DE­VO­CIÓN ROCIERA

● Mi­les de de­vo­tos acom­pa­ñan a la Blan­ca Pa­lo­ma en su ca­mino des­de el san­tua­rio has­ta Al­mon­te

Huelva Informacion - - Portada - Eduar­do J. Su­gra­ñes EL RO­CÍO

Se­guir el ca­mino de la Vir­gen del Ro­cío, que es el ca­mino de la fe que lle­va a cre­cer en hu­ma­ni­dad, es la in­vi­ta­ción he­cha en la mi­sa del vo­to ro­cie­ro por el obis­po de Huel­va, Jo­sé Vi­la­pla­na Blas­co.

El san­tua­rio del Ro­cío aco­gía en la ma­ña­na de ayer la mi­sa del vo­to de ac­ción de gra­cias a la Vir­gen, que se abrió con pa­la­bras del nue­vo pre­si­den­te de la Her­man­dad Ma­triz de Al­mon­te, Santiago Pa­di­lla, quien des­de el al­tar in­vi­ta­ba a to­dos a es­ta par­ti­ci­pa­ción. La procesión li­túr­gi­ca se acer­có des­de la ca­sa de her­man­dad re­co­rrien­do el ca­mino de f lo­res ador­na­do has­ta ac­ce­der al tem­plo. Con­ce­le­bra­ron con Jo­sé Vi­la­pla­na el ar­zo­bis­po cas­tren­se de Es­pa­ña, Juan del Río; el pá­rro­co de Al­mon­te, Fran­cis­co Mar­tín, y el vi­ca­rio pa­rro­quial, Jo­sé A. Cal­vo, y otros nu­me­ro­sos sa­cer­do­tes. Asis­tió al ac­to la al­cal­de­sa de Al­mon­te, Ro­cío del Mar Cas­te­llano; el her­mano ma­yor de la Ma­triz, Jo­sé Ma­nuel Medina; las ca­ma­ris­tas de la Vir­gen del Ro­cío y au­to­ri­da­des ci­vi­les y mi­li­ta­res. In­ter­vino en el ac­to el co­ro de la Her­man­dad de Bor­mu­jos.

Una ce­le­bra­ción eu­ca­rís­ti­ca en una jor­na­da muy es­pe­cial, en la que no so­lo se ce­le­bra la ac­ción de gra­cias por la pro­tec­ción del pue­blo de Al­mon­te de las tro­pas fran­ce­sas por la in­ter­ven­ción de la Vir­gen del Ro­cío, sino que co­mo des­ta­có Jo­sé Vi­la­pla­na, es un día en el que tie­ne lu­gar la procesión eu­ca­rís­ti­ca, en un Año Ju­bi­lar “de puer­tas abier­tas que es signo de mi­se­ri­cor­dia” pe­ro, ade­más, “en el año del cen­te­na­rio de la co­ro­na­ción ca­nó­ni­ca, en el que el pue­blo de Al­mon­te quie­re ro­dear a la Ma­dre de afec­to sin­tién­do­se cer­ca de Ella”. E, igual­men­te, “un día de jú­bi­lo en el que la Vir­gen del Ro­cío va a vi­si­tar a su pue­blo.

“En es­te des­bor­da­mien­to de flo­res del pue­blo de Al­mon­te que tan­to la quie­re”, Jo­sé Vi­la­pla­na di­jo que hay “mu­chos mo­ti­vos pa­ra sen­tir­nos uni­dos” e in­vi­tó a in­terio­ri­zar es­ta ex­plo­sión de jú­bi­lo de la de­vo­ción des­de el Evan­ge­lio, con la lec­tu­ra de la vi­si­ta de la Vir­gen a San­ta Isa­bel. Ese mo­men­to de pro­cla­ma­ción de fe: “Quién soy yo pa­ra que me vi­si­te la Ma­dre de mi Se­ñor”.

Un sen­ti­mien­to que aho­ra des­bor­da al pue­blo de Al­mon­te que, co­mo ca­da sie­te años, la Vir­gen del Ro­cío acu­de a su pue­blo. “Ella, por­ta­do­ra de Cris­to, nos ofre­ce al Re­den­tor del mun­do; que es­ta sea una vi­si­ta que os con­mue­va el co­ra­zón y aco­ja al Se­ñor, a su Hi­jo, el que da la ale­gría que na­da ni na­die os po­drá qui­tar; es el que per­mi­te que el co­ra­zón es­té lleno de ale­gría”, di­jo Jo­sé Vi­la­pla­na.

En es­te mo­men­to en el que la Vir­gen del Ro­cío va a su pue­blo, la pre­gun­ta es “¿cuál es el ca­mino de Ella?”. La res­pues­ta del obis­po: “Es el ca­mino de la fe: di­cho­sa tú que has creí­do”. Jo­sé Vi­la­pla­na des­ta­có que “hoy más que nun­ca ne­ce­si­ta­mos di­ri­gir­nos al Se­ñor” y aler­tó de que la fe no so­lo “co­rre el pe­li­gro de di­sol­ver­se, sino has­ta de per­der­se”. Por eso fi­jó de nue­vo los ojos en la Vir­gen pa­ra des­ta­car que “María nos en­se­ña a po­ner a Dios en nues­tra vi­da” y es­te tiem­po de su vi­si­ta a Al­mon­te de­be ser­vir pa­ra que sea una oca­sión pa­ra pro­fun­di­zar en la

In­ter­vino en la eu­ca­ris­tía el co­ro de la Her­man­dad de Bor­mu­jos

Una jor­na­da de agra­de­ci­mien­tos por las ayu­das que se re­ci­ben de la Vir­gen

fe, que Ella nos ofre­ce co­mo es­tre­lla pa­ra ca­mi­nar. E in­vi­ta a ha­cer­lo en una fe más per­so­nal, un ca­mino de Ca­ri­dad. “Ella vie­ne pa­ra ser­vir, pa­ra ayu­dar, pa­ra mi­rar con mi­se­ri­cor­dia, por el ca­mino del ser vi­cio y de la en­tre­ga, te­nien­do a siem­pre a Cris­to que es ca­mino, ver­dad y vi­da”, di­jo. Una ex­pre­sión de fe que ayu­da “a cre­cer en hu­ma­ni­dad, la ca­ri­dad hu­ma­ni­za en la ver­da­de­ra fa­mi­lia”. “Ha­ga­mos el ca­mino de María ha­cia Cris­to”, fi­na­li­zó el obis­po.

Tras la ce­le­bra­ción del vo­to de ac­ción de gra­cias se or­ga­ni­zó la procesión eu­ca­rís­ti­ca pa­ra re­co­rrer las ca­lles de la al­dea al­mon­te­ña. Con su re­gre­so al tem­plo co­men­za­ba esa es­pe­ra pa­ra la sa­li­da de la Vir­gen del Ro­cío.

CANTERLA

RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO: CANTERLA

La procesión eu­ca­rís­ti­ca ini­cia su re­co­rri­do des­de el san­tua­rio del Ro­cío.

Nu­me­ro­sas per­so­nas si­guie­ron el vo­to de ac­ción de gra­cias tra­di­cio­nal del Ro­cío Chi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.