Una es­pe­ra de­ma­sia­do lar­ga que al fi­nal me­re­ció la pe­na

● El Ca­mino se abría an­te la Blan­ca Pa­lo­ma en su tras­la­do has­ta la pa­rro­quia de la Asunción de Al­mon­te

Huelva Informacion - - En Portada - Jordi Landero

Pa­re­ce que fue ayer y ya han pa­sa­do sie­te años. Pa­ra los más pe­que­ños es la pri­me­ra vez. Pa­ra los ma­yo­res su­po­ne acu­mu­lar en su par­ti­cu­lar mo­chi­la de re­cuer­dos y emo­cio­nes una nue­va Ve­ni­da de la Vir­gen. El tras­la­do de la Vir­gen del Ro­cío a su pue­blo, Al­mon­te, en cu­ya Pa­rro­quia de la Asunción per­ma­ne­ce­rá has­ta el pró­xi­mo 24 de ma­yo, un par de se­ma­nas an­tes de la edi­ción de la Ro­me­ría de Pen­te­cos­tés.

Des­pués de una procesión muy in­ten­sa, que se ha pro­lon­ga­do por es­pa­cio de seis ho­ras y cuar­to –des­de las 14:45 has­ta las 21:00– en las que mi­les de de­vo­tos han des­pa­rra­ma­do sus más pro­fun­das emo­cio­nes a lo lar­go de los apro­xi­ma­da­men­te dos ki­ló­me­tros que ha re­co­rri­do la Rei­na de las Ma­ris­mas, lle­gó el mo­men­to más emo­ti­vo de la jor­na­da cuan­do la Vir­gen se subió al tem­ple­te ins­ta­la­do jus­to an­tes de em­pren­der de­fi­ni­ti­va­men­te el ca­mino ha­cia Al­mon­te por el ca­mino de los lla­nos.

Fal­ta­ban po­cos mi­nu­tos pa­ra las nue­ve de la no­che. Los úl­ti­mos ra­yos del sol caían so­bre la mul­ti­tud allí con­cen­tra­da. Una li­ge­ra bri­sa apa­ci­gua­ba los ri­go­res del in­ten­so ca­lor es­ti­val que ha­bía rei­na­do du­ran­te to­do el día en la al­dea. So­na­ban los tam­bo­ri­les. Y re­tum­ba­ban los mi­les de dis­pa­ros con los que los al­mon­te­ños han aga­sa­ja­do a su Pa­tro­na dur­dan­te to­do el día.

En ese contexto lle­gó el mo­men­to más má­gi­co y so­bre­co­ge­dor. Las ca­ma­ris­tas de la Vir­gen pro­ce­dían a cu­brir su ima­gen pa­ra pro­te­ger­la del pol­vo del ca­mino. Ex­pec­ta­ción. Un can­te por se­vi­lla­nas y, pa­ra rom­per de­fi­ni­ti­va­men­te el si­len­cio, con­vir­tién­do­lo en mues­tra de jú­bi­lo com­par­ti­do, aplau­sos, vi­vas emo­cio­na­dos y cien­tos de dis­pa­ros. To­do al mis­mo tiem­po. Los sen­ti­mien­tos a f lor de piel. La car­ne de ga­lli­na. Emo­ción des­con­tro­la­da, pe­ro den­tro de un or­den. La Vir­gen aban­do­na­ba su al­dea.

En ella se que­dó el si­len­cio, el pol­vo y el eco de los mi­les de pe­re­gri­nos que han acom­pa­ña­do du­ran­te to­da la no­che a la Vir­gen a lo latrgo de los apro­xi­ma­da­men­te 15 ki­ló­me­tros que se­pa­ran El Ro­cío de El Cha­pa­rral, en Al­mon­te.

Una sen­sa­ción agri­dul­ce pa­ra

Ca­da mo­men­to se vi­vía con una in­ten­si­dad ma­yor que el an­te­rior en me­dio del en­tu­sias­mo

los ro­cie­ros. La al­dea se que­da sin su Ma­dre, sin su Rei­na, du­ran­te los pró­xi­mos nue­ve me­ses. Du­ran­te ese tiem­po, una eter­ni­dad pa­ra unos y un abrir y ce­rrar de ojos pa­ra otros, su ima­gen per­ma­ne­ce­rá en la Pa­rro­quia de la Asunción. Pe­ro así es la tra­di­ción. Y no so­lo hay que acep­tar­la, sino que ade­más hay que de­fen­der­la y con­ser­var­la. Y Al­mon­te y los al­mon­te­ños lo sa­ben me­jor que na­die.

Así lo lle­van ha­cien­do con re­gu­la­ri­dad ca­da sie­te años des­de 1949, aun­que exis­ten nu­me­ro­sos do­cu­men­tos des­de 1607 que re­la­tan un even­to pa­re­ci­do, y se tie­ne cons­tan­cia de que se lle­va

ba a ca­bo mu­cho an­tes. So­lo des­de 1607 la Vir­gen ha si­do lle­va­da al pue­blo en más de me­dio cen­te­nar de oca­sio­nes (so­lo en el año 1738 fue tras­la­da­da has­ta en tres oca­sio­nes), y por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, en­tre las que des­ta­can epi­de­mias, se­quías, ham­bru­nas, gue­rras, dar las gra­cias por al­gún acon­te­ci­mien­to fe­liz o por ne­ce­si­dad de­bi­do a la eje­cu­ción de re­for­mas en su er­mi­ta. Ac­tual­men­te el mo­ti­vo es, sim­ple­men­te, pre­ser­var la tra­di­ción. Y ayer és­ta se cum­plió una vez más.

Aho­ra la Vir­gen del Ro­cío per­ma­ne­ce­rá en el pue­blo del que es Pa­tro­na y que la ve­ne­ra, pa­ra re­gre­sar a la al­dea jus­to dos se­ma­nas an­tes de la ro­me­ría del Ro­cío de 2020.

En el in­ten­so re­la­to de la tar­de de ayer, que es­cri­bi­rá una nue­va pá­gi­na en la his­to­ria de El Ro­cío, la Vir­gen lle­gó coin­ci­dien­do con el atar­de­cer al efí­me­ro tem­ple­te ins­ta­la­do en el pri­mer tra­mo del Ca­mino de los Lla­nos, jus­to en la conf luen­cia en­tre és­te y la ca­lle El Lin­ce. Fue en­ton­ces cuan­do las her­ma­nas ca­ma­ris­tas cu­brie­ron pri­me­ro su ima­gen con un ca­po­te, y pos­te­rior­men­te su ros­tro con un pa­ñi­to.

Du­ran­te to­do el tras­la­do, las abue­las al­mon­te­ñas han por­ta­do di­ver­sos en­se­res, los atri­bu­tos de la Vir­gen del Ro­cío ta­les co­mo co­ro­nas, rá­fa­gas, la me­dia lu­na, al­gu­nas ja­rras o can­de­la­bros. Pa­ra ma­yor vis­to­si­dad, to­do el re­co­rri­do por El Ro­cío y Al­mon­te es­tá de­co­ra­do por mi­les de flo­res de pa­pel que han si­do ela­bo­ra­das por los ve­ci­nos de am­bas lo­ca­li­da­des, al igual que va­rios arcos y cú­pu­las de gran be­lle­za.

Pa­ra cu­brir –y así pro­te­ger– el

1. La Vir­gen ya com­ple­ta­men­te cu­bier­ta es­pe­ra su tras­la­do por los al­mon­te­ños. 2. La colocación del pa­ñi­to di­vino fue uno de los mo­men­tos es­te­la­res de las úl­ti­mas ho­ras de la tar­de de ayer. 3. Sal­vas fren­te a la Her­man­dad de Huel­va en la al­dea. 4. La Blan­ca Pa­lo­ma en me­dio de sus mi­les de fie­les po­co des­pués de sa­lir de su san­tua­rio.

es­pec­ta­cu­lar tra­je es­tre­na­do ayer por la Vir­gen, el cual ha si­do rea­li­za­do ba­jo la di­rec­ción de Jo­sé Ma­nuel Ve­ga Morales, se ha usa­do un pa­ñi­to con­fec­cio­na­do con téc­ni­cas de bor­da­dos a real­ce en oro, con un di­se­ño de Jo­sé María Ca­rras­co Sa­la y si­guien­do las di­rec­tri­ces del Ta­ller de Bor­da­dos Ma­mé de la Ve­ga, con un di­se­ño ba­sa­do en la es­té­ti­ca del úl­ti­mo cuar­to del si­glo XIX, a jue­go con los di­bu­jos de la es­cla­vi­na del con­jun­to.

El bor­da­do ha si­do en­ri­que­ci­do con mon­tu­ras de ru­bíes na­tu­ra­les, bri­llan­tes, ama­tis­tas, ro­sa de Fran­cia y es­me­ral­das. To­do el con­jun­to tam­bién lle­va cris­ta­les de tal­co. Des­ta­ca en la obra la Co­ro­na en mi­nia­tu­ra uti­li­za­da en 1919 pa­ra la Co­ro­na­ción Ca­nó­ni­ca. En el con­jun­to se ob­ser­va la le­yen­da bor­da­da 1919-2019 Cen­te­na­rio Co­ro­na­ción. Es la pri­me­ra vez que for­mal­men­te el pa­ñi­to no tie­ne per­fi­les rec­ti­lí­neos, ga­nan­do mo­vi­mien­to y li­ge­re­za vi­sual una vez pues­to cu­brien­do el ros­tro de la San­tí­si­ma Vir­gen.

El ca­po­te ha si­do rea­li­za­do co­mo ele­men­to de al­ta cos­tu­ra por Jo­sé Ma­nuel Ve­ga Morales, si­guien­do la es­té­ti­ca fe­me­ni­na de prin­ci­pios del si­glo XX, en­mar­ca­do en la obra de Ma­riano For­tuny, andaluz que lle­gó al más al­to re­co­no­ci­mien­to eu­ro­peo en el mun­do de la mo­da y fue quien lan­zó el pli­sa­do femenino. El ca­po­te tie­ne un tra­zo más es­ti­lo­so da­do que los an­te­rio­res ca­po­tes siem­pre han te­ni­do el cor­te mas­cu­lino.

El tejido pa­ra su rea­li­za­ción ha si­do ga­bar­di­na de al­go­dón tor­na­so­la­da en dos to­nos a jue­go de to­do el con­jun­to del tra­je. Se pue­de ver có­mo, a par­tir del ca­ne­sú que ro­dea los hom­bros de la Vir­gen, apa­re­ce bor­da­do Cen­te­na­rio Co­ro­na­ción, co­mo en el pa­ñi­to. Am­bas pie­zas han si­do do­na­das por un grupo anó­ni­mo de hi­jos de Al­mon­te.

Co­mo afir­mó re­cien­te­men­te la res­pon­sa­ble del área de El Ro­cío en el Ayun­ta­mien­to de Al­mon­te y coor­di­na­do­ra del Plan Ve­ni­da de la Vir­gen del Ro­cío, Macarena Ro­bles, “las ro­me­rías se ce­le­bran to­dos los años. El tras­la­do es dis­tin­to. La Vir­gen se vis­te de pas­to­ra so­lo ca­da sie­te años. Son co­sas que la ha­cen di­fe­ren­te, y pa­ra Al­mon­te es muy im­por­tan­te es­ta ci­ta. Es es­pe­ra­da con an­sias. Por con­tra, a los ve­ci­nos de El Ro­cío les su­po­ne cier­ta tris­te­za. La Aso­cia­ción Flo­res pa­ra la Pas­to­ra ha he­cho un gran es­fuer­zo pa­ra que la al­dea luz­ca de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, pe­se a la pe­na que les da que se va­ya du­ran­te nue­ve me­ses”.

En de­fi­ni­ti­va, ayer ex­plo­tó de­fi­ni­ti­va­men­te el cú­mu­lo de emo­cio­nes que se ve­nía acu­mu­lan­do des­de ha­cía ya va­rios días en los co­ra­zo­nes de los de­vo­tos de la Vir­gen del Ro­cío. Aho­ra que­dan sie­te años por de­lan­te pa­ra vi­vir un sen­ti­mien­to igual. Y los ro­cie­ros... sa­ben es­pe­rar.

1

2

RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO: JORDI LANDERO

3

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.