POR TIE­RRAS SORIANAS

Huelva Informacion - - Opinión -

TAL vez sea cier­to aque­llo que de­cía Or­te­ga so­bre Cas­ti­lla, la vie­ja Cas­ti­lla. Por ca­rre­te­ras de la pro­vin­cia so­ria­na, atra­ve­san­do las lla­ma­das tie­rras de Ber­lan­ga, nos to­pa­mos con pai­sa­jes de una leal­tad que pa­re­cie­ran co­mo es­cin­di­dos del tiem­po. Ha­bla­ba Or­te­ga de la “irrea­li­dad vi­sual” que Cas­ti­lla ema­na, lo que cohí­be aún hoy a quie­nes con­tem­plan al­gu­nos es­ce­na­rios de la que fue­ra ma­dre y ma­dras­tra.

Por es­tos pa­ra­jes se in­tu­ye lo que de­bió su­po­ner la mar­ca me­dia del río Due­ro, fron­te­ra de gue­rre­ría en­tre cris­tia­nos y maho­me­ta­nos. Los lí­neas mon­tuo­sas, pe­la­das y de co­lor ar­ci­llo­so en ve­rano, nos re­mi­ten a lu­ga­res idea­les pa­ra an­ti­guos ere­mi­to­rios, que más tar­de de­vi­nie­ron en er­mi­tas pa­ra el cul­to. El co­che de­ja a un la­do Ber­lan­ga de Due­ro, que tu­vo al Cid Cam­pea­dor co­mo pri­mer re­gi­dor. Nos en­co­ge­mos –y no se­rá la pri­me­ra vez– an­te las vis­tas de un no­ta­ble cas­ti­llo, cu­yo pa­ño de mu­ra­lla se al­za so­bre el con­jun­to or­na­men­tal de la vi­lla.

Ig­no­ran­tes a mu­cha hon­ra, via­je­ri­llos de tres al cuar­to, no sa­bre­mos has­ta mu­cho des­pués que Ber­lan­ga de Due­ro es cu­na de hi­jos es­cla­re­ci­dos. Los vás­ta­gos de Cas­ti­lla son tam­bién otra en­so­ña­ción, otra irrea­li­dad or­te­guia­na. Lee­mos que aquí na­ció Fray Tomás de Ber­lan­ga, des­cu­bri­dor de las is­las Ga­lá­pa­gos y pre­cur­sor del pa­so trans­o­ceá­ni­co de Pa­na­má. De igual mo­do, a Fray Tomás se le de­be la re­vi­sión éti­ca de la con­quis­ta es­pa­ño­la, co­mo pre­de­ce­sor de Bar­to­lo­mé de las Ca­sas.

De­ja­mos atrás Ca­si­llas de Ber­lan­ga y subimos a la er­mi­ta de San Bau­de­lio. Des­de fue­ra vie­ne a ser jus­to lo que di­cen las guías: un ás­pe­ro vo­lu­men. Se tra­ta de un cu­bícu­lo de pie­dra en­cas­tra­do en un mon

te. El cie­lo azul se ha­lla mo­tea­do por blan­cos bu­ñue­los de nu­bes. No es que tan­to de­ta­lle se nos va­ya de las ma­nos so­bre un cua­derno de fa­li­bles apun­tes de via­je. Sim­ple­men­te es lo que se nos vie­ne a la ca­be­za cuan­do da­mos cuen­ta de tal o cual pa­ra­je y, pa­sa­do un tiem­po, ad­quie­re una nue­va mol­du­ra so­bre nues­tro re­cuer­do.

La er­mi­ta es una ra­re­za. En ori­gen un ere­mi­to­rio, la er­mi­ta se de­di­có al már­tir gre­co­rro­mano que fue­ra de­ca­pi­ta­do en Ni­mes, en el si­glo IV, pre­ci­sa­men­te el si­glo de la mís­ti­ca ra­di­cal que ini­cia­ran los pa­dres del de­sier­to. San Bau­de­lio se al­za so­bre la ci­ta­da mar­ca del Due­ro. En el año 1010, el con­de Sancho Gar­cía y Su­ley­man, ca­li­fa de Cór­do­ba, acor­da­ron la cin­ta del río co­mo lí­nea di­vi­so­ria.

El in­te­rior de la er­mi­ta sor­pren­de a los pro­fa­nos. Pri­me­ro, la co­lum­na cen­tral que se des­plie­ga, co­mo cu­rio­so pal­me­rín, en ocho ner­va­du­ras, lo que fu­sio­na el ar­te mo­zá­ra­be y tai­fal con el ro­má­ni­co. Se­gun­do, y so­bre to­do, asom­bran los res­tos de pin­tu­ras mu­ra­les, que hoy se­me­jan gra­fi­tis de una es­pi­ri­tua­li­dad ven­ci­da. En el si­glo XII, el ca­ba­lle­ro cris­tiano For­tu­nio Aznárez, “se­ñor de Ber­lan­ga”, pro­pu­so de­co­rar los mu­ros y bó­ve­das de San Bau­de­lio con bí­bli­cas ico­no­gra­fías. En 1922, un co­mer­cian­te de an­ti­güe­da­des, León Le­ví, ex­po­lió las pin­tu­ras con la téc­ni­ca del strap­po y se las lle­vó a Es­ta­dos Uni­dos, apro­ve­chan­do la in­cu­ria de lu­ga­re­ños y au­to­ri­da­des.

Se­gui­mos la ru­ta hacia Gor­maz, en bus­ca de la for­ta­le­za ca­li­fal que, co­mo ve­mos pron­to, se al­za so­bre un pe­ñón, im­po­nien­do su gran man­dí­bu­la de pie­dra de­fen­si­va. La bar­ba­ca­na –una de las ma­yo­res de Europa– fue to­ma­da a los ára­bes por el rey Fer­nan­do I (1060). Ba­jo el pe­ñón se al­za otra adus­ta er­mi­ta: San Mi­guel de Gor­maz. El ve­rano dis­lo­ca las ho­ras y la ha­lla­mos ce­rra­da por tor­pe­za pro­pia. No po­dre­mos con­tem­plar sus pin­tu­ras al fres­co y al temple, con es­ce­nas de la vi­da de Je­sús, del jui­cio de las al­mas y de los An­cia­nos del Apo­ca­lip­sis.

Gor­maz nos abru­ma. Con­tem­pla­mos el pe­dre­gal so­bre el que se al­za la er­mi­ta, y que sube, en­tre al­gu­na que otra pie­dra di­no­sáu­ri­ca, has­ta las fal­das de la for­ta­le­za ca­li­fal. Hacia el sur se adi­vi­na el cur­vi­lí­neo dis­cur­so del Due­ro. El río vuel­ve a evo­car­nos la mar­ca que se­pa­ra­ba la es­pa­da ti­za­na de la ci­mi­ta­rra de los sa­rra­ce­nos. La pla­ni­cie que se ex­tien­de so­bre la mar­gen de­re­cha del Due­ro dis­cu­rre so­bre cam­pos y sem­bra­díos.

Vis­tos en al­tu­ra, ba­jo las nu­bes pan­zu­rro­nas que ya di­vi­sa­mos en San Bau­de­lio, el cam­po so­riano se mues­tra cuar­tea­do en tie­rras de la­bor, que de­mues­tran que el agro, a tra­vés de los si­glos, si­gue sien­do la re­li­gión de los ha­cen­do­sos. En nues­tra fan­ta­sía se nos vie­nen a la men­te los re­po­bla­do­res cris­tia­nos del al­to me­die­vo, que iban to­man­do las tie­rras de asen­ta­mien­to ga­na­das a los mo­ros.

De vuel­ta al idí­li­co pue­bli­llo de Sal­due­ro, don­de nos ha­llá­ba­mos de va­ca­cio­nes, re­gre­sa­mos en co­che por El Bur­go de Os­ma. Des­co­lla­ba la torre de su ca­te­dral lo mis­mo que, una vez más, se al­za­ba des­co­llan­te nues­tro ol­vi­do. En El Bur­go de Os­ma na­ció el es­cri­tor y fa­lan­gis­ta Dio­ni­sio Ri­drue­jo, an­ti­fran­quis­ta en su última ho­ra, quien es­cri­bie­ra su vo­lu­mi­no­sa Guía so­bre Cas­ti­lla la Vie­ja.

Com­pa­ra­do con su tes­ti­mo­nio, es­tas di­va­ga­cio­nes no al­can­zan si­quie­ra el gra­do de no­tas al mar­gen so­bre su ama­da So­ria.

ROSELL

JAVIER GONZÁLEZCO­TTA

Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.