Los so­co­rris­tas de Is­la Cris­ti­na ne­ce­si­tan más me­dios

Huelva Informacion - - Opinión -

En va­rios idio­mas, des­de po­ten­tí­si­mos al­ta­vo­ces y con la so­lem­ni­dad de la fan­fa­rria con la que se clau­su­ran los jue­gos olím­pi­cos. Así se anun­cian en las pla­yas de Is­la Cris­ti­na, du­ran­te el pe­rio­do es­ti­val, el co­mien­zo y el fi­nal dia­rio del ser­vi­cio de so­co­rris­tas. Es­toy ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­do de que cual­quie­ra de los jó­ve­nes so­co­rris­tas que pres­tan su ser­vi­cios du­ran­te el ve­rano ha­rían, sin pen­sar­lo dos ve­ces, cual­quier co­sa por sal­var a al­guien que se en­con­tra­se en una si­tua­ción de pe­li­gro en el agua. Des­de el co­mien­zo de la tem­po­ra­da es­ti­val he ha­bla­do con va­rios de ellos pa­ra in­tere­sar­me por los me­dios con los que cuen­tan pa­ra ha­cer su tra­ba­jo. La­men­ta­ble­men­te, des­pués de es­cu­char­les he lle­ga­do a la con­clu­sión de que por mu­cho em­pe­ño que pon­gan en ha­cer su la­bor, re­sul­ta im­po­si­ble que es­ta pu­die­se te­ner un mí­ni­mo ni­vel de efi­ca­cia por, en­tre otras ra­zo­nes, la dis­tan­cia de unos tres ki­ló­me­tros que se­pa­ran las to­rres de vi­gi­lan­cia. Ade­más, no cuen­tan con nin­gún me­dio pa­ra ser aler­ta­dos de que en al­gún pun­to de la cos­ta se pu­die­se es­tar pro­du­cien­do un ac­ci­den­te y, si al­guien les die­se la voz de alar­ma, tam­po­co con­ta­rían con nin­gún me­dio me­dia­na­men­te ve­loz pa­ra acu­dir al so­co­rro que no sea co­rrer por la are­na gran­des dis­tan­cias que, por muy en­tre­na­dos que es­tén, les ha­ría lle­gar ex­haus­tos al lu­gar don­de más ne­ce­si­ta­rían sus fuer­zas. La fantástica mag­ni­tud de las pla­yas de Is­la Cris­ti­na pro­ba­ble­men­te ha­ga im­po­si­ble téc­ni­ca­men­te, e in­via­ble eco­nó­mi­ca

men­te, un ser­vi­cio efi­caz de so­co­rro. Mi crí­ti­ca al ser­vi­cio de so­co­rro es­tá en la lí­nea de cen­su­rar­les la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad que, trans­mi­ti­da a bom­bo y pla­ti­llo, no se co­rres­pon­de en ab­so­lu­to con la reali­dad y que, Dios no lo quie­ra, que­da­ría pa­ten­te si se pro­du­je­se al­gún gra­ve ac­ci­den­te. Fran­cis­co Javier Martínez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.