Un hi­to en el Pa­cí­fi­co, “el la­go es­pa­ñol”

● Tes­ti­mo­nios de los pri­me­ros na­ve­gan­tes de la ru­ta de Aca­pul­co a Ma­ni­la

Huelva Informacion - - Cultura Y Ocio - Al­fre­do Valenzuela (Efe) SE­VI­LLA

Cuan­do se con­me­mo­ra la pri­me­ra cir­cun­na­ve­ga­ción del or­be a car­go de Ma­ga­lla­nes y El­cano, el aca­dé­mi­co Juan Gil, ca­te­drá­ti­co de Fi­lo­lo­gía La­ti­na de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla y miem­bro de la RAE, ha edi­ta­do una se­lec­ción de tex­tos de Na­ve­gan­tes ol­vi­da­dos por el Pa­cí­fi­co Nor­te que de­jan cons­tan­cia de la otra gran ha­za­ña marítima del XVI: ir des­de Aca­pul­co a Ma­ni­la y vol­ver.

Le­gaz­pi. El Tor­na­via­je es el tí­tu­lo que Gil ha ele­gi­do pa­ra es­ta se­lec­ción de tes­ti­mo­nios de los na­ve­gan­tes que lo­gra­ron es­ta­ble­cer una ru­ta es­ta­ble en­tre Fi­li­pi­nas y Mé­xi­co, con­vir­tién­do­se en el pre­ce­den­te del de­no­mi­na­do Ga­león de Ma­ni­la que efec­tuó re­gu­lar­men­te esa ru­ta has­ta prin­ci­pios del si­glo XIX, cuan­do el trán­si­to de los bar­cos es­pa­ño­les era tan ha­bi­tual que el Pa­cí­fi­co era co­no­ci­do co­mo “el la­go es­pa­ñol”.

La Bi­blio­te­ca Cas­tro ha reuni­do es­tos tex­tos en un vo­lu­men que su­pera el me­dio mi­llar de pá­gi­nas jun­to a un en­sa­yo de Juan Gil que dan cuen­ta no só­lo de la pe­ri­pe­cia marítima sino tam­bién de los des­cu­bri­mien­tos geo­grá­fi­cos y de una aven­tu­ra hu­ma­na mar­ca­da por las pe­na­li­da­des, pri­va­cio­nes y en­fer­me­da­des, ade­más de la ri­va­li­da­des co­mo las pro­ta­go­ni­za­das en­tre vas­cos y an­da­lu­ces.

“La di­fi­cul­tad del tor­na­via­je des­de Ma­ni­la a Aca­pul­co ra­di­ca­ba en que las co­rrien­tes y los mon­zo­nes ha­cían el re­gre­so a la Nue­va España prác­ti­ca­men­te in­via­ble”, ex­pli­ca Gil, que re­cuer­da que fue Fe­li­pe II quien de­ci­dió retomar tras va­rios in­ten­tos frus­tra­dos. El em­pe­ra­dor en­car­gó es­ta mi­sión al frai­le agus­tino An­drés de Ur­da­ne­ta, ve­te­rano del Pa­cí­fi­co y gran cos­mó­gra­fo que exi­gió que el ca­pi­tán ge­ne­ral de la ex­pe­di­ción fue­se Miguel Ló­pez de Le­gaz­pi, mi­li­tar y en­ton­ces te­so­re­ro de la Ca­sa de la Mo­ne­da de Mé­xi­co.

La ex­pe­di­ción sa­lió del puerto me­xi­cano de La Na­vi­dad el 21 de no­viem­bre de 1564 y avis­tó tie­rras fi­li­pi­nas el 14 de fe­bre­ro de 1565. Ya só­lo que­da­ba por de­lan­te el re­gre­so a la Nue­va España y el 1 de ju­nio de 1565 par­tió de Ce­bú la nao San Pe­dro abastecida de co­mi­da pa­ra ocho o nue­ve me­ses con 200 hom­bres a bor­do, en­tre ellos diez sol­da­dos y dos frai­les: Ur­da­ne­ta y fray An­drés de Agui­rre. “La tri­pu­la­ción es­ta­ba ren­di­da. Ape­nas ha­bía 18 hom­bres que pu­die­sen tra­ba­jar. Ha­bían muerto 16 tri­pu­lan­tes, en­tre ellos el maes­tre y el pi­lo­to ma­yor, y los de­más es­ta­ban en­fer­mos”, de­ta­lla Gil.

En­tre los Na­ve­gan­tes ol­vi­da­dos por el Pa­cí­fi­co nor­te, Gil men­cio­na a Alon­so de Are­llano y a Lo­pe Mar­tín, ca­pi­tán y pi­lo­to del bar­co de ti­po pa­ta­che San Lu­cas y pro­ta­go­nis­tas de lo que el la­ti­nis­ta y aca­dé­mi­co de­no­mi­na “la úl­ti­ma sor­pre­sa”, ya que es­te bar­co for­ma­ba par­te de la ar­ma­da de Le­gaz­pi que sa­lió rum­bo a Fi­li­pi­nas y que su­frió un mo­tín y se dio por per­di­da, no obs­tan­te lo cual re­gre­só al puerto de La Na­vi­dad dos me­ses antes que la na­ve de Ur­da­ne­ta.

A par­tir de 1565, una vez ha­lla­do y con­fir­ma­do el ca­mino de re­gre­so o tor­na­via­je, se es­ta­ble­ció una ru­ta re­gu­lar pa­ra el co­mer­cio de se­da, por­ce­la­na, al­go­dón, al­fom­bras y es­pe­cias, en­tre otras. Aque­lla ru­ta em­plea­ba unos cin­co me­ses pa­ra cu­brir la dis­tan­cia en­tre Aca­pul­co y Ma­ni­la no ce­só has­ta 1815.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.