La AUGC lo­gra anu­lar la pér­di­da de des­tino de un agen­te “tras 7 años de cal­va­rio”

La aso­cia­ción afir­ma que se ob­vió “de for­ma tor­ti­ce­ra” que el fun­cio­na­rio es­ta­ba de ba­ja por en­fer­me­dad y no po­día ejer­cer

Huelva Informacion - - Huelva - Re­dac­ción HUEL­VA

Los ser­vi­cios ju­rí­di­cos de la Aso­cia­ción Uni­fi­ca­da de Guar­dias Ci­vi­les (AUGC) Huel­va han lo­gra­do en los tri­bu­na­les la anu­la­ción de la sus­pen­sión de fun­cio­nes y la pér­di­da de des­tino de un agen­te des­ta­ca­do en un pues­to de la pro­vin­cia onu­ben­se.

Co­mo in­di­có ayer la agru­pa­ción a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, la pro­pues­ta de san­ción for­mu­la­da des­de la Co­man­dan­cia de Huel­va es­ta­ba ba­sa­da en que el fun­cio­na­rio no po­día ejer­cer sus fun­cio­nes en el pues­to de tra­ba­jo que ocu­pa­ba, “ob­vian­do de for­ma tor­ti­ce­ra que es­te tra­ba­ja­dor se en­con­tra­ba de ba­ja por en­fer­me­dad de lar­ga du­ra­ción y que, por tan­to, no po­día ejer­cer sus fun­cio­nes” de­bi­do a es­ta do­len­cia.

Sin em­bar­go, al omi­tir la Co­man­dan­cia en su pro­pues­ta es­ta cir­cuns­tan­cia, el guar­dia ci­vil fue sus­pen­di­do de fun­cio­nes y con ello de­jo de per­ci­bir una par­te de sus nó­mi­nas. Es­ta de­ci­sión fue re­cu­rri­da por los ser­vi­cios ju­rí­di­cos de AUGC Huel­va, sien­do es­ti­ma­do el re­cur­so y anu­la­da di­cha sus­pen­sión, con la de­vo­lu­ción al tra­ba­ja­dor de la par­te de­traí­da de sus nó­mi­nas y los in­te­re­ses legales co­rres­pon­dien­tes.

A pe­sar de ello, “la ma­qui­na­ria de la Guar­dia Ci­vil si­guió ade­lan­te y, me­dian­te una nue­va pro­pues­ta, se le pri­vó del des­tino”.

Pa­ra ello se ale­gó que el agen­te ha­bía si­do sus­pen­di­do de fun­cio­nes, “vol­vién­do­se a ob­viar al­go fun­da­men­tal: que di­cha sus­pen­sión ha­bía si­do anu­la­da por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior”. Otra vez los ser­vi­cios ju­rí­di­cos de AUGC volvieron a re­cu­rrir an­te los tri­bu­na­les, que nue­va­men­te fa­lla­ron a fa­vor de su re­pre­sen­ta­do, anu­lan­do di­cha pér­di­da de des­tino y or­de­nan­do la re­in­cor­po­ra­ción del agen­te a su des­tino, ade­más de la de­vo­lu­ción de la par­te de sus nó­mi­nas que le ha­bían si­do des­con­ta­das.

“Nin­guno de los res­pon­sa­bles di­rec­tos de la to­ma de de­ci­sio­nes de las pro­pues­tas tor­ti­ce­ras de sus­pen­sión y de ce­se en el des­tino ha su­fri­do con­se­cuen­cia al­gu­na por es­ta ac­tua­ción”, apos­ti­lla la AUGC.

Pe­ro es­ta no es la úni­ca de­ci­sión to­ma­da por la Co­man­dan­cia y por la Di­rec­ción Ge­ne­ral con­tra es­te guar­dia ci­vil que lue­go ha si­do anu­la­da. El “cal­va­rio” co­men­zó en 2011, cuan­do es­te agen­te fue acu­sa­do de un de­li­to de vio­la­ción de se­cre­to, por lo que le fue abier­to un ex­pe­dien­te dis­ci­pli­na­rio por fal­ta muy gra­ve.

Pe­se a que es­ta cau­sa ter­mi­na­ría sien­do ar­chi­va­da por un juz­ga­do de Mo­guer, tras su impu­tación el tra­ba­ja­dor fue ce­sa­do en el des­tino y sus­pen­di­do de sus fun­cio­nes por par­te de la Di­rec­ción Ge­ne­ral, con los con­si­guien­tes per­jui­cios eco­nó­mi­cos, mo­ra­les, fa­mi­lia­res y per­so­na­les.

Una vez que fue ar­chi­va­da la impu­tación no se le ofre­ció vol­ver a su an­te­rior des­tino, “sino que fue des­ti­na­do de for­ma for­zo­sa, sin po­si­bi­li­dad de pe­ti­cio­nar ni ejer­cer nin­gún ti­po de ac­ción, a la Co­man­dan­cia de Ge­ro­na”. Nue­va­men­te AUGC Huel­va re­cu­rrió di­cha de­ci­sión y el TSJ de Ma­drid es­ti­mó su de­man­da, sen­ten­cian­do que di­cho guar­dia ci­vil de­bía vol­ver a su an­te­rior des­tino en la Co­man­dan­cia de Huel­va.

Tras es­te fa­llo, la Be­ne­mé­ri­ta cum­ple con la sen­ten­cia “en par­te y so­lo le con­ce­de el des­tino, pe­ro no le abo­na par­te de las nó­mi­nas que le des­con­ta­ron”, por lo que otra vez los ser­vi­cios ju­rí­di­cos de AUGC tie­nen que in­ter­ve­nir.

Ese mis­mo año y co­mo con­se­cuen­cia del ce­se en el des­tino, tam­bién le fue or­de­na­do el des­alo­jo del pa­be­llón ofi­cial que ocu­pa­ba, jun­to con sus mue­bles y en­se­res, “que nun­ca le ha si­do de­vuel­to a pe­sar que por dos ve­ces han si­do es­ti­ma­das sus de­man­das”.

Has­ta pa­ra anu­lar los an­te­ce­den­tes pe­na­les “tu­vo pro­ble­mas y se tu­vo que pre­sen­tar un re­cur­so de am­pa­ro an­te la Agen­cia de Pro­tec­ción de Da­tos”. Tam­bién di­cho re­cur­so fue es­ti­ma­do y aus­pi­cia­do por los ser­vi­cios ju­rí­di­cos de AUGC Huel­va.

Du­ran­te to­do es­te pro­ce­so, se le abrie­ron va­rios ex­pe­dien­tes dis­ci­pli­na­rios, unos fue­ron es­ti­ma­dos y otros no, y fue­ron emi­ti­dos es­cri­tos “don­de se de­ja­ba ver la opi­nión des­fa­vo­ra­ble que te­nían los man­dos de la Co­man­dan­cia pa­ra que vol­vie­ra a su an­te­rior des­tino, sin que exis­tie­ra le­gal­men­te nin­gún im­pe­di­men­to pa­ra ello”. El “em­pe­ci­na­mien­to “de la Co­man­dan­cia de Huel­va pa­ra que es­te efec­ti­vo no vol­vie­ra a su pues­to “no tie­ne nin­gu­na ex­pli­ca­ción”.

En 2018 fue san­cio­na­do, con una sus­pen­sión de em­pleo y suel­do, y nue­va­men­te los ser­vi­cios ju­rí­di­cos de AUGC volvieron a re­cu­rrir di­cha san­ción, sien­do es­ta anu­la­da. “En con­tra de to­da ló­gi­ca y del prin­ci­pio de no san­cio­nar dos ve­ces por los mis­mos he­chos, la Zo­na de An­da­lu­cía ha vuel­to a abrir el ex­pe­dien­te que fue es­ti­ma­do en el re­cur­so de al­za­da, por lo que si no se atien­den las ale­ga­cio­nes pre­sen­ta­das es­te guar­dia ci­vil se­rá san­cio­na­do en con­tra de un prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal y lo se­rá por la mis­ma au­to­ri­dad que ya lo san­cio­nó an­te­rior­men­te”.

La agru­pa­ción re­cal­ca que “el da­ño ya es­tá he­cho y es­te guar­dia ci­vil lle­va sin tra­ba­jar va­rios años, con el evi­den­te per­jui­cio pa­ra la ciu­da­da­nía”.

Los ser­vi­cios ju­rí­di­cos de la agru­pa­ción sub­ra­yan la “per­se­cu­ción” su­fri­da por el per­ju­di­ca­do

H. IN­FOR­MA­CIÓN

Fa­cha­da de la Co­man­dan­cia de la Guar­dia Ci­vil de Huel­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.