ta­men­te. No se sa­be si su sen­si­bi­li­dad da pa­ra sen­tir­se cul­pa­ble en ese ca­so, o en los que ya su­ce­die­ron; o en los que ven­drán. Pe­ro no hay du­da de que su ex­tre­ma ra­di­ca­li­dad de­pre­da los prin­ci­pios bá­si­cos mí­ni­mos de com­por­ta­mien­to en po­lí­ti­ca.

Evi­tar un Sal­vi­ni en España, y en Eu­ro­pa, de­be­ría ser ob­je­ti­vo fun­da­men­tal pa­ra pre­ser­var el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. A esa ta­rea que­dan con­vo­ca­dos no só­lo los responsabl­es po­lí­ti­cos sino tam­bién los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Es­pe­cial­men­te los que exa­ge­ran la lle­ga­da de in­mi­gran­tes y ocul­tan que la en­tra­da irre­gu­lar ha des­cen­di­do ca­si un 40% en lo que va de año, gra­cias, des­de lue­go, a la co­la­bo­ra­ción de Ma­rrue­cos. Así se pre­pa­ra la al­fom­bra pa­ra personajes de ese ta­lan­te, no­ci­vos pa­ra la con­vi­ven­cia. Mu­cha aten­ción.

El mi­nis­tro de In­te­rior ita­liano quie­re li­de­rar una Eu­ro­pa po­pu­lis­ta y dis­cri­mi­na­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.