VMP

Huelva Informacion - - Opinión -

IN­CLU­SO en una ciu­dad co­mo Huel­va es fá­cil ver que los Vehícu­los de Mo­vi­li­dad Per­so­nal em­pie­zan a ser per­ci­bi­dos por par­te de la ciu­da­da­nía co­mo un pro­ble­ma: mo­tos eléc­tri­cas, mo­no­pa­ti­nes, seg­ways de to­do ti­po, ho­ver­boards, pa­ti­nes… ocu­pan las ace­ras y la cal­za­da, asus­tan­do a los pea­to­nes e in­co­mo­dan­do a los con­duc­to­res de vehícu­los pe­sa­dos, que en la ma­yo­ría de los ca­sos no sa­ben có­mo reac­cio­nar, ni qué le­gis­la­ción re­gu­la ese trá­fi­co. Ciu­da­des co­mo Ma­drid o Bar­ce­lo­na ya es­tán re­gu­lan­do y se pre­ten­de re­gu­lar des­de la DGT an­tes de que la nor­ma­ti­va mu­ni­ci­pal con­vier­ta es­to en una ma­ra­ña le­gal y con­tra­dic­to­ria.

Los usua­rios de bi­ci­cle­tas lle­va­mos años con­vi­vien­do con es­te debate, por­que ni los pea­to­nes nos quie­ren en sus ace­ras ni los con­duc­to­res de co­ches en su cal­za­da. Los ca­rri­les bi­ci han ate­nuea­do al­go, pe­ro no mu­cho, es­te conf lic­to, en gran me­di­da por­que son po­cos y mal co­nec­ta­dos, o inexis­ten­tes en mu­chos mu­ni­ci­pios. Yo pien­so que es un debate que tie­ne tram­pa,

des­de el co­mien­zo, y por eso ve­mos co­mo la ba­ta­lla prin­ci­pal se da en­tre pea­to­nes y usua­rios de VMP. Y es que hay una pre­mi­sa que ha­brá que acla­rar an­tes de po­ner­nos a re­gu­lar: lo que so­bra, hoy por hoy, en las ciu­da­des, son los co­ches. Es ab­sur­do e in­sos­te­ni­ble te­ner nues­tras ciu­da­des lle­nas de co­ches que trans­por­tan a una so­la per­so­na en des­pla­za­mien­tos de me­nos de 3 ki­ló­me­tros, ocu­pan­do es­pa­cio y con­ta­mi­nan­do el ai­re que res­pi­ra­mos.

Las ciu­da­des del fu­tu­ro se­rán del Trans­por­te Pú­bli­co, de los VMP y, so­bre to­do, del pea­tón. To­do lo que no sea ca­mi­nar en esa di­rec­ción es no es­tar en­ten­dien­do na­da. Sin em­bar­go re­sul­ta que las bi­ci­cle­tas, los pa­ti­ne­tes, los seg­ways… en­tran en conf lic­to con los pea­to­nes. Y es que han ocu­pa­do su es­pa­cio. Lo ló­gi­co, si lo que bus­ca­mos es pro­mo­ver al­ter­na­ti­vas al vehícu­lo pri­va­do, es ocu­par su es­pa­cio, re­du­cir la cal­za­da, pea­to­na­li­zar, lle­nar la ciu­dad de ca­rri­les mul­ti­mo­da­les, ha­bi­li­tar apar­ca­mien­tos… El conf lic­to de­be­ría ser en­tre los co­ches y las nue­vas op­cio­nes de mo­vi­li­dad. Y hay es don­de ha­bría que in­sis­tir con la re­gu­la­ción.

Mien­tras to­do es­to va to­man­do for­ma: sen­ti­do co­mún y edu­ca­ción, prio­ri­dad siem­pre al pea­tón y al vehícu­lo más frá­gil en cual­quier ca­so. Y pen­se­mos a lar­go pla­zo ¿qué ciu­dad que­re­mos?

Es ab­sur­do te­ner las ciu­da­des lle­nas de co­ches con una so­la per­so­na pa­ra re­co­rri­dos in­fe­rio­res a 3 kms

GON­ZA­LO RE­VI­LLA

pro­yec­[email protected]­so­ri­llas.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.