“No es nor­mal que ha­ya una mu­jer, oja­lá se abra un ca­mino”

La ex­tre­me­ña, a sus 32 años, se con­vir­tió en pio­ne­ra co­mo asis­ten­te en un par­ti­do de la Pri­me­ra Di­vi­sión

Huelva Informacion - - Deportes - Jo­sé An­to­nio Pas­cual (Efe)

Gua­da­lu­pe Po­rras fue una de las gran­des pro­ta­go­nis­tas del es­treno de La­Li­ga San­tan­der 2019-20. La pa­cen­se se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer en ejer­cer de asis­ten­te ar­bi­tral en un par­ti­do de la Pri­me­ra Di­vi­sión es­pa­ño­la.

El es­ce­na­rio de la ci­ta fue Son Moix. Los con­ten­dien­tes, el Ma­llor­ca y el Ei­bar. El ár­bi­tro fue Ma­rio Me­le­ro Ló­pez. A sus 32 años se con­vir­tió, con per­mi­so de Ma­ri­sa Vi­lla, que ob­tu­vo tam­bién la categoría de Pri­me­ra Di­vi­sión pe­ro que no lle­gó a de­bu­tar por no su­pe­rar las prue­bas fí­si­cas, en pio­ne­ra. 16 años des­pués de co­men­zar a de­di­car­se al ar­bi­tra­je, Gua­da­lu­pe Po­rras al­can­zó su sue­ño. –¿Có­mo se sien­te días des­pués de ha­cer his­to­ria?

–Es al­go muy bo­ni­to. To­do el mun­do quie­re lle­gar al má­xi­mo den­tro de su ám­bi­to la­bo­ral y es al­go muy es­pe­cial. Es una gran sa­tis­fac­ción des­pués de tan­to tiem­po de tra­ba­jo du­ran­te años. –¿Có­mo vi­vió esos mo­men­tos tan es­pe­cia­les pre­vios?

–Lle­gas al cam­po, sa­les... Aun­que es ver­dad que su­po­ne al­go de emo­ción y sien­tes al­go es­pe­cial, den­tro de lo que ca­be lo lle­vas con nor­ma­li­dad, es al­go que sa­bes que va a pa­sar cuan­do as­cien­des de categoría. Ha­ces lo mis­mo de siem­pre. Hi­ce lo mis­mo que un fin de se­ma­na cuan­do es­ta­ba en Se­gun­da. Via­jé de Ba­da­joz a Se­vi­lla, avión a Pal­ma el vier­nes. Tu­vi­mos la char­la y pre­pa­ra­mos el par­ti­do. –¿Pe­ro era cons­cien­te de que no era un día igual?

–Es cier­to que a me­di­da que pa­sa el tiem­po sien­tes mu­cha emo­ción, por­que vas a con­se­guir al­can­zar el ob­je­ti­vo. Ca­lien­tas, lle­ga el sor­teo, que es cuan­do real­men­te di­ces: Ya es­tás en Pri­me­ra. Y una vez que em­pie­za el par­ti­do te cen­tras en ar­bi­trar y ya es­tá. –En to­do ca­so, sa­bía que se tra­ta­ba de un mo­men­to his­tó­ri­co que ha he­cho que to­do el mun­do es­tu­vie­ra pen­dien­te su­ya. –En­tien­des la re­per­cu­sión, por­que des­afor­tu­na­da­men­te no es nor­mal que ha­ya una mu­jer. Es­tu­vo Ma­ri­sa. Oja­lá que gra­cias a es­to se ha­ya abier­to el ca­mino. Es im­por­tan­te que se in­cre­men­te el nú­me­ro de ár­bi­tras, pe­ro hay que ir po­qui­to a po­co. Me ha to­ca­do a mí, ser la pri­me­ra en de­bu­tar, pe­ro hay que dar nor­ma­li­dad a es­to has­ta que un día se con­si­ga. –¿Le di­je­ron al­go es­pe­cial sus com­pa­ñe­ros, Ma­rio Me­le­ro y el res­to del equi­po ar­bi­tral?. ¿Có­mo la re­ci­bie­ron los equi­pos? –La ver­dad es que he es­ta­do acom­pa­ña­da por un equi­po ar­bi­tral fa­bu­lo­so. Son bue­nos ár­bi­tros, pe­ro so­bre to­do bue­nas per­so­nas. Pe­ro ya en Se­gun­da siem­pre sen­tí el apo­yo de to­dos los com­pa­ñe­ros. Los clu­bes y los equi­pos me re­ci­bie­ron muy bien. Mu­chos me da­ban la en­ho­ra­bue­na, la bien­ve­ni­da a la categoría..., pe­ro una vez em­pe­zó el par­ti­do to­do fue nor­mal.

–¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne pa­ra us­ted de­bu­tar en Pri­me­ra?

–Es ver­dad que lle­gar a Pri­me­ra es muy com­pli­ca­do por­que he pa­sa­do por mu­chas ca­te­go­rías, he tra­ba­ja­do mu­cho. Pue­do de­cir que he lle­ga­do al má­xi­mo y fá­cil no ha si­do, pe­ro na­da en la vi­da es fá­cil en cual­quier tra­ba­jo. Co­mo me ha cos­ta­do tan­to yo lo va­lo­ro mu­chí­si­mo.

–Y una cu­rio­si­dad, ya no por qué se de­di­có al ar­bi­tra­je, sino ¿por qué aca­bó co­mo juez de lí­nea? –Cuan­do ar­bi­tra­ba en Pre­fe­ren­te, de re­pen­te pen­sé por qué no pro­bar de asis­ten­te. Lo hi­ce y me que­dé. Yo ju­ga­ba al fút­bol, era ex­tre­mo, muy ex­plo­si­va, muy rá­pi­da, se pue­de de­cir que me gus­ta­ba la ban­da y el te­ma del fue­ra de jue­go. Es­toy su­per­con­ten­ta de ha­ber to­ma­do esa de­ci­sión. –Pe­ro es­to no pa­ra aquí.

–Hay que se­guir tra­ba­jan­do igual, de la mis­ma for­ma, tam­po­co hay que vol­ver­se lo­cos, sino con­ti­nuar de idén­ti­ca ma­ne­ra. Por eso, na­da más lle­gar a ca­sa tras ho­ras de via­je (avión de Pal­ma a Se­vi­lla y lue­go co­che des­de Se­vi­lla a Ba­da­joz) me fui a en­tre­nar.

–Es­te tra­ba­jo es muy exi­gen­te. –Exi­ge de­di­ca­ción ple­na, por­que tam­bién soy in­ter­na­cio­nal. Son mu­chos par­ti­dos, mu­chos via­jes, hay que te­ner la ca­be­za ple­na­men­te en es­to. Cuan­do lle­gas te das cuen­ta de que me­re­ce la pe­na to­do lo pa­sa­do. Hay mu­cho tra­ba­jo, no só­lo en lo fí­si­co, ni só­lo en lo psí­qui­co, sino de es­tu­diar tam­bién a los equi­pos, su es­ti­lo, có­mo jue­gan. Te­ne­mos una pla­ta­for­ma, que es una he­rra­mien­ta im­pres­cin­di­ble, que nos sir­ve pa­ra mu­cho, pa­ra di­ri­gir los par­ti­dos.

CATI CLADERA / EFE

Gua­da­lu­pe Po­rras co­rre por la ban­da del es­ta­dio de Son Moix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.