La com­ple­ja ta­rea de Juan Bra­vo: cum­plir con la BMI

El com­pro­mi­so de re­du­cir im­pues­tos ca­da año se ha­ce di­fí­cil por el bloqueo ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro tam­bién por el es­ca­so mar­gen que que­da pa­ra la ba­ja­da ma­si­va que anun­ció Juan­ma Mo­reno

Huelva Informacion - - Andalucía - Car­los Ro­cha

“BMI. Ba­ja­da ma­si­va de im­pues­tos”. En la cam­pa­ña de las pa­sa­das an­da­lu­zas hu­bo quien se mo­fó del es­lo­gan del aho­ra pre­si­den­te de la Jun­ta. Juan­ma Mo­reno lo re­pi­tió has­ta la sa­cie­dad y fue lo pri­me­ro que hi­zo cuan­do lle­gó a San Tel­mo. Su pri­me­ra víc­ti­ma fue el muy im­po­pu­lar im­pues­to de Su­ce­sio­nes y Do­na­cio­nes. Al po­co tiem­po, con Juan Bra­vo co­mo con­se­je­ro de Ha­cien­da –tras la sa­li­da de Al­ber­to Gar­cía Va­le­ra–, el bi­par­ti­to abun­dó en la re­for­ma. Una mer­ma en los in­gre­sos de 235 mi­llo­nes de aquí a 2023 y tres tri­bu­tos co­mo prin­ci­pa­les afec­ta­dos: el IRPF, el de Ac­tos Ju­rí­di­cos Do­cu­men­ta­dos y el de Trans­mi­sio­nes Pa­tri­mo­nia­les.

La ob­se­sión del ti­tu­lar de Ha­cien­da es que el di­ne­ro “es­té en el bol­si­llo de los an­da­lu­ces”, co­mo ex­pli­có du­ran­te la com­pa­re­cen­cia en San Tel­mo en la dio cuen­ta de la re­ba­ja fis­cal apro­ba­da el pa

sa­do abril. En 2019, la can­ti­dad que no lle­ga­rá a las ar­cas en vir­tud de es­ta re­mo­de­la­ción ron­da los diez mi­llo­nes de eu­ros. Es el 0,02% del mon­tan­te to­tal del Pre­su­pues­to an­da­luz que el Par­la­men­to ava­ló ha­ce al­go más de un mes. El efec­to irá de­ján­do­se no­tar en los ejer­ci­cios su­ce­si­vos, ya que la re­ba­ja del IRPF es pau­la­ti­na has­ta 2023 pa­ra las ren­tas más al­tas y las más ba­jas.

La in­ten­ción del Go­bierno bi­par­ti­to es abun­dar en esa re­duc­ción fis­cal. El PP lle­va dé­ca­das ha­cien­do cam­pa­ña con el “in­fierno fis­cal” que, se­gún su re­la­to, ha­bía ins­tau­ra­do el PSOE en An­da­lu­cía. El ma­ca­do ca­rác­ter li­be­ral de Ciu­da­da­nos ca­sa per­fec­ta­men­te con es­ta idea. Y los ad­ve­ne­di­zos de Vox, fa­mi­lia­res de la ex­tre­mad de­re­cha eu­ro­pea, no lle­van en su ADN el gen pro­tec­cio­nis­ta de sus pri­mos fran­ce­ses. Es­to se tra­du­ce en que Juan Bra­vo no se en­con­tra­rá con pro­ble­mas en el Par­la­men­to cuan­do quie­ra la apro­ba­ción pa­ra nue­vas re­for­mas.

El pro­pio ti­tu­lar de Ha­cien­da, In­dus­tria y Ener­gía ha re­co­no­ci­do en va­rias en­tre­vis­tas que su in­ten­ción es se­guir ba­jan­do im­pues­tos siem­pre que se pue­da. Ese ma­tiz es im­por­tan­te. Los pro­ble­mas que no tie­nen en el an­ti­guo Hos­pi­tal de las Cin­co Lla­gas se los pue­de en­con­trar en To­rre­tria­na, se­de de la Con­se­je­ría. Es com­pli­ca­do des­pren­der­se, por ejem­plo, de los 86 mi­llo­nes de eu­ros que se pre­ten­den in­gre­sar, por ejem­plo, por el im­pues­to so­bre el Pa­tri­mo­nio. No es que es­te gra­va­men es­té en la lis­ta ne­gra de Bra­vo. De he­cho se tra­ta de un tri­bu­to ce­di­do por la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal, por lo que la Jun­ta tie­ne com­pe­ten­cias li­mi­ta­das a la ho­ra de ges­tio­nar­lo, lo que di­fi­cul­ta una po­si­ble re­duc­ción. Sí po­dría que­dar bo­ni­fi­ca­do, co­mo ha he­cho con Su­ce­sio­nes y Do­na­cio­nes, pe­ro se­ría otra mer­ma en los in­gre­sos fis­ca­les en un mo­men­to en el que el es­ce­na­rio internacio­nal de­ja de ser ha­la­güe­ño y el na­cio­nal per­ma­ne­ce atas­ca­do.

Bra­vo ya se ha que­ja­do en va­rias oca­sio­nes a la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ma­ría Je­sús Mon­te­ro, de que An­da­lu­cía no co­no­ce el da­to de las en­tre­gas a cuen­ta. Sin Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, un Go­bierno en fun­cio­nes no pue­de ac­tua­li­zar es­te da­to, ne­ce­sa­rio pa­ra es­bo­zar las cuen­tas re­gio­na­les de 2020. Esa in­cer­ti­dum­bre di­fi­cul­ta cual­quier balance. Sin sa­ber con exac­ti­tud con qué su­pe­rá­vit va a con­tar la Jun­ta, es muy di­fí­cil di­se­ñar una re­ba­ja fis­cal. So­bre to­do si se tra­ta de una re­duc­ción le­ve, co­mo la que pre­ten­de desa­rro­llar el Go­bierno.

¿De dón­de pue­de re­cor­tar Juan Bra­vo pa­ra cum­plir con su mi­sión de ba­jar im­pues­tos sin que re­per­cu­ta en los ser­vi­cios pú­bli­cos? En de­ta­lles. Hay que mi­rar en el es­pe­jo de la re­for­ma ya apro­ba­da, so­bre to­do en dos de los tri­bu­tos a los que afec­tó. En Ac­tos Ju­rí­di­cos Do­cu­men­ta­dos, los be­ne­fi­cia­rios son las fa­mi­lias nu­me­ro­sas, mien­tras que en Trans­mi­sio­nes Pa­tri­mo­nia­les son los au­tó­no­mos y due­ños de py­mes. Los “gui­ños” del con­se­je­ro de Ha­cien­da en ma­te­ria fis­cal se­rán pa­ra esos dos co­lec­ti­vos. La du­da es­tá en sa­ber qué im­pues­tos se­rán los ele­gi­dos.

El con­se­je­ro de Ha­cien­da ha se­ña­la­do en al­gu­na oca­sión que el im­pues­to de ma­tri­cu­la­cio­nes –so­bre de­ter­mi­na­dos me­dios de trans­por­te, se­gún su nom­bre ofi­cial– tie­ne la ta­sa más al­ta del país en An­da­lu­cía. Pa­ra es­te 2019, la Jun­ta va a re­cau­dar ca­si 68,5 mi­llo­nes de eu­ros por di­cho tri­bu­to, Es una can­ti­dad re­se­ña­ble, pe­ro dis­cre­ta si se com­pa­ra con los 225 mi­llo­nes que la Jun­ta in­gre­sa por las dis­tin­tas ta­sas que tie­ne ba­jo su com­pe­ten­cia. Pre­ci­sa­men­te en ma­te­ria de ta­sas, Juan Bra­vo pre­pa­ra una re­vo­lu­ción que, me­dian­te una nue­va ley, per­mi­ta sim­pli­fi­car un en­tra­ma­do que, en su opi­nión, “hay que or­de­nar, de­pu­rar, ra­cio­na­li­zar y sim­pli­fi­car el sis­te­ma”. En es­te ca­so, el ob­je­ti­vo no es abun­dar en una re­ba­ja fis­cal, sino ali­viar la car­ga ad­mi­nis­tra­ti­va a los ciu­da­da­nos.

Los 309 mi­llo­nes de in­gre­sos pre­vis­tos por el im­pues­to de Su­ce­sio­nes y Do­na­cio­nes en la Ley de Pre­su­pues­tos me­re­cen men­ción apar­te. Se tra­ta del gra­va­men que más polémica ha pro­vo­ca­do en los úl­ti­mos años. El PSOE, a re­ga­ña­dien­tes, au­men­tó el mí­ni­mo exen­to dos ve­ces por la pre­sión de su en­ton­ces so­cio de Ciu­da­da­nos. El PP cum­plió su pro­me­sa de bo­ni­fi­car­lo al 99%, pe­ro to­da­vía hay “gui­ños” que se pue­den ha­cer. La con­tes­ta­ción so­cial a es­te gra­va­men tie­ne mu­cho que ver con he­ren­cias de los de­no­mi­na­dos gru­pos de pa­ren­tes­co III y IV, es de­cir, he­ren­cias que van de tíos a so­bri­nos o en­tre pri­mos. No es des­car­ta­ble una re­duc­ción le­ve pa­ra esos ca­sos, tal y co­mo ha re­co­no­ci­do en pri­va­do al­gún miem­bro del Go­bierno an­da­luz. Es cier­to que ni si­quie­ra en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, me­ca del li­be­ra­lis­mo fis­cal, tie­ne re­duc­cio­nes agre­si­vas pa­ra es­tos co­lec­ti­vos, lo que con­ver­ti­ría a la Jun­ta de Juan­ma Mo­reno en pio­ne­ra en ple­na gue­rra im­po­si­ti­va en­tre las co­mu­ni­da­des go­ber­na­das por las de­re­chas y las que tie­nen un eje­cu­ti­vo de iz­quier­das.

JU­LIO MUÑOZ / EFE

Juan­ma Mo­reno y Juan Bra­vo se abra­zan en un ac­to del PP en Car­mo­na.

IN­GRE­SOS FIS­CA­LES DE AN­DA­LU­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.