LA CON­VEN­CIÓN

Huelva Informacion - - Opinión - PA­CO HUEL­VA

LOS pre­si­den­tes de EEUU, Fran­cia, Ca­na­dá, Ale­ma­nia, Ja­pón, Ita­lia y Reino Uni­do ce­le­bran a par­tir de ma­ña­na una cum­bre en Bia­rritz. Des­de hoy el es­pa­cio aé­reo es­tá ce­rra­do a cal y can­to y vi­gi­la­do por avio­nes de la fuer­za aé­rea. El es­pa­cio ma­rí­ti­mo pa­tru­lla­do por na­víos de gue­rra car­ga­dos con su ar­ti­lle­ría le­tal. Los ac­ce­sos a di­cha lo­ca­li­dad fran­ce­sa cus­to­dia­dos por más de 18.000 agen­tes de las fuer­zas y cuer­pos de se­gu­ri­dad. Tiem­po ha vi­gi­la­dos to­dos aque­llos do­mi­nios in­for­má­ti­cos que les ha­yan pa­re­ci­do opor­tu­nos. Los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia coor­di­na­dos pa­ra que to­do, to­do, sal­ga a pe­dir de bo­ca de los asis­ten­tes.

Ob­je­ti­vo: que los sie­te je­fes de Es­ta­do o de Go­bierno pue­dan ha­blar tran­qui­los, sin na­da que al­te­re su agen­da en esa maz­mo­rra de oro que se han cons­trui­do pa­ga­da con el di­ne­ro de to­dos.

Y bueno, uno ha de pen­sar que di­chas ex­ce­len­cias tie­nen de­re­cho a rea­li­zar una con­ven­ción sin ser mo­les­ta­dos. Pe­ro, pun­tua­li­ce­mos… por­que ya es­tá bien; pa­ra cuen­tos los li­te­ra­rios. Es­tas sie­te dig­ni­da­des no van a ha­blar de los pro­ble­mas que acu­cian a la ciu­da­da­nía de sus res­pec­ti­vos paí­ses o a

Ob­je­ti­vo: que los sie­te je­fes de Es­ta­do o de Go­bierno pue­dan ha­blar tran­qui­los, sin na­da que al­te­re su agen­da

la del res­to del mun­do, no. No con­ver­sa­rán del res­pe­to a la vi­da del otro, de una sa­ni­dad uni­ver­sal, del de­re­cho al tra­ba­jo y a una vi­vien­da dig­na, del ham­bre exis­ten­te en mul­ti­tud de lu­ga­res del glo­bo que han si­do in­va­di­dos o co­lo­ni­za­dos por ellos mis­mos o sus pre­de­ce­so­res, de los mi­llo­nes de si­rios, af­ga­nos o ira­quíes –por ci­tar so­lo tres paí­ses– des­pla­za­dos de su tie­rra o muer­tos, de la ex­tin­ción de mul­ti­tud de es­pe­cies por el cam­bio cli­má­ti­co ali­men­ta­do por in­dus­trias irres­pe­tuo­sas con el me­dio am­bien­te, de la si­tua­ción de los ma­res o del ai­re que res­pi­ra­mos, del des­hie­lo de los po­los, del au­men­to del ni­vel del mar… no, no hablarán de es­to.

Lo ha­rán so­bre sus ne­go­cios, sus eco­no­mías, su po­si­ción geo­es­tra­té­gi­ca en el mun­do. De “yo me me­to aquí y tú y tú lo ha­céis allí”. En fin, del re­par­to eco­nó­mi­co –apo­ya­do en sus es­truc­tu­ras mi­li­ta­res y de in­te­li­gen­cia– del mun­do. To­do ello pe­se al le­ma im­pues­to por el pre­si­den­te fran­cés Ma­cron “un G7 con­tra las de­sigual­da­des”: una fe­ria de va­ni­da­des.

Neo­li­be­ra­lis­mo, su­pre­ma­cis­mo, des­man­te­la­mien­to del Es­ta­do so­cial y de de­re­cho, neu­tra­li­za­ción de los mo­vi­mien­tos so­cia­les, con­trol de las re­des in­for­má­ti­cas, o sea, el uso y el abu­so de la fuer­za pa­ra aman­sar a los dís­co­los.

Es­to es lo que hay es­te fin de se­ma­na en Bia­rritz. Na­da que in­te­re­se ex­cep­to a los oli­gar­cas del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.